Se abre paso la verdad sobre Cuba


Por Arthur González.

No hay nada mejor que un día tras otro para esperar, con mucha paciencia, el descorrer de cortinas donde se oculta la verdad. Uno de los mejores ejemplos es la historia de Cuba.

Documentos elaborados por el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, la CIA y el Departamento de Estados, se desclasifican cada año y en ellos se palpa la verdad de planes y operaciones encubiertas ejecutadas de forma permanente para intentar destruir la Revolución socialista, e incluso para asesinar a Fidel Castro Ruz.

Estados Unidos se autoproclama “campeón y paladín de principios democráticos, derechos humanos y reformas en el mundo”, pero en la práctica es el mayor violador de todos los derechos conocidos, desde los humanos, la democracia, el libre pensamiento, la salud, la igualdad social y de géneros, hasta el derecho a la vida.

La prueba es que ellos planifican asesinar cuando no soportan que alguien ostente una ideología diferente, no se someta a sus dictados y exprese con valentía sus ideas, como han hecho contra decenas de líderes en el mundo que les molestan, por movilizar las masas hacia otra posición ideológica.

Para dar fe de esas acciones criminales, el diario miamense Nuevo Herald, publicó recientemente un artículo que desempolva las acciones cometidas por dos delincuentes que cumplen sanción por tráfico de drogas y lavado de dinero, los cuales también participaron en planes para asesinar a Castro, pero por dicho delito no fueron condenados.

De acuerdo con el mencionado trabajo periodístico, Willie Falcón y Sal Magluta, contrabandistas de drogas que colaboraron con uno de los carteles colombianos, en la década de los años 90 del pasado siglo XX, emplearon cientos de miles de dólares de sus ganancias para que terroristas cubanos radicados en Miami llevaran a cabos planes de asesinar a Fidel Castro, propósitos, que asegura el Nuevo Herald, conocían funcionarios de la policía miamense.

Falcón nació en Cuba y junto a Magluta apoyó financieramente a terroristas cubanos de Miami, para la compra de armas, otros insumos y actividades ilegales contra otra la Isla, que incluían planes de asesinato, lo que fue apoyado por la CIA, según informes escritos y testimonios de personas que estuvieron familiarizadas con el caso.

Jamás el gobierno de Estados Unidos impidió dichos planes, por el contrario, los permitió y estimuló, a pesar de que Cuba denunció constantemente tales actividades y publicadas durante años en Granma, diario oficial del Partido Comunista.

La manipulación mediática contra la Revolución cubana, califica a los terroristas como “grupos anticastristas en el exilio”, a pesar que sus tareas y actos son similares a los ejecutados por grupos terroristas islámicos, y muchos de ellos son prófugos de la justicia cubana por actividades terroristas al servicio de la CIA.

Hoy camina libremente por las calles de Miami el asesino y agente CIA, Luis Posada Carriles, autor de la voladura de un avión civil cubano que en 1976 causó la muerte de 73 personas, así como de bombas colocadas en varios hoteles de La Habana, donde resultó muerto un turista italiano.

Si alguien hubiera ejecutado un crimen similar contra un avión de Estados Unidos, estuviera ejecutado en la silla eléctrica, pero como fue contra Cuba, Posada es “un luchador por la libertad”.

Eso es lo que el presidente Donald Trump debe conocer y ser consecuente con sus palabras de condena al terrorismo, pero, por el contrario, se reunió en Miami, el pasado 16.06.2017, con varios de esos terroristas que tienen sus manos manchadas de sangre de personas inocentes y ahora les concede las peticiones de cerrar aún más el cerco económico contra el pueblo de Isla, con la esperanza de que se culpe al sistema socialista de las penurias.

Viejos documentos de 1967 y 1968, reflejan situaciones similares, cuando existían presiones en el Gobierno yanqui para un cambio de política hacia la mayor de las Antillas.

En uno de ellos de Henry D. Owen, presidente del Comité de Planificación Política del Departamento de Estado, remitido el 02.05.1967 al Secretario de Estado, Dean Rusk, donde aseguraba:

“Las medidas de rechazo económico y aislamiento político a través de las acciones de la OEA, contribuyen a crearle dificultades a Castro, pero no han sacudido su control sobre el poder” […] Después de seis años, vale preguntarse si esta política será la mejor para hacer avanzar nuestros intereses nacionales, bajo las condiciones que puedan prevalecer en el futuro. La revisión de nuestra política podría concluir en que [···] no se requiere un cambio fundamental, pero se podrían explorar varias estrategias alternativas… aplicar una presión considerablemente creciente sobre el régimen de Castro y estudiar las posibilidades y riesgos en la búsqueda de cierto acomodo”.

Hubo oponentes a ese Programa que señalaron:

“No es el momento más propicio, ya que las dificultades económicas de Cuba y las señales del creciente descontento, indican que las penurias tienen un efecto real y es mejor mantener las presiones a fin de lograr el derrumbe del socialismo”.

Evidentemente Trump y sus asesores retoman ese criterio después de la devastación del huracán Irma, conociendo que las limitaciones de recursos se harán visibles en la población y sueñan con una sustitución de sistema desde adentro, teniendo en cuenta el cambio generacional que se avecina.

Eso generó la inventada historieta de los supuestos ataques acústicos, para justificar un grupo de otras acciones que implementarán en las próximas semanas, todas dirigidas a ocasionar mayores carencias de recursos financieros a Cuba, con la idea de incentivar protestas populares, para lo cual orientan a sus asalariados en la Isla.

Algún día conoceremos quien la inventó y otros detalles, pero una vez más tropezarán con la misma piedra, cuales burros obcecados con el socialismo cubano.

Por esas razones alertaba José Martí:

“Por este mundo hay que andar con la espada en una mano y el bálsamo en la otra; que desconfiar es muy necesario”.

 

 

Anuncios