Mirando la paja en el ojo ajeno


Por Arthur González.

Recientemente se efectuó en Texas, Estados Unidos, el Festival SXSW, donde uno de sus paneles tuvo como tema principal: “La verdadera revolución de la información”, al que llevaron a la seudo “refugiada política” Rosa María Paya Acevedo, esa que no se cansa de regresar a Cuba a pesar de declarar que es una “perseguida”, algo que nunca ha podido demostrar y solo le sirvió de ardid para engañar a los diplomáticos estadounidenses acreditados en La Habana, como fórmula para obtener los beneficios económicos que otorga ese visado.

En dicho foro la “perseguida” repitió el libreto escrito, ordenado y financiado por los integrantes de la mafia terrorista anticubana, esa que pretende presionar al actual presidente Donald Trump, para que dé marcha atrás a las medidas aplicadas por su antecesor Barack Obama.

Entre las falsedades que le fueron orientadas estuvo la supuesta falta de libertades en Cuba, algo que la desmiente y descalifica, por su constante presencia en la Isla, a pesar de ser una “refugiada política”, ya que, durante sus visitas nunca ha confrontado problemas con la policía ni con la justicia.

Ese evento fue organizado por Human Rights Foundation, en el marco del popular Festival SXSW, fundación dedicada a criticar especialmente a países que tienen gobiernos no aceptables para los Estados Unidos.

Sin embargo, jamás señala a Estados Unidos como país violador de los derechos humanos y de la humanidad, quien más guerras ha llevado cabo, algo que causaría la envidia del alemán Adolfo Hitler, por las muertes de millones de civiles inocentes y la destrucción de industrias, viviendas, centros de salud, escuelas, cines, teatros e inclusos monumentos que fueron patrimonio de la humanidad.

Las mentiras utilizadas para iniciar las guerras de los últimos años, como la de Afganistán, Irak y Libia, son un claro ejemplo de lo antes mencionado, sumándole que a partir esas acciones el mundo cambió, incrementándose las acciones terroristas como nunca antes y crearon ejércitos de mercenarios en su obstinado intento por eliminar el presidente de Siria, situación que ahora afecta a casi todos los países y resulta imposible de ponerle fin. Sigue leyendo