Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con Cuba


Por Arthur González

No resignados a morder el polvo de la derrota, los miembros de la mafia terrorista anticubana radicada en Miami, intentaron preparar el escenario ideal para que Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos, se viera obligado a romper nuevamente las relaciones con Cuba.

ileana-la-mafia

Integrantes de la mafia terrorista anticubana

Para lograrlo, contaron con el apoyo de la extrema derecha del actual Gobierno que no acepta un nuevo camino para destruir a la Revolución cubana, como el seleccionado por Barack Obama, quien reconoció que casi 60 años de enfrentamiento, acciones de terrorismo de Estado, invasiones mercenarias y la guerra económica total, no dieron el más mínimo resultado, provocando el aislamiento continental de Washington.

El presente plan consistió en enviar a La Habana a la abogada Kimberley Motley, para la supuesta defensa de un elemento contrarrevolucionario al servicio de esa mafia anticubana, apoyada en su fama por haber ganado en el 2004 el concurso de belleza de Wisconsin.

Como licenciada en leyes la Sra. Motley sabe que no puede ejercer su profesión fuera de EE.UU. y menos participar en actos provocativos contra el orden público cubano con visado turístico, algo que en su país la llevaría directamente a la Corte de Justicia para ser juzgada, o a un centro de detención para inmigrantes.

La campaña de prensa a partir de su retención temporal y posterior reembarque hacia Estados Unidos, se basa en crear una matriz de opinión de que viajó como abogada del seudo artista, Danilo Maldonado, algo risible pues su título solo es reconocido en el país donde se formó el profesional.

Al no ser juzgada ni detenida por las autoridades cubanas, dada la vasta experiencia que tienen en ese tipo de provocaciones diseñadas en Miami, Kimberley Motley fue enviada rápidamente a su país, y la mafia terrorista volvió a tragarse el amargo sabor del descalabro, al no poder presentarle pruebas al futuro presidente Donald Trump, para que rompiera relaciones con La Habana por encarcelar a una “destacada” norteamericana.

La evidencia de que los mafiosos estaban detrás del diseño arcaico de tal provocación, fueron sus propias declaraciones en la rueda de prensa ejecutada de inmediato, el 18.12.2016 en Miami.

En la misma, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, en compañía del ex congresista Lincoln Díaz-Balart, expresaron abiertamente:

“Esperamos que las concesiones unilaterales de la Casa Blanca al gobierno de Raúl Castro, lleguen a su fin cuando Donald Trump asuma el poder el 20 de enero próximo”.

Como parte de sus gastadas campañas mediáticas, repitieron nuevamente el “aumento de la represión y la violación de los derechos humanos en Cuba”, algo irreal y no observado por los tres millones de visitantes que anualmente arriban a la Isla para disfrutar de sus encantos y tranquilidad ciudadana.

Para no dejar dudas de que ellos financiaron el viaje de la abogada Motley para esa burda provocación, los tres congresistas aseguraron:

“Nos sentimos esperanzados de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, pondrá fin a las recientes concesiones unilaterales del presidente Barack Obama, al Gobierno cubano”.

Para intentar presentar a Obama como “cómplice” de Cuba, Ros-Lehtinen, hija de uno de los testaferros del dictador Fulgencio Batista, dio cifras de arrestos que, de ser ciertos, hubiera que haberle solicitado al Gobierno yanqui un espacio en la cárcel que posee en la ilegal Base Naval en la provincia cubana de Guantánamo, pues no cabrían en las de Cuba.

Defraudados de no poder destruir a la Revolución en 60 años de actos terroristas y ni siquiera mermar el amplio apoyo popular ratificado durante el sepelio del líder Fidel Castro, los hermanos Díaz-Balart, hijos del quien fuera ministro del interior del sanguinario régimen batistiano, se sumaron los desvaríos de Ileana Ros, repitiendo el estribillo de que:

“Tras dos años de concesiones sin fin, la actual política hacia Cuba ha servido solamente para empeorar la situación en que viven 11 millones de cubanos, pero eso va a cambiar muy pronto, porque el presidente Donald Trump, ha dicho múltiples veces, antes y después de las elecciones, que va a cambiar la política y exigirle concesiones a Castro”.

Finalmente se lamentaron de “la asistencia otorgada por Obama al régimen de Castro, con el propósito de tratar de ayudar a ese régimen”.

Para los que no conocen aun la política estadounidense hacia Cuba y se han creído que Obama ha tomado el camino correcto, deben analizar lo asegurado por Lincoln Díaz-Balart, cuando afirmó con todo su odio hacia el pueblo cubano:

“Tenemos que estar felices entre muchas cosas porque Obama fracasó el intentar por todos los medios consolidar a la tiranía de los Castro, porque la ley sigue en pie (Ley Helms-Burton), y exige tres condiciones para que se pueda ayudar económicamente a cualquier gobierno cubano, la liberación de todos los presos políticos sin excepciones; la legalización de todos los partidos políticos, de los sindicatos obreros y de la prensa independiente; y la convocatoria de elecciones partidistas”.

De ahí que los pasos de Obama nunca han sido hacia la eliminación de la guerra económica, las acciones subversivas, cortar el financiamiento a la contrarrevolución, cerrar Radio y TV Martí y menos aún devolver el pedazo de tierra en Guantánamo que ocupa la base naval.

Este plan con el empleo de la abogada, no fructificó, pero habrá muchos más en los próximos meses para presionar a Trump a retrotraer la política hacia el punto antes del 14.12.2014.

Los asesores del nuevo Presidente tendrán la responsabilidad histórica de aceptar el reto de mantener el cambio de política para alcanzar el mismo fin, o retroceder a la gastada política de enfrentamiento, pero siempre deberán recordar el legado de José Martí cuando afirmó:

“Con la resolución indudable del pueblo de Cuba, es imposible la derrota”.

11 pensamientos en “Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con Cuba

  1. Pingback: Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con Cuba — El Heraldo Cubano | VenCuba

  2. Pingback: Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con #Cuba | Cuba por Siempre

  3. Un nuevo show mediático contra Cuba, empleada una abogada, con entrada al país con visa turística para presenciar actividades culturales, su misión por la mafia era poder defender a un nuevo disidente-mercenario, cree esa ciudadana que esta en el país de la ciguaralla, aquí hay leyes, dignidad y hay que respetar a Cuba, 11 presidentes lo han tendio que hacer a pesar de sus agresiones, siempre han tenido la respuesta adecuada.
    Siguen fabricando “Valladares”, sin resultados en su vida artística e intelectual, alla ellos, continuarán haciendo el papel de bobos.

    Me gusta

  4. Pingback: Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con Cuba | Auca en Cayo Hueso

  5. Pingback: Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con Cuba. « Nuestro Buen Vivir

  6. Mariela increíble que able de Cuba como si fuera real lo que tú cuentas recuerda tú familia es la causante de 60 años de cruda dictadura D te ilumine y recuerda ese pueblo los odia no todos pero si muchos dile a tu padre que abra a Cuba a la democracia sean parte de la reconciliación y no de un final terrible como toda los miembros de un gobierno que está muriendo

    Me gusta

    • miguel me parece que estas falta de conocimientos de la historia. te adjunto uno de los miles de documentos desclasificados de la CIA para que tengas una leve idea de quienes son los causantes de muertes y destruccion en Cuba.

      346. Documento preparado por la Agencia Central de Inteligencia para el Grupo permanente del Consejo Nacional de Seguridad.

      Washington, 8 de junio de 1963.

      Asunto: Política encubierta y programa integrado de acciones propuestas hacia Cuba.

      I. Introducción

      1) Se adjunta un programa encubierto para Cuba dentro de la competencia de la CIA. Algunas partes del programa ya han sido aprobadas y están siendo puestas en práctica. Estando estrechamente interrelacionadas, el impacto total acumulativo de estas variantes de acción planteadas en este programa, dependen de la ejecución coordinada simultánea de los cursos de acción individuales.

      2) Este programa está basado en la presunción de que la actual política de EEUU no contempla la intervención militar directa en Cuba o una provocación que pueda ser utilizada como pretexto para una invasión a Cuba por fuerzas militares de EEUU. Se presume además que la política de EEUU llama al ejercicio de la máxima presión por todos los medios a disposición del gobierno de EEUU menos la intervención militar, para evitar la pacificación de la población y la consolidación del régimen de Castro comunista. El objetivo final de esta política sería la de estimular a los elementos disidentes en centros militares y otros de poder del régimen para lograr la eventual liquidación del séquito Castro-comunista y la eliminación de la presencia soviética en Cuba.

      3) Mientras que el efecto de un programa de máxima presión es impredecible, se sugiere que se lleve a cabo un esfuerzo intensivo sustancial ahora para evitar que la consolidación del régimen Castro-comunista pueda en el futuro presentar a Estados Unidos oportunidades y opciones que ahora no se prevean. Las consecuencias de una política de permitir a Castro que “se cocine en su propio jugo”, sin embargo, es previsible.

      De acuerdo a los estimados actuales, con la excepción de la muerte de Castro o un cambio decisivo en la postura de Estados Unidos o en la política de la URSS hacia Cuba, el régimen de Castro es probable que esté más firmemente establecido dentro de un año, a pesar de lo posible fracasos económicos.

      El simple paso del tiempo tiende a favorecer a Castro en tanto que la población y los grupos de élite en Cuba se acostumbran a la idea de que están para quedarse y en la medida que su régimen gana en experiencia administrativa y los órganos de seguridad se vuelven más eficientes.

      Al más largo plazo, la existencia de un aparato del partido organizado igual que una maquinaria gubernamental estable, podría reducir la indispensabilidad del liderazgo personal de Castro. De esa manera, si es dejado al albur, EEUU debe de estar preparado para aceptar en un futuro indefinido un régimen comunista en Cuba estrechamente atado y un componente significativo, de la estructura del poder mundial soviético.

      4) Dentro del contexto de las presunciones políticas y los estímulos de la situación en Cuba descritos arriba, la CIA presenta un programa consistente en los cursos de acción interdependientes siguientes:

      A) Recolección encubierta de inteligencia, tanto de los requerimientos estratégicos de EEUU como de las necesidades operativas.
      B) Acciones de propagada para estimular sabotajes simples de bajo riesgo y otras formas de resistencia pasiva y activa.
      C) Aprovechamiento y estimulación de desafección en los centros de poder militar y otros.
      D) Acciones negativas económicas sobre una base creciente.
      E) Sabotaje general y hostigamiento.
      F) Apoyo a los grupos cubanos anticastristas autónomos para su complemento y ayuda en la ejecución de los cursos de acción expuestos arriba.

      5) Un aspecto vital del anterior programa para ejercer la máxima presión sobre el régimen Castro-comunista es la dependencia del impacto de cada curso de acción en la ejecución simultánea y efectiva de los otros cursos de acción. De esa manera, la información de inteligencia se necesita para permitir el planteamiento y organización de operaciones contra la represalia económica y blancos de sabotajes. Las acciones de propaganda encubierta están diseñadas para producir un clima psicológico en Cuba que conduzca un logro de otros cursos de acción en el programa encubierto integrado.

      Solamente después que los efectos de la represalia económica y de las acciones de sabotaje, se sientan profundamente en la población y en los grupos de élite, puede uno esperar que convertir la desafección en las fuerzas armadas y otros centros de poder del régimen en revueltas activas contra el séquito Castro-comunista.

      Es también en ese punto que los elementos controlados por la CIA y autónomos en la comunidad del exilio pueden comenzar a asumir proporciones genuinas de resistencia. Como una consecuencia de este proceso interrelacionado y continuo, es razonable esperar un considerable aumento en el volumen y calidad del producto de inteligencia sobre la base del cual, se puedan montar adicionales y más efectivas operaciones.

      A menos que todos los componentes de este programa sean ejecutados simultáneamente, los cursos de acción individuales es casi seguro que tengan un valor marginal, incluso en términos de logros de objetivos políticos relativamente limitados. Esto es claramente una causa donde el conjunto es más grande que la suma de sus partes.

      II. Discusión de los componentes de un Programa Integrado.

      6) Como ampliación de los cursos de acción relacionados en el párrafo 4 arriba, se ofrecen las siguientes descripciones y términos de referencia:

      A) Recolección encubierta de inteligencia, tanto para los requerimientos estratégicos de EEUU como para las necesidades operativas.

      La recolección encubierta de inteligencia continúa siendo una gran misión. Sin desmerecer nuestros esfuerzos de inteligencia estratégica, se le da el énfasis a aumentar el volumen y calidad de la inteligencia requerida para planificar y organizar las operaciones contempladas en el programa integrado descrito en este documento, particularmente para las defecciones y penetraciones y para la represalia económica y las acciones de sabotaje contra sectores vulnerables de la economía cubana.

      B) Acciones de propaganda para estimular sabotajes simples de poco riesgo y otras formas de resistencia activa y pasiva.

      De acuerdo con un programa psicológico, previamente aprobado en apoyo de la política de EEUU sobre Cuba, los programas de radio controlados por la CIA y otros medios de propaganda, dirigidos a estimular en Cuba sabotajes simples de poco riesgo y otras formas de resistencia activa y pasiva.

      Esos medios también buscan estimular y exacerbar las tensiones dentro del régimen y entre Cuba y el Bloque soviético, tomando ventajas de las tensiones chino-soviéticas.

      Todas esas operaciones de propaganda están calculadas para crear una atmósfera psicológica dentro de Cuba la cual facilitará el cumplimiento de los demás cursos de acción dentro del programa integrado de acciones encubiertas.

      C) Aprovechamiento y estimulación de la desafección entre los militares cubanos y otros centros de poder. Estamos realizando un intenso esfuerzo de investigación para identificar, buscar y establecer canales de comunicación con elementos no comunistas desafectos y potencialmente disidentes en los centros de poder del régimen, particularmente en la jerarquía de las fuerzas armadas.

      El objetivo es promover la fragmentación del régimen y posiblemente que conduzca a un golpe interno que desaloje a Castro y a su séquito y haga posible eliminar a los comunistas cubanos de las posiciones de poder y forzar la retirada de la presencia militar soviética y la terminación de su vida económica. Varias operaciones prometedoras ya están realizándose.

      D) Acciones de represalias económicas.

      Las sanciones económicas oficiales abiertas de EEUU junto con las operaciones encubiertas de represalia económica, tales como la negación de menos de(una línea de texto no desclasificada), está provocando un marcado efecto adverso en la economía cubana.

      Para un impacto máximo en la economía cubana, este esfuerzo debe ser coordinado con las operaciones de sabotaje. Nosotros proponemos continuar e intensificar las operaciones de represalias económicas las cuales serían grandemente mejoradas y por un comité interagencias con un estatuto que la capacite para demandar de las agencias miembros una rápida acción.

      E) Sabotaje general y hostigamiento.

      Los sabotajes en este programa son tanto un arma económica como un estímulo a la resistencia, debe existir una visible y dramática evidencia del sabotaje para que sirva como un símbolo del creciente desafío popular al régimen de Castro.

      Esas operaciones serán realizadas lo mismo por agentes controlados desde afuera ahora disponibles o por los agentes internos o aquellos que se consignan. Los agentes entrenados y controlados por la CIA serán empleados como lo serán los grupos autónomos exiliados seleccionados. Inicialmente, el énfasis será en el uso de agentes controlados desde afuera, con un cambio a los internos tan pronto como sea operativamente factible.

      Los tipos de sabotaje considerados apropiados para este programa son:

      1. Sabotajes simples de poco riesgo en una larga escala estimulados por los medios de propaganda (aprobado y que ya se puso en práctica).
      2. Sabotajes a los barcos cubanos fuera de las aguas cubanas (aprobado y poniéndose en práctica).
      3. Ataques de “muerde y huye” montados externamente contra blancos seleccionados apropiadamente.
      4. Apoyo de los elementos de resistencia interna, brindando material y personal para permitir que ellos realicen una variedad de operaciones y sabotajes y hostigamiento.

      Debe admitirse que ningún acto de sabotaje aislado por sí mismo puede afectar materialmente la economía o estimular una resistencia significativa. Sin embargo, es nuestra opinión que una serie de esfuerzos de sabotajes bien planeados, ejecutados adecuadamente, a su tiempo producirán el efecto que buscamos.

      Cada acción tendrá sus peligros: habrá fracasos con la consecuente pérdida de vida y acusaciones contra EEUU que resultarán en críticas en casa y afuera. Ninguna de esas consecuencias esperadas deberá hacernos cambiar nuestro curso si el programa expuesto puede esperarse tenga éxito.

      El anexo A es una ampliación de un programa de sabotajes y hostigamientos contra Cuba.

      F) Apoyo a los grupos autónomos de cubanos anticastristas para complementar y ayudar en la ejecución de cursos de acción indicado arriba.

      En el pasado, la CIA ha utilizado solamente recursos de agentes completamente controlados y disciplinados como una salvaguarda contra las acciones unilaterales e irresponsables por el intento de los cubanos exiliados para la liberación de su país. Si el sabotaje y las actividades de resistencia se van a realizar a larga escala, será necesario aceptar los riesgos implícitos de grupos de exiliados cubanos autónomos e individuos que no responderán necesariamente a nuestra orientación.

      La CIA propone las siguientes “reglas de compromiso” para regir la conducta de esas operaciones autónomas:

      1) La piedra angular de la operaciones autónomas es que serán ejecutadas exclusivamente por nacionales cubanos motivados por la convicción de que el derrocamiento del régimen Castro-comunista debe ser logrado por cubanos, actuando en consonancia tanto desde dentro como de fuera de Cuba.

      2) El esfuerzo probablemente costará muchas vidas cubanas. Si ese costo en vidas se vuelve inaceptable para la conciencia de EEUU, las operaciones autónomas pueden ser efectivamente detenidas con la retirada del apoyo de EEUU, pero una vez detenida, no podrán volverse a hacer.

      3) Todas las operaciones autónomas serán organizadas fuera del territorio de EEUU.

      4) El gobierno de EEUU debe estar preparado para negar públicamente cualquier participación en esos actos, no importa lo alto o incluso lo detallado que pudieran ser los informes de la complicidad de EE.UU.

      5) La presencia de EEUU y la participación directa en la operación, deberán mantenerse en un mínimo absoluto. Antes de entrar en una relación operativa con un grupo, el representante de EEUU dejará claro que su gobierno no tiene intención de intervenir militarmente, excepto para enfrentar una intervención de los soviéticos. Un experimentado oficial de la CIA será designado para trabajar con el grupo en condiciones de enlace.

      Brindará consejos generales si se lo solicitan igual que fondos y el necesario material de apoyo. Puede esperarse de él que influya, pero no que controle la realización de operaciones.

      6) Esas operaciones no serán realizadas dentro de un tiempo fijado programado.

      III. Recomendaciones

      La autorización política ya existe para cursos de acción descritos en el párrafo 6 A-D. Para poder obtener una ventaja completa de un programa integrado de acción encubierta, se requiere que el Grupo Permanente apruebe los cursos de acción descritos en el párrafo 6 E y F dentro de los términos de referencia y reglas de compromiso en ese sentido.

      Anexo A

      Asunto: Programa de sabotajes y hostigamientos.

      Las amplias categorías de blancos contra los cuales las operaciones de sabotaje-hostigamiento serían organizadas y una evaluación preliminar de su efecto, puede resumirse como sigue:

      A- Energía eléctrica.

      La interrupción de cualquiera de las redes de energía existentes que puedan ser afectadas por sabotajes o por la destrucción de sus instalaciones generadoras o de las subestaciones críticas en la red de distribución, debilitarán significativamente la economía existente y la estructura social, particularmente en vista del hecho de que en muchas zonas, la energía disponible ahora no es la adecuada para alcanzar las demandas de los consumidores públicos e industriales.

      Los pequeños actos de sabotajes-hostigamientos por la población, tales como lanzar cadenas sobre las líneas de alta tensión para cortarlas, también exacerbarían la actual escasez de electricidad y el efecto acumulativo de todas dichas acciones podrían provocar una caída prolongada del sistema eléctrico pues ya existe escasez de piezas de repuesto y de materiales de reemplazo.

      B. Petróleo, Aceite y Lubricantes (PAL).

      El daño o la destrucción de la población PAL y/o las instalaciones de almacenamiento afectarían seriamente casi todos los aspectos de la economía cubana. La industria eléctrica depende casi enteramente del PAL, como combustible para las plantas generadoras y la industria azucarera depende del proceso de energía del PAL y de las facilidades del transporte igual que el transporte interprovincial.

      Las instalaciones de producción y almacenaje son susceptibles a los ataques externos con armas o por métodos más sutiles si pueden conseguirse los agentes internos con un adecuado grado de acceso. La pérdida de instalaciones de refinación puede ser compensado por embarques aumentados del bloque de productos refinados, pero dicho cambio requeriría un período de reajuste durante el cual habría una pesada tensión en la economía cubana. Un agobio adicional en la capacidad de refinación del bloque también existiría hasta que la capacidad de refinar de Cuba fuera restaurada.

      C. Transportes.

      El daño o la destrucción de las vías férreas o de los materiales rodantes de las carreteras o la destrucción de puentes claves conducirían a una caída de la economía regional la cual es dependiente de un alto grado de distribución de productos importados.

      El procesamiento y la exportación de la vitalmente importante zafra azucarera es también enteramente dependiente del transporte. No se anticipa que pudiéramos lograr el grado de interrupción que causaría un colapso de la economía o de la estructura social, pero incluso un pequeño grado de interrupción afectará adversamente el nivel de vida y los resultados de la economía, las cuales son factores decisivos en la estabilidad del régimen. El tipo de operaciones que se prevén en esta categoría irían desde ataques bastantes complejos por agentes externos e internos contra los materiales del transporte, los puentes importantes y las instalaciones de reparaciones hasta actos simples de poco riesgo por parte de la población tales como el descarrilamiento de transporte ferroviario o colocar clavos en las carreteras.

      D. Instalaciones procesadoras de productos y de fabricación.

      En tanto que la economía cubana depende primariamente de las importaciones para el consumo interno y aunque la zafra azucarera es con muchos el producto más importante en las exportaciones cubanas, existen todavía una cantidad de otras instalaciones tales como el complejo niquelífero de Nicaro, las plantas de cemento, las destilerías y la miríada de industrias asociadas con el abastecimiento de alimentos, ropas y casas, los cuales son blancos valiosos porque la parada o disminución de sus salidas debilitarán la economía y producirán descontento contra el régimen.

      Esos blancos son particularmente susceptibles a los ataques por los agentes internos o externos, que debido a su profusión y su relativamente baja importancia estratégica, no son bien cuidadas o aseguradas de otra forma contra agresiones.

      La selección de blancos específicos dentro de las categorías mencionadas arriba, y la determinación del momento y las tácticas serán expuestas después de un detallado análisis de los siguientes factores:

      1. La extensión hasta donde el blanco puede ser dañado físicamente.
      2. El efecto resultante sobre la economía cubana.
      3. El costo o el esfuerzo necesario si se agregan nuevas cargas sobre la ayuda del bloque.
      4. El efecto psicológico en la población cubana.
      5. Reacciones adversas previstas.
      6. Capacidades operativas y limitaciones de los agentes de la CIA.

      ******

      Me gusta

  7. Pingback: Confirmado plan para presionar a Trump a romper relaciones con Cuba | Cayo Hueso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s