Fórmulas diferentes para preparar a la “disidencia” cubana


Por Arthur González.

El Gobierno de los Estados Unidos continua el diseño de múltiples formas de preparar a la contrarrevolución cubana, mal llamada “disidencia” carente de autenticidad, porque desde 1960 encargó a la CIA de crearla, como parte del 1er Programa de Acción Encubierta contra el régimen de Castro, aprobado por el presidente Eisenhower el 17 de marzo de 1960, en el cual se puede leer:

Objetivo: El propósito del programa aquí expuesto es provocar la sustitución del régimen de Castro, por uno que responda mejor a los verdaderos intereses del pueblo cubano y sea más aceptable para Estados Unidos, de manera tal que se evite cualquier asomo de intervención estadounidense. En esencia, el método para lograr este fin consistirá en incitar, apoyar, y en lo posible, dirigir la acción, dentro y fuera de Cuba […]”

[…] “El primer requisito es crear una oposición cubana responsable, atractiva y unificada contra el régimen de Castro, que se declare públicamente como tal…”

Por tanto, sobran razones para asegurar que de “disidentes” solo tienen el nombre, mediante sus campañas mediáticas para hacerle creer al mundo que son “opositores” al Gobierno cubano.fotos de cabecillas

En ese rejuego y pérdida de dinero, los yanquis llevan casi 60 años sin haber logrado sus objetivos de destruir a la Revolución, pero como son muchos los dólares a repartir, insisten en el arcaico propósito a pesar de sus fracasos, porque al final ser “opositor” es un negocio para todos, incluidos para aquellos funcionarios estadounidenses que los entrenan.

Como las llamadas “becas de formación de jóvenes líderes” no dan resultados, ahora inventaron otro engendro, para embolsarse más dinero, con la denominada “Academia 1010”, ¬que según afirman: “persigue el propósito de educar a líderes cubanos del futuro cercano”, dada su añorada idea de que al socialismo cubano le quedan pocos días, gastado discurso con el que engatusan a la opinión pública desde mediados del siglo pasado.

Los propios contrarrevolucionarios reconocen que carecen de liderazgo dentro del pueblo cubano, a pesar de los millones de dólares que despilfarra el Gobierno de Estados Unidos desde 1959, algo que debería hacerlos reflexionar y comprender que los cubanos mayoritariamente apoyan el socialismo, aunque reconozcan errores cometidos, pero con la convicción de que la guerra económica es la principal responsable de sus penurias.

Esa conclusión no es festinada, la confirman varios documentos desclasificados de la CIA.

Un memorando de la CIA, archivado en la biblioteca J.F. Kennedy, caja NLK 97-104, respecto a la situación en Cuba, dice textualmente:

“El principal objetivo de los programas encubiertos de los Estados Unidos contra Castro es completar el aislamiento económico, político y psicológico de Cuba […] Estas medidas ha sido en buena parte responsables de las actuales dificultades económicas de Castro, pero pudieran adoptarse nuevas y eficaces medidas de guerra económica.”

Tales elementos no son propaganda comunista, sino recogidos en los propios documentos redactados por la CIA. Aquellos que tengan discrepancias, deben remitirse a esa Agencia de Inteligencia para discutirlas con sus directivos.

La auto titulada Academia 1010, con sede en La Habana, afirma que su interés es “desarrollar habilidades de liderazgo con miras al futuro político de la nación, a cualquier ciudadano”, algo bien difícil de lograr y de creer, pues los líderes no se forman en escuelas, nacen del pueblo y en Cuba los hay por miles, algo que se palpa entre jóvenes estudiantes de todos los niveles educacionales, pero siempre para apoyar a la Revolución socialista.

Una de las asalariadas de Estados Unidos que conforman la exigua Academia, declaró que “sería un error fatal que nosotros llegáramos a la democracia con personas no preparadas para asumirla”. Lo que no aclaró es a qué tipo de democracia se refiere y si es la misma que se observa hoy en Washington donde la opinión de los ciudadanos no cuenta, los ricos son cada vez más ricos y los pobres sin seguros médicos, ni dinero para pagar los estudios de sus hijos.

Otra prueba de que es Estados Unidos el director y único entrenador de la llamada “disidencia” cubana, fue la conferencia Cuba Internet Freedom, celebrada en Miami los días 12 y 13 de septiembre 2016.

Supuestamente la denominada Academia es parte del grupo contrarrevolucionario Somos+, aberración fundada por el asalariado Eliecer Ávila, después de terminar un cursillo de preparación con el polaco Lech Walesa en el Instituto que lleva su nombre, y por el que también pasaron personajillos como Yoani Sánchez, Antonio González-Rodiles, Berta Soler, Elizardo Sánchez y hasta el “opositor” venezolano Leopoldo López.

Los profesores que trasladarán “sus experiencias” a los pocos incautos que logren sentar en un aula, con la esperanza de ganarse unos dólares fácilmente, son nada menos que parte de la flor y nata de los asalariados de Estados Unidos en Cuba, que al no poder atraer a otras personas son los mismos que siempre figuran en cada acción contrarrevolucionaria.

Entre ellos estarán Yoani Sánchez y su esposo Reinaldo Escobar, Miriam Celaya y Wilfredo Vallín, quienes exigirán cientos de dólares por impartir esas clases, algo que reafirma una vez más lo expresado años atrás ante las cámaras de la TV cubana por el contrarrevolucionario Ricardo Bofill Pagés: ¡ser disidente es una forma de vida!
Por eso no logran incrementar la llamada oposición cubana y como informó a Washington en el 2009, el ex jefe de su Sección de Intereses, Jonathan Farrar:

[…] “Son muy pocos los disidentes, si es que hay alguno, con una visión política aplicable a un gobierno futuro. Pese a que no lo admitirían, los disidentes son poco conocidos en Cuba fuera del círculo de los diplomáticos extranjeros y la prensa”.

[…] “No vemos plataformas diseñadas para llegar a amplios sectores de la sociedad cubana, sino que más bien dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores claves”.

Si el Gobierno de Estados Unidos lo hubiese escuchado en ese momento, millones de dólares hubiesen recibido mejor destino que el de alimentar a esos llamados “opositores”, que llevan años viviendo del dinero que reciben desde el Norte, sin poder desmontar el socialismo cubano.

Al pueblo cubano no es posible engañarlo porque desde 1961 la Revolución se ocupó de enseñarlo a leer, escribir y a pensar, pues como afirmara José Martí:

“A un pueblo ignorante puede engañársele con la superstición y hacérsele servil, pero un pueblo instruido será siempre fuerte y libre”.

Un pensamiento en “Fórmulas diferentes para preparar a la “disidencia” cubana

  1. Pingback: Fórmulas diferentes para preparar a la “disidencia” cubana – Visión desde Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s