Planes yanquis con dobles fines


Por Arthur González.

No fue por casualidad que después del anuncio de la retirada de Fidel Castro en julio del 2006, motivado por sus problemas de salud, el gobierno estadounidense y sus agencias de inteligencia perfilaron sus acciones para intentar derrocar a la Revolución cubana, a la vez que reforzaban el trabajo subversivo contra Hugo Rafael Chávez en Venezuela.
Por tales razones crearon cincoobama firmando grupos de trabajo interagencias para monitorear la situación en Cuba, en lo que denominan el  War Room.
De esos grupos, se le asignaron tres al Departamento de Estado, para acciones diplomáticas, de comunicaciones estratégicas y para promover la democracia.
Uno al Departamento de Comercio, con el propósito de dar ayuda humanitaria; y el otro grupo para ser administrado conjuntamente por el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Seguridad Interna, encargado de los asuntos migratorios.
Pero lo que marcó la diferencia y dejó bien definidos los objetivos que habían detrás de esos reajustes estructurales, fue el nombramiento de un director de Misión de Inteligencia para Cuba y Venezuela. Más claro ni el agua.
Si se analiza fríamente lo que ha sucedido desde esa fecha hasta los días actuales, se puede comprender perfectamente el desarrollo de la línea política seguida contra los dos países, a los que Estados Unidos ha dado la mayor prioridad en el área, con vistas a socavar las dos Revoluciones.
Para Cuba se estableció la estrategia de ahogar aún más su economía, atacando aquellos aspectos donde existían posibilidades de un mejoramiento, sus transacciones bancarias. Por eso fueron las elevadas multas impuestas por la OFAC en los últimos años, estableciendo records históricos, como la aplicada contra el banco francés PNB Paribas de 10 mil millones de dólares.
Las sanciones en el decenio abarcan a más de 100 empresas y casi mil personas naturales, algo inaudito que refleja el odio y el ensañamiento contra un país que solo decidió establecer un sistema diferente al impuesto por los yanquis cuando intervinieron en la guerra hispano-cubana en 1898.
Las mismas fórmulas y planes de acción encubierta que la CIA y el Consejo Nacional de Seguridad ejecutaron contra Cuba desde 1959, se la aplican a Venezuela desde que Hugo Rafael Chávez fue elegido democráticamente por su pueblo.
Estados Unidos no se resigna a mantener relaciones con países que asumieron sistemas socialistas en este hemisferio y se gastan anualmente miles de millones intentando derrocarlos.
La Casa Blanca persiste en la guerra económica contra Venezuela, porque sabe del apoyo que ese paípozos de petroleos le da al área del Caribe y Centro América en material petrolera. No es casualidad la caída de los precios del petróleo para intentar colapsar la economía venezolana.
Contra Chile durante el gobierno del socialista Salvador Allende, hicieron algo similar con el precio del cobre, primer rubro exportable de ese país; después ya se conoce lo que hicieron con el agente de la CIA Augusto Pinochet, al que defendieron a capa y espada, jamás potenciaron un referendo popular y menos aún un lo que le han hecho a la presidenta de Brasil Dilma Rousseff.
Con el marcado propósito de dividir a las fuerzas revolucionarias del hemisferio, el Consejo de Seguridad Nacional, verdadera fuerza gobernante en Estados Unidos, propuso el cambio de política hacia Cuba, a la vez que arremetía contra Venezuela, pero el presidente Barack Obama dejaba bien esclarecido que solo era un cambio de táctica y que los fines de derrocar a la Revolución cubana se mantenían intactos.
Ese paso no fue interpretado con agrado por muchas personas progresistas en América Latina, porque los yanquis no eliminaban el criminal bloqueo económico, comercial y financiero; ni devolvía el territorio ocupado contra la voluntad popular en su base naval en Guantánamo; mantenían la Ley de Ajuste Cubano que manipula con fines subversivo el tema migratorio; continúan y fortalecen el trabajo de subversión política especialmente sobre los jóvenes; a la vez que recrudecen sus acciones desestabilizadoras contra Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador, Argentina y Nicaragua.
Casi dos años han trascurrido del restablecimiento de relaciones diplomáticas de Estados Unidos y Cuba, pero el Bloqueo se mantiene intacto, las medidas aplicadas por Obama están dirigidas a fortalecer a los trabajadores privados y la llamada sociedad civil para que sea esta la que logre el cambio de régimen.
Para eso cuentan con el apoyo de algunos países aliados e instituciones religiosas, y paralelamente embisten con fiereza para destituir al presidente Nicolás Maduro, electo democráticamente y aliado político y económico de Cuba, de donde saben provienen las principales finanzas de la Isla.
El propósito se ve a todas luces, crear más crisis económica en Venezuela para que el pueblo se agote de tantas penurias y acepte el referendo revocatorio, pero al mismo tiempo, que tal situación conforme un clima de agotamiento en el pueblo cubano ante la posible escasez de petróleo y se rompa el apoyo de los jóvenes al sistema socialista, al pintarlo como ineficiente, lo cual pudiera provocar protestas populares que den paso reclamos de un cambio de sistema político.
De ahí la exigencia de espacios de debates con la inclusión de los elementos contrarrevolucionarios, que están llevando a cabo algunas organizaciones no oficiales, conformadas con dinero y orientaciones desde el exterior.
Todo está bien calculado, por eso los yanquis se afilan las uñas para dar el zarpazo final en Venezuela, mientras entretienen a los cubanos con supuestas medidas de flexibilización que ninguna la ha dado un respiro a su economía necesitada, como nunca antes, de una inyección de capital para lograr sus planes de conformar un socialismo próspero y sostenible.
Al imperialismo yanqui que lo compre quien no lo conozca. A los cubanos alfabetizados y educados gracias al socialismo no los podrán confundir, porque como aseguró José Martí:
“¡Los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”

7 pensamientos en “Planes yanquis con dobles fines

  1. Muchas veces me he preguntado, y he preguntado o compartido mis preocupaciones, con otros compañeros que pueden ayudarme a entender ciertos temas, sobre todo cuando a pesar de leer mucho (me gusta) continúo y continúo buscando la información, porque no me convence lo que leo, no lo entiendo,o porque encuentro cierta manipulación hacia el lado conveniente.En el dia de hoy, nos há pasado algo muy curioso,y muy bonito a los que ya somos lectores de El Heraldo Cubano,un grupo de 6 colaboradores médicos en Brasil,de un Município de el Estado Amazonico de Amapá. Me permitirè sin pretender abusar, hacer una pequeña anecdota, creo vale la pena: En el dia de ayer, en comunicación con algunos colegas que cumplen colaboración en Venezuela, conociamos detalles vivenciados por ellos, de los momentos que hoy se viven en ese Hermano pueblo, y de la lucha, con todo lo humanamente posible, con lo cual se enfrentan a las maquiavélicas estratégias de desestabilización de la oposición.Dentro de algunos de esos comentários alguien hablo, de como escondian o acaparaban en locales cualquiera, alimentos de primera necesidad y le pagaban a JOVENES necesitados una cantidad de bolivares,para que vigilaran, la no entrada de nadie a esos lugares, aunque se sintieran malos olores!!!!…Esto generó por supuesto, un mar de preguntas de nosotros hacia ellos y viceversa.Dentro de estas respuestas alguien dijo: Aqui estan haciendo lo que ya nos hicieron a nosotros en Cuba,y tienen que ponerse las pilas porque la correlacion de fuerzas no es igual,ni estan dadas las mismas condiciones que en nuestro país en aquellos momentos,además, el império tiene él y a sus lacayos tratando de derrumbar al gobierno Bolivariano, llamando la atención todo el tiempo,pero nosotros tambien tenemos que estar a la viva,“porque con nosotros la comidita la estan haciendo con mas nivel“Hasta aqui la anecdota en sintesis!!!…Hoy entramos al blog, y sorprendentemente, el tema tratado se relaciona profundamente con nuestras preocupaciones de ayer, y con detalles que por supuesto no teniamos.Por lo que unanimemente decidimos enviarles la información para que entraran al blog,y completaran la información. Por nuestra parte, siempre hemos tenido claro, la imagen de la doble cara del império, hagan lo que hagan, siempre recibiremos la “supuesta buena acción“, con desconfianzas. Es difícil, muy difícil olvidar lo que hemos vivido, deseamos mucho, que todas las reformas que nos hemos propuesto fructifiquen con todo éxito, y seremos partícipes activos en todo lo que podamos aportar, mas….Jamas de nuestra memória se borraran, el llanto y la desesperación de las madres, y familiares, y nuestro dolor como profesionales, ante el fallecimiento de un niño, por uma epidemia (dengue) que nunca habia existido en nuestra pátria, y de la cual conocemos muy bien, el autor intelectual y macabro de estos hechos,eso,por citar un solo ejemplo,dejando Miles por contar!!!!…Entonces la frase de nuestro apostol que hoy leemos en el final del artículo, SE CONVIERTE EN UNA GIGANTE VERDAD,Y ÚNICA FORMA DE UNIR PUERTAS PARA QUE NO SE PIERDA LO LOGRADO,Y MEJORARLO O CAMBIARLO A NUESTRA MANERA PARA MEJORIA DE TODOS!!!

    Me gusta

  2. Pingback: Planes yanquis para #Cuba con dobles fines. | Cuba por Siempre

  3. Pingback: Piani yankee con doppi scopi | progetto cubainformAzione

  4. Pingback: Planes yanquis con dobles fines

  5. Pingback: Planes yanquis con dobles fines.#Cuba | El Informador Boliviano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s