Reunidos en Nueva York los “preocupados” por el futuro de Cuba.


Por Arthur González.

No es conducir en dirección contraria al tráfico ni mantener una posición rígida, pero cada vez que se leen noticias sobre académicos interesados en el futuro de Cuba, viene a la mente una pregunta:

¿Por qué esos especialistas destacados no debaten las razones por las cuales Estados Unidos diseñó y mantiene una Guerra Económica contra ese pueblo, los daños que le han producido y produce a su economía, y qué pasos pueden dar ellos para presionar a la Casa Blanca a fin de que ejecutar acciones concretas para su eliminación?

Otro aspecto interesante es que las reuniones para análisis del futuro cubano no se hacen en la isla, sino en Estados Unidos, desde donde parten todas las actividades subversivas para destruir a la Revolución y desmontar el socialismo, algo que le resta méritos al debate.

Cualquier tema vinculado al horizonte cubano debe ser examinado en su escenario natural, para comprobar la verdadera situación y no la edulcorada académica estructurada donde radican los responsables de muchas de las penurias actuales.

washington office Wola. jpg
El 26.05.2016 se celebra en Nueva York un evento organizado por el Laboratorio de Ideas Cuba Posible y por la Washington Office for Latin America (WOLA), y sus sesiones en la Fundación Sociedad Abierta.

Se dice que ambas instituciones aportaron el financiamiento para esa actividad, que evidentemente juega con las ideas de la revista Cuba Posible y del Departamento de Estado.

Es sabido que esa revista tiene una línea opositora al proceso socialista y muchas de sus propuestas poseen plena coincidencias con la nueva táctica del gobierno de Barack Obama, para alcanzar la deseada transición hacia el capitalismo, o sea desmontar el socialismo.

Los editores de Cuba Posible, proceden de la revista “Espacio Laical”, del arzobispado de la Habana, la cual abandonaron para poder conformarcuba posible logola después de regresar de España, lugar en el que todo hace indicar recibieron la preparación necesaria para su nueva línea editorial.

Los temas a debatir en ese evento neoyorquino fueron distribuidos en cinco paneles, en los cuales se encuentrán viejos miembros de la Fundación Nacional Cubano Americana, FNCA; analistas de la Agencia Central de Inteligencia, CIA; especialistas en subversión y otros académicos, que analizarán:


• Las perspectivas de desarrollo para la Isla en los venideros 15 años.
• Variables de bienestar, equidad y justicia dentro de las transformaciones en curso.
• Miradas que tienen sobre Cuba distintos actores políticos globales.
• Análisis de la sociedad cubana sobre diferentes nociones de la participación, la igualdad, las jerarquías, y sus impactos en las culturas políticas existentes en el país.
• Coherencia de las transformaciones y las posibles dinámicas e influencias que introducen el poder, la posesión de conocimiento, o los tipos de actores involucrados en el proceso actual que vive Cuba.

Ninguno de los temas aborda la situación de la Guerra Económica, causa fundamental de los problemas y deformaciones de la economía cubana.

Al parecer habrá que recordarles a los participantes algunas de las directivas de trabajo trazadas por el Gobierno de Estados Unidos, con la participación directa de la CIA, para hacer fracasar el proceso revolucionario, el que se ha mantenido gracias al esfuerzo e inteligencia de la máxima dirección del país y no pudo ser destruido posterior a la caída del socialismo europeo.

Lo primero que debería tener en cuenta es la razón por la cual la CIA diseñó la guerra económica, esa que intentan desde hace 58 años convertirla en un simple “embargo”.

Según documentos oficiales desclasificados, el 6 de abril de 1960 el entonces subsecretario de Estado para Asuntos Iberoamericanos de los EE.UU., Lester D. Mallory, afirmó en un memorando:

“Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros a Cuba para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”. (Fuente: Foreign Relations USA, tomo VI, p. 886)

El 18 de enero de 1962 el presidente J. F. Kennedy aprobó el Proyecto Cuba, en el cual se plantea:

“La acción política será apoyada por una guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen”. (Fuente: Foreign Relations USA, años 1961-1963)

Un análisis de la CIA del 12 de diciembre de 1963 afirma:

“Estas medidas han sido en buena parte responsables de las actuales dificultades económicas de Castro, pero pudieran adoptarse nuevas y eficaces medidas de guerra económica”. (Fuente: Biblioteca JFK, caja NLK. 47-104)
Para no dejar dudas de que la política criminal del Gobierno de Estados Unidos es la causa de los males económicos de Cuba, solo basta leer las propuestas de un cambio de política hacia La Habana elaboradas por académicos del Council on Foreign Relations, CFR, publicadas en 1999, en las que expresaron:

“La oposición de EE.UU. a la Revolución cubana y el apoyo a la democracia y al desarrollo en este hemisferio, lograron frustrar las ambiciones cubanas de expandir su modelo económico e influencia política”.

Todo está bien explicado sin el menor sonrojo.

Estos temas son los que Cuba Posible evade discutir y para envolver sus verdaderos propósitos, ajustados a la actual línea política del gobierno yanqui, instituciones académicas estadounidense le ofrecen el espacio ideal para que expertos en subversión puedan presentar sus directivas de trabajo, enmascaradas bajo el ropaje academicista, pero con el mismo y único objetivo: destruir el socialismo en Cuba e instaurar nuevamente el capitalismo, con medidas neoliberales como han hecho en Argentina y pronto en Brasil.

Cada vez son menos las cosas que Cuba Posible pueda esconder y siempre deberán recordar que el proceso cubano es diferente, por eso José Martí afirmó:

“Solo el que desconozca nuestro país, o las leyes de formación y agrupación de los pueblos, puede pensar honradamente en solución semejante…”

6 pensamientos en “Reunidos en Nueva York los “preocupados” por el futuro de Cuba.

  1. Pingback: Ciba, Piedra, Cuba: en política, ¿es posible no estar en ningún lado? Por Carlos Luque Zayas Bazán | La pupila insomne

  2. Pingback: Riuniti a New York i “preoccupati” per il futuro di Cuba | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s