¡Qué bolá…que paquete!


Por Mario Jordán.

Nadie imaginó que la arrogancia del presidente de Estados Unidos, utilizara el “choteo” cubano para alcanzar sus fines políticos.

De que eso responde a un estudio de nuestra sociedad actual, está claro.

No se debe creer que Obama ve el programa de Pánfilo y mucho menos maneja el término de “almendrones”, a no ser que John Kerry se lo recomendara.

obama con panfilo
Ese estudio afirma el nivel de audibilidad que tiene Pánfilo y sus críticas, que tal vez pudieran adecuarlas a sus intenciones político- mediáticas.

EE.UU. inauguró en 1935 la radiodifusión al exterior dirigida a Cuba, con un amplio estudio que nunca han descuidado, tanto por medios legales como ilegales.

Eso sirvió de fondo a los discursos y reuniones del Presidente Obama, invocando la posibilidad de “ayudar” a solucionar problemas a la calificada como “sociedad civil, sin abandonar sus exhortaciones a olvidar la historia.

La presencia de algunos periodistas, incluyendo a los seleccionados por la Casa Blanca, cerraba el círculo encargado de completar el guion.

¿Por qué el acto circense que no se ha efectuado a ese nivel de Estado en ningún otro país?


Se puede aceptar con simpatía, como se acepta a Pánfilo y sus críticas; reconocer su carisma e inteligencia, sin que considere a millones de cubanos tontos o susceptibles a un engaño tan simple.

Conociendo la historia de Estados Unidos se evidencia el uso que le dan a esas acciones en su política. Recordemos las teorías de penetración y sometimiento de los pueblos, mediante el “tendido de puentes”, “corrosión desde dentro”, “la desideologización”, y otras más actuales.

José Martí, fue preciso cuando en 1881 desde New York dijo:

“…los EE.UU., son, en efecto, la esperanza del mundo, pero ¿Cuentan en realidad con todos los elementos espirituales necesarios para servir de hogar seguro a la verdad, a la libertad a la dignidad humana? ¿No está su prodigiosa energía excesivamente canalizada hacia los fines materiales más burdos?

Parece que el guion diseñado para Obama, estaba concebido para presas fáciles para el “marketing” diseñado en los EE.UU. y para la transformación de valores y hábitos de consumo.

Por otra parte, su insistencia en el olvido de la historia no encaja con las estrategias estadounidenses, las que como regla se actualizan cada cuatro o cinco años.

Entre ellas están de forma permanente para que nadie olvide; la “amenaza del comunismo”; la de la lucha antidroga; el terrorismo; los derechos humanos y la democracia; todos con la fusión de fuerza blanda y fuerza dura, conocida ahora por el “Smart Power” y llevada a cabo por el simpático visitante.

La educación en Estados Unidos hace hincapié en el individuo como elemento primario en el éxito, y lo van desarrollando hacia una inclinación más individualista orientada hacia el negocio, con énfasis en el éxito, incluso aunque vaya en detrimento del beneficio común del resto de la población.

Martí en el propio 1881 añadía:

“… este país, señor en apariencia de todos los pueblos de la tierra y en realidad de todas las pasiones de orden bajo, que perturban y pervierten a los demás pueblos…”

Fidel Castro alertó en una ocasión:

“…las campañas de los medios masivos son para apoderarse de las mentes no solo de las mentiras, la mentira afecta el conocimiento, pero el reflejo condicionado de las mentes afecta la capacidad de pensar. No es lo mismo estar desinformado que perder la capacidad de pensar…”

De eso se trata ese guion escenificado por Obama.

Una valoración del escritor Vicente Verdú en su ensayo “El Paneta Americano”, (España 1996), concluía:

“…los americanos son vendedores excelentes. Han alcanzado a vender su sistema hasta hacerlo creer la encarnación del futuro, pero, de hecho, carecen de proyecto humano para el porvenir”.

Por muchas tácticas de influencia desarrolladas a través de sus medios de comunicación tradicionales y digitales, no podrán agredir la capacidad de pensar del pueblo cubano.

John Arquila, profesor de historia de la marina de guerra estadounidense afirmó:

“No es el que tenga la bomba más grande quien ganará los conflictos del mañana, sino el que narre la mejor historia”.

David Rothkopf, uno de sus famosos tanques pensantes de ese país subrayó:

“Inevitablemente, los Estados Unidos son la nación indispensable en el manejo de los asuntos globales y el principal productor de productos informativos… de que, si el mundo se está interconectando a través de la música, la radio y la televisión, su programación sea americana; y que si se están desarrollando valoras comunes sean valores con los que los norteamericanos estén cómodos”.

Zbigniew Brzezinski, asesor del presidente James Carter, de la Seguridad Nacional, de la CIA y del propio Obama, expresó:
“El poder global debe desempeñarse en la dominación cultural, y ejercerse mediante su hegemonía sobre las comunicaciones globales, las diversiones populares y la cultura de masas”.
Finalmente, la demócrata Hillary Clinton, aspirante a ser Presidenta, dijo hace algunos años:
“Es necesario utilizar la fuerza de Internet contra los países que combaten los medios de comunicación estadounidenses, sobre todo empleando Facebook, YouTube, Flicker y Twitter, para hacer llegar allí las voces de Estados Unidos…”

Ante esas acciones, Fidel Castro, en su artículo denominado “El hermano Obama” sentenció:

“Nadie se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura.”

Ante esto le decimos a Obama… ¡qué bolá!

2 pensamientos en “¡Qué bolá…que paquete!

  1. Pingback: ¡Qué bolá…que paquete! — El Heraldo Cubano | Juventud Matancera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s