Se desinfló el globo


Por Arthur González

Se puede pensar diferente, tener opiniones contrarias, pero a la larga se descubren las mentiras y es lo que está pasando con la falsamente declarada como refugiada política, Rosa María Payá Acevedo, quien pactó con diplomáticos estadounidenses en La Habana una visa de refugiada política, a cambio de acusar a las autoridades cubanas de ser responsables de la muerte de su parosa mariadre, Oswaldo Paya Sardiñas.

Después de recorrer Europa intentando converse a todos de lo que nunca ha podido demostrar, Rosa María fue enviada nuevamente a la Habana para repetir lo que su padre en vida no logró, que fue solicitar un plebiscito a partir de un grupo de firmas que dice haber obtenido de más de 35 mil ciudadanos y entregarlas en la Asamblea Nacional.

Con ese hecho trata de opacar la repercusión que ha tenido su regreso a Cuba, después que hizo campañas de prensa de que su vida corría peligro y por eso se marchaba a Miami.

¿Si fuera realmente una perseguida como explica a la prensa que circula libremente por las calles y plazas habaneras sin ser molestada e incluso dirige el grupo que exige el plebiscito?

Sigue leyendo