Perseguida política o fabricada política


Por Arthur González.

Realmente es incompresible oír hablar de persecución política, peligros para la vida y otros cuentos que ha sufrido una “opositora” en Cuba y a la vez conocer que vive plácidamente en La Habana haciendo campañas a favor de Estados Unidos; por supuesto que se trata de Rosa María Payá Acevedo.rosa maria payah

Esa joven que ha hecho carrera a costa de la muerte de su padre Oswaldo Payá, fallecido en un accidente de tránsito provocado por el español Ángel Carromero del Partido Popular, al conducir a exceso de velocidad mientras repartía dinero para la contrarrevolución cubana, ahora desea hacer una segunda parte de los chascos que hizo su padre, sin tener presente que esas nunca han sido buenas.

Después del suceso, Rosa María y su madre Ofelia Acevedo, en entrevista privada con diplomáticos estadounidenses acreditados en la Habana, acordaron orquestar una campaña contra Cuba a cambio de que se les otorgaran visas de refugiados políticos para ellas y dos hijos de Oswaldo, arribaron a Miami con inmediatez inusual por considerar que sus vidas peligraban en la Isla.

Desde su llegada a la capital de la mafia terrorista anticubana, ambas mujeres fueron entrenadas para desarrollar una cruzada mediática contra su patria, viajando por Europa y América Latina con todos los gastos cubiertos por el gobierno estadounidense, pero en España tuvieron un tropiezo fuerte con la justicia, al serles rechazada la acusación contra las autoridades cubanas por carecer de pruebas legales.

No obstante, Rosa María, apadrinada por el senador Marco Rubio y la representante Ileana Ros-Lehtinen, fue obligada a continuar sus falsas acusaciones y al no obtener resultados ha sido enviada a La Habana nuevamente, de donde salió como “perseguida” política supuestamente por “peligrar” su vida.


Las mentiras se descubren más pronto que tarde y ahora se demuestra ante la opinión pública que nada de lo que aseguró era cierto, y la prueba está en su regreso a Cuba donde se dedica abiertamente a conspirar contra el Gobierno sin ser molestada.

De acuerdo con el artículo No.1 de la Convención para los Refugiados las Naciones Unidas, enmendado por el Protocolo de 1967, se define a los refugiados como:

“Personas que, debido a un miedo fundado de ser perseguidos por razones de raza, religión, nacionalidad, membresía de un grupo social o de opinión política en particular, se encuentran fuera de su país de nacimiento y son incapaces, o, debido a tal miedo, no están dispuestos a servirse de la protección de aquel país; o de quienes, por no tener nacionalidad y estar fuera del país de su antigua residencia habitual como resultado de tales eventos, son incapaces, debido a tal miedo, de estar dispuestos a volver a éste”.

Si ella cumpliera con esos preceptos no podría pasearse libremente en el país que abandonó ante el temor de perder su vida.

Para reforzar sus embustes y buscar un reconocimiento internacional que no ha logrado; por eso el 24 de marzo del 2016, ofreció una conferencia de prensa en la Habana para dar a conocer un nuevo proyecto contrarrevolucionario diseñado y financiado desde Miami, titulado Cuba Decide, en un intento por rescatar el fracasado, ausente de apoyo y de credibilidad, Movimiento Cristiano Liberación.

Es sabido que ese supuesto movimiento que encabezó su padre en la década de los años 90, no logró seguidores ni siquiera dentro de la exigua contrarrevolución asalariada, siendo fuertemente criticado por otros de similar corte.

En una tentativa por revivir un cadáver, Rosa María quiso reeditar lo hecho por su padre, y para ello entregó en la sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular, 10 mil nuevas firmas pertenecientes al fallido Proyecto Varela, como un supuesto reclamo popular para un plebiscito que, “permita a los cubanos decidir el destino económico, político y social del país”.

Lo realizó con plena libertad y sin ser molestada, acosada o reprimida como tal vez ideó.

Esa es la llamada “oposición interna” a la cual Barack Obama intentó fortalecer al reunirse con parte de ella, sin tomar en cuenta sus falacias y estrechos vínculos con terroristas cubanos radicados en Miami, como es Luis Posada Carriles, responsable de la explosión en pleno vuelo de un avión cubano donde fueron asesinados 73 personas inocentes, más la colocación de bombas en varios hoteles de La Habana, amigo personal de Guillermo Fariñas, lisonjeado con el premio Sajarov.

Por esas mentiras carecen de respaldo popular, no son tomados en cuentan por la juventud y no logran incrementar su membresía, ni la unidad entre ellos, a pesar de los cientos de miles de dólares que le son enviados por Washington mensualmente para la realización de actos provocativos.

Rosa María está quemando las últimas naves y ante sus continuos fracasos terminará como muchos otros han llegado a la vejez sin familia, dinero y respeto, porque como dijera José Martí:

“Solo se respeta lo que se ve unido, y a lo que no se ve unido no se le respeta”.

4 pensamientos en “Perseguida política o fabricada política

  1. El asunto está, en que el primer requisito para ser contrarrevolucionario en Cuba, es no tener vergüenza, y ésta mujer, representa perfectamente bien, la imagen de una persona desvergonzada. Todo esto es un circo, y será siempre de la misma manera, porque los intereses personales son el gran móvil de sus “luchas”, “temores”, y la mina de oro para explotar el dinero del contribuyente estadounidense, que en resumidas cuentas, desconoce a dónde va a parar parte de sus impuestos.

    Me gusta

  2. Pingback: Perseguida política o fabricada política — El Heraldo Cubano | La Hora del Recuento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s