Comprobada la farsa


Por Arthur González.

Si por casualidad quedaba alguna persona en este mundo que se creyó la historia sobre la muerte de Oswaldo Payá Sardiñas, contada por su hija Rosa María Payá Acevedo, en la que culpó sin pruebas al gobierno cubano, con su presencia nuevamente en la Habana confirmó su gran mentira.

rosa maria aznar

Rosa María con Jose María Aznar

Ella arribó a La Habana el domingo 28 de febrero, acompañada de la diputada mexicana Cecilia Romero, del Partido Acción Nacional (PAN), en evidente intento por buscar respaldo político, cuando en Cuba no hay desaparecidos y mucho menos personas asesinadas por tener ideas diferentes.

Desde la muerte de su padre, producto de un accidente de tránsito provocado por el exceso de velocidad con que conducía el español del Partido Popular, Ángel Carromero, en el auto donde viajaba junto a Payá, otro contrarrevolucionario nombrado Harold Cepero y un joven sueco, Rosa María en contubernio con la derecha de Estados Unidos y sus agencias de inteligencia, ha sido enviada a varios países de Europa y hasta el Parlamento europeo, con el propósito de responsabilizar a Cuba con el hecho.

La estrategia quedó truncada al no aceptar las autoridades judiciales españolas su denuncia por carecer de pruebas, algo que paralizó también su demanda de una investigación independiente ante el Parlamento europeo. No obstante, ha continuado con su leyenda siguiendo el principio hitleriano de que una mentira repetida muchas veces se llega a convertir en verdad.

Pero lo que dejó al desnudo sus calumnias de que era “una perseguida política y que su vida y la de sus familiares más cercanos corría peligro”, es precisamente su regreso a La Habana para celebrar una misa por el aniversario del fallecimiento de su padre.


Recordemos que los diplomáticos norteamericanos acreditados en su misión en la capital cubana, le tramitaron de inmediato una visa como “refugiada política”, a cambio de iniciar la campaña contra la Revolución. Dicho visado la enmarca en la categoría de perseguida y por tanto se supone que no podía regresar al país donde “su vida corre peligro”.

Para tener una idea exacta de cómo Estados Unidos manipula el tema de las visas para refugiados políticos, hay que recordar lo que establecen la Naciones Unidas al respecto.

En 1951 la Organización de las Naciones Unidas definió al refugiado como las personas que tienen un temor bien fundado de ser perseguidas.

El Artículo 1 de la Convención para los refugiados, enmendado por el Protocolo de 1967, los define como:

“Personas que, debido a un miedo fundado de ser perseguidos por razones de raza, religión, nacionalidad, membresía de un grupo social o de opinión política en particular, se encuentran fuera de su país de nacimiento y son incapaces, o, debido a tal miedo, no están dispuestos a servirse de la protección de aquel país; o de quienes, por no tener nacionalidad y estar fuera del país de su antigua residencia habitual como resultado de tales eventos, son incapaces, debido a tal miedo, de estar dispuestos a volver a éste”.

Si realmente Rosa María calificase como tal, no podría bajo ningún concepto regresar a Cuba, algo que conoce perfectamente la diputada mexicana Cecilia Romero, pues en su país existen 27 mil desaparecidos en solo dos años y han sido asesinados más de 12 periodistas, tan solo por denunciar en la prensa los múltiples casos de corrupción cometidos por funcionarios políticos y acaudalados empresarios.

Rosa maria y la mafia

        Rosa María con la mafia de Miami

Rosa María quiso provocar un espectáculo público con esa misa, pero no lo logró por carecer su padre de seguidores, antes y después de su fallecimiento, y solo asistieron a la ceremonia religiosa cerca de 50 personas entre familiares, amigos y vecinos, sin confrontar el más mínimo problema, como bien informó el sitio contrarrevolucionario Diario de Cuba.

Ni siquiera las acusaciones falsas que realiza le han sido reclamadas por la justicia cubana, pues bien pudiera ser atraída a la responsabilidad penal, ya que el artículo 154.1 del código penal expone:

“Incurre en sanción de privación de libertad de seis meses a dos años o multa de doscientas a quinientas cuotas, el que:

a) A sabiendas de que falta a la verdad y con el propósito de que se inicie un proceso penal contra otro, le impute, ante el tribunal o funcionario que deba proceder a la investigación, hechos que, de ser ciertos, serían constitutivos de delito.

Además de ese delito, perfectamente conformado en su caso, la fiscalía pudiera enjuiciarla por difamación de las Instituciones y Organizaciones, lo cual está estipulado en el artículo 204 del código penal vigente, delito sancionado a privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trecientas cuotas.

La plena libertad que disfrutó desde su llegada a La Habana, es una prueba irrefutable de sus mentiras, lo cual será un boomerang para ella y para quienes desde Miami han sufragado sus viajes y campañas de prensa.

En mayo del pasado 2015, Rosa María regresó a Cuba aprovechándose de las ventajas de la nueva política migratoria que permite que los cubanos permanezcan hasta dos años fuera del país, sin perder sus derechos en la Isla, por eso aún es propietaria de su residencia en la barriada del Cerro, desde donde colocó en su cuenta en Twitter el siguiente mensaje: “Desde casa los invito a la misa por Oswaldo Payá y Harold Cepero”.

Con tantas libertades, ¿alguien puede asegurar que tuvieron que emigrar en junio de 2013 por “un aumento de las amenazas de muerte, el acoso y la segregación por parte de las fuerzas represivas”?

Su presencia en Cuba por segunda vez comprueba su farsa, por eso ante acciones similares expresó José Martí:

“…ver para juzgar después”.

4 pensamientos en “Comprobada la farsa

  1. Pingback: Comprobada la farsa | Solidaridad Latinoamericana

  2. Pingback: Rosa Maria Paya intenta vivir del cuento: pero eso es otra historia en Cuba | ZonaFranK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s