Campañas contra Cuba


Por Arthur González.

Transcurrido el primer año del restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba son pocos los cambios sustanciales en la política de ese gobierno hacia la Isla, manteniéndose las campañas mediáticas repletas de mentiras con el marcado propósito de satanizar el sistema socialista que tanto molesta a la Casa Blanca.

En esa línea de trabajo el pasado 10 de diciembre, día de los Derechos Humanos, un grupito de elementos contrarrevolucionarios financiados por Estados Unidos, fueron orientados a ejecutar alteraciones del orden en la vía pública, con vistas sustentar las cruzadas propagandísticas anticubanas.

Las imágenes de las detenciones a ciertas “Damas” de Blanco, hablan por si solas. Ninguna recibió bastonazos o gases lacrimógenos como las observadas en cada una de las salvajes represiones que se ejecutan en New York, Madrid, Atenas o Santiago de Chile, por solo citar algunos ejemplos.

Ante esos abusos de los órganos policiales capitalistas nunca se conforman acusaciones a sus gobiernos, pero cuando en Cuba se detiene a uno de los asalariados, esos que reciben orientaciones comprobadas desde territorio estadounidense, o incluso de su sede diplomática en la Habana, toda la maquinaria de prensa e incluso de instituciones respetables, se ponen en función de la campaña contra Cuba.


En ese sentido, la portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Cécile Pouilly, en declaraciones a la prensa se hizo eco de onu funcioneslas falsedades que a diario trasmite uno de los asalariados cubanos de menos prestigio, Elizardo Sánchez Santa Cruz y Pacheco, al asegurar (sin prueba alguna), “la existencia de una ola de detenciones arbitrarias” en Cuba, que sólo en lo que va de diciembre han llegado a mil 500”.

La alta funcionaria se prestó para acusar a Cuba repitiendo los informes que el asalariado Sánchez Santa Cruz vende a Estados Unidos, ese mismo señor que incluyó a poetas del siglo XIX, futbolistas de renombre y otras personalidades extranjeras, en sus listas de detenidos en Cuba enviadas a Estados Unidos.

Para darle más fuerza a las acciones propagandísticas contra la Revolución cubana, arrastraron con sus mentiras al alto comisionado para los derechos humanos, Zeid Ra’ad Al Husein, quien también expresó su alarma por el “número extremadamente alto de arrestos arbitrarios y detenciones a corto plazo” en las últimas semanas”.

Al Husein repitió las mismas palabras pronunciadas por el presidente Barack Obama en uno de sus discursos, al afirmar que “las detenciones a los disidentes equivalen a un acoso y todo apunta a que están dirigidas a evitar que las personas ejerzan su derecho a la libertad de expresión y de reunión”.

Es lamentable que personalidades de esa talla se dejen presionar y confundir por esa guerra mediática que desarrolla Estados Unidos contra Cuba desde hace 56 años, y que ahora se va desbaratando con la visita a la Isla de cientos de norteamericanos, algunos senadores y altos funcionarios, los que al llegar no encuentran el panorama que les pintan en su país.

Sin embargo, ese organismo de la ONU nunca ha criticado a Estados Unidos por sus guerras injustificadas contra Irak, Afganistán, Libia y los bombardeos a poblaciones civiles en Pakistán.

¿Qué razones puede tener la Oficina de Derechos Humanos de la ONU para no llevar a cabo una campaña contra Estados Unidos por su apoyo político y financiero a Israel, país que asesina a mansalva a cientos de niños, mujeres y ancianos palestinos?

Sin ese respaldo la Israel hubiese sido sancionado por la ONU, bloqueado económica y financieramente, y el pueblo palestino no estuviera llorando a tantos muertos.

Contra Cuba se sabe que existe una guerra psicológica, unida a la económica y financiera, con el propósito de doblegarla.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU debería estudiar los documentos desclasificados de la CIA, para conocer cuánto daño le han causado a un pueblo, por el solo delito de escoger un camino diferente al impuesto por Estados Unidos en 1898.

El 12 de mayo de 1993 Donald E. Schulz, del Instituto de Estudios Estratégicos, institución dedicada al análisis para el Departamento de Defensa de Estados Unidos, hizo algunas recomendaciones al gobierno, entre ellas:

“disminuir el nivel de tensión entre ambos países; idear un modesto programa de ayuda humanitaria a Cuba; promover contactos interpersonales entre cubanos y estadounidenses mediante la correspondencia, los servicios telefónicos y de trasportación; modificar la política de bloqueo para permitir la exportación a Cuba de hardware y software de computación.

Según Schulz, “era mejor una política de compromiso constructivo, para disminuir las tensiones y abrir e Cuba a la influencia norteamericana, lo que le crearía graves problemas al gobierno de Castro”, y añadía:

“Deben encontrarse los medios para penetrarla…dando facilidades a los elementos disidentes para que se comuniquen abiertamente y aliente una mayor fragmentación” “…Sin dudas, resquebrajar la unidad existente entre el pueblo cubano y la dirección de la Revolución destaca como la piedra angular en ésta y demás alternativas”.

Algo similar es lo que está aplicando Obama, pero al no ver los resultados esperados, ha mantenido sus acciones para desprestigiar internacionalmente a Cuba, algo que tampoco logrará, porque es muy difícil ocultar lo que en materia de derechos humanos ha realizado la Revolución, dentro de la Isla y en el mundo.

Por eso afirmó José Martí:

“No se opina con la fantasía, ni con el deseo, sino con la realidad conocida, con la realidad hirviente en las manos enérgicas y sinceras que se entran a buscarla por lo difícil y oscuro del mundo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s