New York Times acusa a Cuba


Por Arthur Gonzalez.

Un editorial del importante diario estadounidense New York Times, acusó a Cuba el pasado 30 de noviembre, por la supuesta falta de voluntad política para expandir Internet, pero no menciona ni new york timesuna sola letra de algo que golpea constantemente a la Isla, el criminal Bloqueo Económico, Comercial y Financiero que le impide adquirir tecnología de punta en el mercado de Estados Unidos y en otros países.

El gobierno revolucionario fue víctima de las medidas de presión económica, impuestas por la Casa Blanca, para hacer fracasar el modelo socialista y que este no fuese imitado por los demás países de la región, algo que al parecer el New York Times no quiso recordar.


Cuba hasta la fecha no puede adquirir tecnología “made in USA”, ni la de otros países, si esta tiene más del 10 % de componentes norteamericanos, como sucedió con los equipos de perforación de petróleo en aguas profundas, los que fueron inspeccionados a la fuerza por Estados Unidos y al detectar que sobrepasaban ese porciento y hubo que cambiar algunas piezas vitales para ese trabajo.

¿Por qué ahora tanto interés y preocupación por el pueblo cubano en el tema de Internet y no por el mejoramiento de la tecnología para salvar vidas, la construcción de casas, la industria en general y otros sectores vitales como el biotecnológico?

El New York Times debería exigirle a su Gobierno que le permita a Cuba adquirir en Estados Unidos, todo lo que la Isla necesita para hacer más eficiente su economía y mejorar su capacidad productiva.

Bien se conoce que hay detrás de la “buena voluntad” de la empresa Google, solo hay que recordar, una vez más, el estudio presentado en el año 1996 al Departamento de Defensa, por la “RAND Corporation”, del Instituto de Investigaciones para la Defensa Nacional de Estados Unidos, titulado: “Las telecomunicaciones cubanas, las redes de computación y sus implicaciones en la política de Estados Unidos”, debatido en Miami durante un evento en el mes de agosto del mismo año.

Dicho estudio pretendía “ayudar a la apertura en Cuba y forzar el surgimiento de una sociedad civil independiente” y entre sus objetivos señalaban:

“Alentar el enlace de Cuba a Internet, utilizar Internet para transmitir noticias y análisis balanceados, promover el uso de Internet por ONG cubanas, universidades y otros destinatarios”.

Para no dejar dudas de las “buenas intenciones de Estados Unidos en cuanto a las nuevas tecnologías de la información en Cuba, Roger Noriega, subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, declaró en una audiencia congresional efectuada en marzo del 2005:

“Estados Unidos flexibilizó los requisitos de las licencias para que, por primera vez, puedan ser entregadas computadoras personales de alta velocidad, a grupos de la sociedad civil cubana”.

Los que aun puedan tener vacilaciones de que se proponen las autoridades estadounidenses con las licencias a Google, solo debe releer las palabras del senador anticubano Marco Rubio, en 2012 durante un simposio celebrado por la Fundación Heritage y Goggles Ideas, cuando dijo:

google 1jpg
“El sistema totalitario cubano podría derrumbarse, si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, pues Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.

Al concluir ese conclave, se elaboró un informe para el Gobierno, recomendándole la creación de una red WIFI remota para posibilitar el acceso a Internet de los cubanos.

De ahí que el 13 de junio del 2013, el Departamento de Estado anunciaba las propuestas de varios proyectos para promover la “democracia y los derechos humanos” en Cuba y uno de ellos con el uso de herramientas digitales “para ser utilizadas de forma selectiva y segura por la población civil cubana, junto con otra iniciativa para el fomento de igualdad y defensa de las redes sociales de los negros cubanos”.

¿Casualidad? Nada más lejos de la verdad.

Estado Unidos no tiene interés en el desarrollo de los cubanos, menos aún del avance tecnológico que permita al sistema socialista mostrar sus ventajas económicas y sociales.
Lo que pretende claramente es subvertir el orden constitucional y crear las condiciones que le faciliten su accionar, especialmente sobre los jóvenes, con el fin de introducir ideas contrarias al socialismo para materializar su viejo sueño de la Transición, como iniciaron al crear el Twitter “Zunzuneo” y el WIFI “Conmotion”, ambos denunciados por el propio diario NYT.

Por esas razones el presidente Barack Obama expresó el 01.07.2015:

“…nadie espera que Cuba se transforme de la noche a la mañana, pero creo que el compromiso estadounidense, mediante nuestra embajada, empresas y ante todo nuestro pueblo, es la mejor manera de representar nuestros intereses, y apoyar la democracia y los derechos humanos”.

Ante esta modalidad subversiva, Cuba tiene todo el derecho de establecer las reglas de seguridad en sus redes, para no regalarle a Estados Unidos el escenario donde quieren asentar su nueva guerra, demostrado por el ex analista de la CIA y la NSA, Edward Snowden, pues como dijera José Martí:

“Las guerras no son cosas de bastidor y de merengue: todo   en ellas, lo que se ve, y lo que no se ve, lo de afuera y lo de adentro, ha de ir a paso de batalla y arma al hombro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s