Un ajuste de cuentas


Por Arthur González
La actual subsecretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, propuesta como futura embajadora en México, ahora está conoroberta jacobsonciendo bien quiénes son y hasta dónde son capaces de llegar los miembros de la mafia terrorista anticubana radica en Estados Unidos, con aquellas personas que piensan o actúan en contra de sus intereses políticos.

La Sra. Jacobson dirigió el equipo del Departamento de Estados que participó en las conversaciones para el restablecimiento de embajadas entre su país y Cuba, algo que la mafia anticubana no aceptaba, por lo que los senadores mafiosos Marco Rubio y Robert Menéndez han expresado  reticencias a su confirmación para asumir el puesto de embajadora  en México.


La primera audiencia llevada a cabo el pasado mes de julio donde se evaluó su nominación en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, estuvo presidida por el senador republicano y precandidato a la Presidencia en 2016, Marco Rubio, quien mantiene posiciones recalcitrantes con respecto a las relaciones con Cuba.

En la misma, el senador demócrata Robert Menéndez, actualmente acusado de corrupción, la interrogó duramente sobre la posición de la Administración Obama respecto a Venezuela y las sanciones impuestas contra algunos funcionarios venezolanos, en un evidente ajuste de cuentas.

No satisfechos con los resultados de la audiencia, los senadores solicitaron otra, pero para demostrarle a ella y a quienes se oponen a las arcaicas e ineficaces políticas anticubanas, por segunda semana consecutiva le han pospuesto otra audiencia de confirmación , aunque esto afecte las relaciones bilaterales de Estados Unidos.

De acuerdo con declaraciones del senador Marco Rubio, “aún tiene peticiones de información pendientes para valorar a Jacobson para el cargo” y Menéndez expresó a la prensa que él también tiene reticencias sobre su nominación, lo que confirma la tesis del ajuste de factura ejecutado por la mafia terrorista anticubana.

Ante el nuevo retraso, el Departamento de Estado manifestó que “cuando se dan casos como este, Estados Unidos pierde oportunidades para liderar, participar y llevar a cabo actuaciones vitales del comercio con otras naciones, y envía un mensaje equivocado acerca de la participación de Estados Unidos, lo que hace mucho más difícil la política exterior, la defensa de la seguridad de la nación, la promoción de sus valores y ayudar a las empresas estadounidenses a que compitan para crear empleos dentro del país”.

Nada de eso le importa a los que desean demostrar que sus posiciones anticubanas no se negocian y por tanto todo el que se opone a ella deberá pagar por su osadía.

Esos métodos mafiosos son los que mantienen desde hace 56 años y con ellos han logrado hacer de la política hacia Cuba, un asunto de política doméstica, encadenando a altos funcionarios e impidiéndoles que asuman posiciones más realistas y ajustadas a la situación actual del mundo.

roberta y cr
A la Jacobson de poco le valió reunirse con la contrarrevolución interna en sus visitas a la Habana, ofrecerles un desayuno y hasta un coctel, al final la mafia de Miami no acepta el reconocimiento del Gobierno cubano liderado por los Castros, al ser una violación de lo regulado en la “Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubanas” o “Ley libertad” de 1996, más conocida como “Ley Helms-Burton”.

Pero como escribiera José Martí:

“A la maldad se le castiga con dejar que se enseñe”.

2 pensamientos en “Un ajuste de cuentas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s