Ya se sabía


Por Arthur González
Entre las medidas acordadas entre las delegaciones negociadoras de Estados Unidos y Cuba para la normalización de relaciones, estaba el tema del transporte aéreo entre ambos países.

En ese sentido, en días pasados se efectuó la segunda ronda de conversaciones para restablecer el servicio aéreo comercial entre las dos naciones, pues existe un fuerte interés por parte de las principales compañías aéreas estadounidenses en poder iniciar sus servicios hacia la Isla, por las altas ganancias que trae el ir y venir de cientos de miles de cubanos y norteaavionmericanos.

Pero como Cuba continua y continuará sancionada por Estados Unidos con la llamada Guerra Económica, para evitar la satisfacción de las necesidades del pueblo por parte del gobierno comunista, con la marcada intensión de fomentar el descontento y rechazo al sistema, la ronda culminó como mismo empezó, sin acuerdos.

Cuba exige reciprocidad en el negocio, pues hasta la fecha los que se enriquecen a costa de los viajes son las compañías charteadoras estadounidenses, mientras la parte cubana no recibe nada, algo que Estados Unidos no permitiría en caso contrario.


El problema está en que, al estar Cuba sancionada, la mafia terrorista anticubana y algunas empresas norteamericanas pendientes de compensaciones por la nacionalización de sus negocios en la Isla, pueden incautar las aeronaves de Cubana de Aviación, como ha sucedido en otras oportunidades.

Por esas razones, ni las visitas de senadores, representantes, el secretario de Estado o la de Comercio, van a cambiar en nada el escenario en que se desarrollan las relaciones económicas y financieras de Cuba, porque el freno principal es el Bloqueo, ese que Estados Unidos no desea realmente eliminar porque es el único aspecto que les permite ejercer presión sobre la Habana para logra su añorado cambio al capitalismo.

Un documento desclasificado, fechado el 15 de julio de 1968, sobre la política nacional hacia Cuba del Consejo de Planificación Política del Departamento de Estado de Estados Unidos, afirma:

“La única esperanza aparente de que Castro y/o la estructura cubana de poder cambien su política, descansa en el convencimiento de que es improductiva…”

Debido a esos objetivos, John W. Ford, director de la oficina de Asuntos Políticos Interamericanos, escribió un memorando el 28 de agosto de 1968, oponiéndose a un mejoramiento de relaciones con Cuba, afirmando:

[…] “no es el momento más propicio para embarcarse en un programa como ese, ya que las dificultades económicas actuales de Cuba y las señales de un creciente descontento popular, indican que las penurias por el aislamiento están teniendo un efecto real y, por lo tanto, debemos mantener toda presión sobre la política de cuarentena…”

A pesar del segundo fracaso, en los próximos meses se prevé una tercera ronda que deberá seguir la misma ruta, si antes Barack Obama no demuestra su voluntad de hacer efectivas algunas de las prerrogativas presidenciales que puede ejecutar.

Mientras tanto, los cubanos tendrán que volar en chárteres pagando altas sumas de dinero por un pasaje, que de hacerlo en una aerolínea comercial resultarían un poco más baratos.

Razón tenía José Martí cuando escribió:

“…el régimen de las voluntades no puede existir allí donde las voluntades no existen”.

4 pensamientos en “Ya se sabía

  1. Pingback: Ya se sabía | ledi.tigre.ledi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s