Vista hace fe


Por Arthur González
Algunos medios extranjeros se hacen eco de las campañas anticubanas pagadas por la CIA, en su conocida guerra psicológica que trata desde hace 56 de deformar la realidad de la Revolución, causa por la que el gobierno de Estados Unidos prohíbe el turismo hacia Cuba, con el fin de que no descubran el engaño.

cr plaza
Durante la reciente visita a la Habana del Papa Francisco, tres elementos orientados y pagados desde Miami, violaron premeditadamente el sistema de seguridad del Santo Padre, incluido el suizo, pero fueron detenidos en primera instancia por parte de pueblo y no por la policía como quieren hacer ver los asalariados de Washington.

Las imágenes no mienten y si el hecho hubiese ocurrido en Madrid, Berlín o New York, el tratamiento no sería ni parecido con lo visto en la Plaza de la Revolución habanera.policia rerpresionh

No hacen falta más argumentos, ahí están las fotos tomadas incluso por la prensa extranjera en la Habana y las escenas en los países “libres y democráticos”
Cada cual puede sacar sus propias conclusiones y como escribiera José Martí:

“…ver para juzgar después”.

Anuncios

Con el agua al cuello


Por Arthur González
A pesar de que el presidente Barack Obama afirmó públicamente que Estados Unidos tenían que cambiar de táctica para derrocar el socialismo en Cuba, debido a que la desarrollada durante más de medio siglo no alcanzó los resultados propuestos, los integrantes de la mafia terrorista anticubana de Miami vahogadosen peligrar la posición alcanzada en 56 años.

Una de ellas, y posiblemente la más afectada, es la representante por la Florida, Ileana Ros-Lehtinen, quien logró ascender a puestos claves en el Congreso principalmente por difamar a Cuba y sus campañas para satanizar a Fidel Castro, siguiendo los planes diseñados por la CIA, y no precisamente por defender a los votantes estadounidenses.

Después que los miembros principales que integran en Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, tomaron en diciembre del 2014 la decisión de cambiar la política hacia Cuba, tratando de corroerla desde adentro, la representante Ros-Lehtinen no ha hecho más que acusar a Obama de traicionar a los “exiliados cubanos”, quienes viven de ese cuento y de los presupuestos millonarios que asigna anualmente la Casa Blanca para planes y programas que no han podido vencer a Castro. Sigue leyendo