Todo lo manipulan


Por Arthur González

Ya no saben cómo satanizar más a Cuba, ocultan la verdad, la tergiversan y hasta inventan actos que más tarde se demuestra que son irreales. Uno de los últimos desatinos de la llamada “oposición” asalariada de Estados Unidos, es hacerle creer al mundo que un acto violatorio de la ley internacional es una violación de los derechos humanos.

El caso de marras es el de Carlos Manuel Figueroa, es uno de los 53 excarcelados con motivo del acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos, quien fuera detenido el pasado 23.09.2015, por violar la inmunidad diplomática de la Embajada de Estados Unidos en la Habana, al saltar su cerca perimetral y entregado a Cuba por los propios funcionarios estadounidenses encargados de la seguridad.

Quien ahora falsea la verdad es nada menos que Elizardo Sánchez Santa Cruz y Pacheco, el mismo que publicó hace un tiempo los listados de supuestos presos políticos, e incluyó a jugadores de futbol, escritores del siglo XIX y otros inventos más.embajada USA

Ahora segura que Figueroa fue detenido por transgredir la cerca perimetral y desde entonces se desconoce su paradero, noticia que le divulgó gustosamente la agencia española EFE, sin verificarla.

Funcionarios de la propia embajada estadounidense respondieron a EFE que “los asuntos de seguridad no se discuten con la prensa”, sin embargo, les exigen a las autoridades cubanas que haga lo contrario.


Esta acción del ex preso Figueroa, es similar a la que hicieron otros a inicios de los años 80 del siglo pasado, estando Wayne Smith al frente de la entonces Sección de Intereses, ante la demora del Departamento de Estados en otorgarles los visados como refugiados políticos para viajar a Miami, después que cumplieran condenas por trabajar para la CIA en el intento por derrocar al gobierno de Castro.

Quizás Elizardo, como viejo Camaján, esté tratando de presionar al gobierno yanqui para que agilice la entrega del visado del ex recluso, pues todos saben que bajo el derecho internacional los que violen la inmunidad de los locales que ocupan las oficinas de una misión diplomática o de la residencia de sus diplomáticos, son sancionados por la Ley.
Carlos Manuel Figueroa, debió pensar las consecuencias de sus actos antes de cometerlos y la violación del perímetro de una embajada no era la solución a su caso.

En cuanto a Elizardo, José Martí bien calificó a los que como él son instrumentos de quienes le pagan, cuando dijo:

“… nadie más que los siervos sienten necesidad de ser señores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s