Encuentro con la verdad


Por Arthur González

Tanto va el cántaro hasta la fuente hasta que se rompe y algo similar dada su reiteración, sucedió con los reclamos de libertad respecto a Ernesto Borges Pérez, según datos publicados en el sitio ICLEP.

Ante la insisraul borgestencia e incluso la vinculación del padre del preso con el grupo de mujeres que gobierna la inculta y grosera Berta Soler, se hacía necesario investigar quién era el personaje en cuestión, sobre el que algunos sitios digitales de los financiados contra Cuba hablaban con reiteración.

Para sorpresa, el preso Borges no es un recluso como otros contrarrevolucionarios financiados por Estados Unidos, sino un ex miembro de la Seguridad del Estado cubano que traicionó para trabajar secretamente para la CIA, no por ideología, pero si por el alto salario que esta agencia paga a sus agentes, algo que el ex oficial conocía perfectamente.

Sigue leyendo