Basta de falsedades


Por Arthur González

Los que no cambian se estancan y así les pasa a los asalariados cubanos de Washington en la Isla y los que desde allá los dirigen.

Desde 1960, cuando la CIA fabricó las primeras organizacionelengua 3s contrarrevolucionarias para tratar de conformar la ilusión de que el pueblo cubano se oponía a la Revolución triunfante, han estado mintiendo y tergiversando la realidad, algo consustancial al diseño de guerra psicológica que seleccionaron contra Cuba.

Aun en pleno siglo XXI mantienen el viejo esquema, a pesar de sus permanentes fracaso; por eso antes del viaje a la Isla del Papa Francisco, los instructores radicados en Miami, orientaron a sus asalariados en Cuba iniciar una serie de denuncias sobre supuestas represiones, detenciones y una sarta de mentiras que ni ellos mismos creen.

Sigue leyendo

Anuncios