Nuevas medidas aprobadas por Obama, más de lo mismo


Por Arthur González

Los gobernantes de Estados Unidos, sean republicanos o demócratas, no interiorizan que a Cuba no se le puede sobornar como medidas edulcoradas, algo que la historia recoge fielmente.

No obstante, los integrantes del Consejo de Seguridad Nacional, entre ellos la CIA, continúan proponiéndole al presidente la misma receta para hagrilletescerle creer a los cubanos que tienen voluntad de mejorar las relaciones, aunque la realidad dice lo contrario.


El 18.09.2015 los Departamentos del Tesoro y de Comercio de Estados Unidos, divulgaron nuevas medidas que en apariencias modifican en parte el Bloqueo, pero todo es parte de una vieja y gastada estrategia.

El 06.02.1964 el sub secretario de Estado George W. Ball, envió al presidente Lindon B. Johnson, un memorando sobre el estudio elaborado a dos manos, entre la CIA y el Departamento de Estado, referente al comercio de Cuba y las medidas que debían tomarse para obligar a terceros países a cortar los intercambios comerciales con la Isla para ahogar su economía.

El documento tiene un anexo con diecinueve recomendaciones que según el sub secretario debían analizarse en reunión de trabajo con el Consejo de Seguridad, a fin de valorar el costo político para Estados Unidos ante la reacción de algunos países aliados.

De la primera a la decimocuarta medida se refieren a acciones para intensificar la Guerra económica y la decimoquinta pone al descubierto las referidas a la Guerra psicológica, al sugerir el empleo de la prensa, mediante la publicación de artículos, que dieran a conocer los rigurosos controles del gobierno sobre las compañías que sostuvieran negocios con Cuba.

Igualmente las decimoctava y decimonovena proponen que el coordinador de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado establezca un grupo de trabajo para diseñar medidas que reduzcan los ingresos de Cuba e intensifique el espionaje económico, a través de los funcionarios del servicio diplomático.

La importancia que tiene el Bloqueo para Estados Unidos es el convencimiento de ser “nuestra única y verdadera carta para las negociaciones con la Isla”, como afirmó el 27.03.1975 Harry Shlaudeman, secretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos a William Rogers, quien fuera secretario de Estados hasta el año 1973.

Por esa razón, agregó Shlaudeman: “Pudiéramos mantener algunos elementos del “embargo”, como instrumento para ejercer influencia, pero probablemente tengamos que autorizar un comercio limitado para lograr un avance significativo”

En el memorando se afirmaba además que “…habrá que pensar una posible negociación que se centrará en poner fin al “embargo” a cambio de un acuerdo para la compensación de las propiedades nacionalizadas” […] podemos esperar que Cuba riposte las reclamaciones y exija compensación por los daños causados por el bloqueo, los ataques de la CIA y cosas similares”.

Todo esto es casi una copia de lo aplicado en el 2015 por Barack Obama, los objetivos sin cambiar y una prueba de ello son las acciones anunciadas por el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla el 17.09.2015, al dar a conocer a la prensa el nuevo informe contra el Bloqueo que se elevará a la Asamblea General de la ONU.

El informe expone algunas de las últimas medidas de Guerra Económica como no permitirle a Cuba exportar ni importar libremente desde y hacia Estados Unidos, ni utilizar el dólar en transacciones financieras internacionales, la persecución de estas y las sanciones a los bancos que lo ejecuten, como fueron multados el BNP Paribas de Francia y el Commerzbank de Alemania.

Otras medidas fueron la prohibición a la empresa de Brasil, Elekta, de la venta de equipos de braquiterapia con fuentes de iridium-192, para tratamientos contra el cáncer en Cuba, a la compañía alemana Bayer para vender medios de contraste para el diagnóstico y tratamiento de patologías graves, entre otros.

A pesar de estas acciones criminales, el secretario de Estado John Kerry, aseguró en la Habana el 14.08.2015: “…Estados Unidos siempre será campeón y paladín de principios democráticos…” y culminó su discurso con la frase: “…dos pueblos que ya nos son enemigos ni rivales, sino vecinos”.

Lo importante son los hechos y no las palabras.   Cuba tendrá que seguir vigilante ante las medidas que tome la Casa Blanca para no dejarse confundir, de ahí que José Martí expresará:

“Quien bien vela todo se le revela”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s