Crisis migratorias


Por Arthur González

0012790456En los últimos meses las oleadas de emigrantes ilegales procedentes de África, Medio Oriente y Siria se incrementan, arribando masivamente a Europa en busca de paz, empleo y una vida mejor.

Cientos de adultos y niños llegan diariamente en embarcaciones a Italia, Grecia y España al riesgo de sus vidas. Muchos no logran alcanzar sus objetivos y mueren por decenas en el Mediterráneo, mar convertido en un inmenso cementerio de inocentes.

Los traficantes de personas se enriquecen a costa de la desesperación de infelices que huyen de las guerras internas en sus países de origen, las que dieron lugar al hambre y a un futuro incierto para los seres humanos.

Pero lo triste de ese panorama es el rechazo de Europa en aceptar las oleadas de inmigrantes después de ser los países de la OTAN, aliados a Estados Unidos, los verdaderos responsables de la catástrofe que sufren los que se lanzan al mar en frágiles embarcaciones.

Los europeos aceptaron participar en la guerra contra Libia, Afganistán, Irak, otros países africanos y abastecer de armas, ropa y alimentos a los mercenarios que atacan a Siria, ante la impotencia yanqui de destituir a su presidente constitucional.

Ahora son ellos los que tienen que aceptar a miles de personas que les causan más problemas económicos de los que ya tienen, mientras aquel que los arrastró a participar en los bombardeos sobre pueblos que vivían en prosperidad y estabilidad política, no acepta ni a uno solo de los emigrantes.

Estados Unidos siempre actúa de la misma forma, obliga a sus aliados a sufragar parte de sus campañas imperialistas y al final se queda con la mejor parte del pastel, al favorecer a sus empresas en las inversiones de los recursos naturales ambicionados y en la venta de bienes y servicios, mientras sus aliados reciben migajas y la parte más fea de la realidad.

Humano sería que los europeos aprobaran una Ley de Ajuste para los que se ven en la necesidad de huir realmente de la muerte y no precisamente causada por una Revolución socialista, sino por los daños de las guerras yanquis.

Esa es la doble moral de esos que llenan las páginas de sus diarios acusando a Cuba y estimulando las salidas ilegales de sus ciudadanos, amparadas por una Ley de Ajuste solo para los cubanos, que pretende hacerle creer al mundo que el socialismo es el causante de los problemas económicos de la isla, cuando los propios documentos de la CIA afirman:

“El principal objetivo de los programas encubiertos contra Castro es completar el aislamiento económico, político y psicológico de Cuba respecto a América Latina y el mundo libre…. estas medidas han sido en buena parte responsables de las actuales dificultades económicas de Castro, pero pudieran adoptarse nuevas y eficaces medidas de Guerra Económica”.

Europa ahora tiene que pagar el costo de sus aventuras militares, mientras Estados Unidos observa al toro cómodamente detrás de la barrera, pues tal y como expresó José Martí:

“El ambicioso ríe en la sombra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s