Ejemplos para no imitar


Por Arthur González

EU FLAGPolíticos estadounidenses y europeos no descansan de darles lecciones a los cubanos sobre democracia, libertad y justicia social al mejor estilo del capitalismo salvaje, como si para Cuba ese sistema fuese algo novedoso.

Tal parece que tales maestros improvisados olvidan que desde 1902 al declararse la independencia de España y comenzar una nueva etapa de dependencia con los Estados Unidos hasta 1958, Cuba sufrió todas las miserias humanas del capitalismo.

Basta tener presente que la veintena de partidos políticos existentes no solucionaron la independencia ni la libertad de los cubanos y según el Censo de Población y Viviendas realizado en 1953, solamente el 51,3 % de la población en edad activa tenía un puesto de trabajo, pues del total de cinco millones quinientos mil habitantes de la República, un millón estaba desempleado.

Según datos oficiales, en esa época en Cuba solo existían 98 hospitales y de ellos solo uno en las zonas rurales con 10 camas y sin médico; el nivel escolar promedio era de dos grados; en noviembre de 1956 la democracia representativa del ahijado de Washington, Fulgencio Batista, cerró la Universidad de la Habana por tiempo indefinido y fue reabierta después del triunfo de la Revolución en enero de 1959.

La tortura y el asesinato de personas que expresaban ideas diferentes al gobierno “democrático”, era algo cotidiano.

Esa democracia no le dio al pueblo un sistema de asistencia social y nadie conocía de un seguro de enfermedad, menos aun una educación para todos, por lo que el analfabetismo era común entre campesinos y obreros.

El 30.09.1957 el gobierno “democrático” bajo el sistema capitalista suspendió las garantías constitucionales durante 45 días, lo que significaba que si a las 10 de la noche le daban un balazo en la frente a un ciudadano por no escuchar la voz de alto de un policía, su familia no tenía derecho a reclamar porque las garantías estaban suspendidas.

Sin embargo, el Secretario de Estado John Kerry le dijo al pueblo de Cuba el 14.08.2015: “…estamos convencidos de que el pueblo de Cuba sería mejor con una democracia genuina, para poder expresar sus ideas, escoger a sus líderes, practicar su credo, donde el compromiso hacia la justicia social y económica se realiza más plenamente, con instituciones que deben dar respuesta a los que sirven y que la sociedad civil independiente pueda florecer”.

Pero solo una semana después la prensa de Estados Unidos anunciaba que el Departamento de Justicia de Estados Unidos rechazó el 24.08.2015 los argumentos presentados por el Senador demócrata Robert Menéndez, para que se desestimaran los cargos de corrupción que pesan sobre él desde el pasado abril.

Los 17 cargos que pesan contra el Senador de origen cubano y uno de los más furibundos defensores de un cambio de sistema político en Cuba, se derivan de una investigación conjunta entre el Departamento de Justicia y el Buró Federal de Investigaciones, por sus vínculos corruptos con un oftalmólogo de origen dominicano, ambos acusados de conspiración, soborno y fraude.

Se equivocan los que pretenden imponerle nuevamente esos males al pueblo cubano.

No fue el socialismo quien inventó la corrupción, la cual forma parte de la estructura del capitalismo, ejemplos sobran y ahí está la democrática España donde en el año 2014 hubo mil 700 causas legales por corrupción.

En Estados Unidos se conocieron grandes escándalos de corrupción, como el detectado en las empresas Enron y World Com.

La eficiente Alemania demostró que las tres cuartas partes de sus grandes empresas y corporaciones fueron sentadas en el banquillo de los acusados por hechos de corrupción.

Francia es otro ejemplo donde los delitos por corrupción salpicaron hasta ex presidentes y en Italia un abultado conjunto de políticos, funcionarios públicos y miembros de la mafia saquearon las arcas del Estado.

Qué decir del escándalo de Eurostat de la Unión Europea que funcionó con métodos mafiosos durante años y la revelación que hizo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, respecto a la firma de 548 acuerdos secretos entre Luxemburgo y 340 grandes empresas y corporaciones para evadir impuestos.

Si esa es la meta de Barack Obama, para transformar la sociedad de Cuba mediante los valores que pretende inculcarle a los cubanos, debe tener en cuenta que esa etapa ya fue vivida y sufrida por su pueblo, motivo por el cual se unió para luchar contra el régimen de Batista y borrar de raíz esos males.

No por gusto la Revolución tomó entre sus primeras medidas la alfabetización y la educación libre y gratuita para todos, porque como dijera José Martí:

“Educar es poner coraza contra los males de la vida”.

2 pensamientos en “Ejemplos para no imitar

  1. Pingback: Ejemplos para no imitar | Solidaridad Latinoamericana

  2. No tienen en cuenta, que a Cuba, país libre de analfabetismo no se le engaña con patrañas hipócritas, que se enfrentan a un pueblo culto, que no por gusto ha soportado los efectos del crudo bloqueo, Cuba, su pueblo, sabe muy bien, de democracia, con justicia, que es la única democracia, de derechos humanos, de igualdad y de seguridad ciudadana, todo, porque cuba tiene un pueblo culto…….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s