Leer es la mejor forma de saber


Por Arthur González

leerMuchos escuchan informaciones pero no las leen en detalles, de ahí que se conformen especulaciones y criterios sin una base objetiva de los hechos.

Algo parecido está ocurriendo sobre los llamados “cambios” en la política de la Casa Blanca hacia Cuba, donde el triunfalismo de quienes desean un verdadero cambio no deja de estar presente, tanto en el exterior como en la Isla.

La política trazada por Estados Unidos contra la mayor de las Antillas desde el mismo año 1959, nunca ha dejado de ser hostil, de enfrentamiento militar, sociológico y terrorista, sus documentos secretos hoy desclasificados así lo confirman.

Una prueba de la tergiversación de sus acciones está precisamente en el empleo de la palabra EMBARGO, en vez de BLOQUEO, pero realmente sus documentos ratifican que es una GUERRA ECONOMICA, tal y como consta en el Programa Cuba, aprobado por el presidente John F. Kennedy el 18.01.1962, el cual dice textualmente:

“…La acción política será apoyada por una GUERRA ECONÓMICA que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades económicas cubanas…”

“…The political actions will be assisted by economic warfare to induce failure of de Communist regime to supply Cubans economic needs…”

Ese documento sin discusión es definitorio en cuanto al término y sus intenciones, lo demás es parte de las campañas mediáticas para distorsionar la verdad.

Los hechos más recientes fueron las palabras de la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, durante su discurso en Miami el pasado 31.07.2015, el cual ha sido divulgado por su posición contra el “Embargo”, algo que suena bonito pero no persigue para nada ayudar a Cuba.

Dentro del mismo vórtice de la mafia anticubana amantada por 11 administraciones estadounidenses para intentar derrocar a la Revolución, Hillary aseguró que de llegar a la Casa Blanca trabajaría por su eliminación, alejándose de las posiciones de los precandidatos republicanos.

Sin triunfalismos idealistas veamos realmente que dijo la precandidata demócrata, esposa de quien le regaló al Congreso la posibilidad de que un Presidente pueda eliminar el Bloqueo, al firmar la despiadada Ley Helms-Burton para complacer a la mafia terrorista anticubana.

En su discurso dijo la Clinton:

“No podemos mantener por más tiempo una política que no ha fructificado. Tenemos que aprovechar el momento. Debemos apoyar los cambios en una isla que los necesita desesperadamente”.

“Veinte años más tarde, los abusos del régimen relacionados con los derechos humanos continúan, el encarcelamiento a disidentes, la supresión de la libertad de expresión y de Internet, el golpear y amenazar a las valientes Damas de Blanco, rechazar una investigación creíble de la muerte de Oswaldo Payá. Si alguien piensa que podemos fiarnos de ese gobierno, es que no ha aprendido la lección de la historia”.

“Como Secretaria de Estado, pude comprender que nuestra política de aislar a Cuba estaba fortaleciendo las garras de Castro en el poder en vez de debilitarlas, lo cual perjudicaba nuestros esfuerzos para restablecer el liderazgo de Estados Unidos en todo el hemisferio”.

“…estábamos ayudando al régimen para que mantuviera a Cuba como una sociedad cerrada y controlada, en vez de promover la apertura positiva a la influencia externa, en la misma forma que lo hicimos de forma tan efectiva con el antiguo bloque Soviético y en otros lugares”.

“…estaba convencida que fortaleciendo los lazos entre cubanos y estadounidenses sería la mejor forma de promover cambios políticos y económicos en la isla”. “….Miren alrededor del mundo cuántos países han realizado una transición de la autocracia a la democracia, en Europa del Este, en el Este de Asia y en América Latina”.

“…Las relaciones no son un regalo para los Castro, es una amenaza para los Castro. Una embajada estadounidense en la Habana no es una concesión, es un refugio. Levantar el embargo no es un paso atrás en el avance de la libertad, es llevar la libertad a donde se necesita con mayor desesperación”.

No hace falta explicar más, pero los cubanos de la Isla deberían conocer bien lo que dijo esta precandidata para que nadie se llene de expectativas falsas y puedan entender con objetividad lo que deberán enfrentar a partir de ahora cuando los diplomáticos estadounidenses refuercen sus acciones subversivas.

Todo indica que habrá que tener muy presentes las palabras de José Martí cuando dijo:

“Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas como almohada”, aunque ahora estas sean las ideológicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s