Autoridades mexicanas facilitan visas a la contrarrevolución cubana


Arthur González

Embajada de México en CubaLos turistas y visitantes que arriban a La Habana, observan largas filas de personas que pretenden viajar a México en busca de trabajo o simplemente visitar a amigos y familiares, aunque algunos pretenden emplear esa vía para acogerse a las facilidades que brinda el gobierno de Estados Unidos solamente a los cubanos, de permitirles la entrada, bajo la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde el 02.11. 1966.Los cubanos para obtener una visa temporal tienen obligatoriamente que presentarles a los funcionarios consulares un estado de su cuenta bancaria, títulos de sus propiedades, carta de invitación y otros documentos más que no se solicitan en otros países, e incluso Cuba no se los requiere a cientos de estudiantes, hombres de negocio y turistas mexicanos.

Todos los que asisten a ese consulado expresan su disgusto por considerar una humillación, e incluso la violación de su vida privada, el tener que cumplir con tales exigencias, lo que constituye una acción discriminatoria y pone en evidencias que el impedimento para viajar conforme a lo establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, en la práctica no era el cacareado permiso de salida cubano.

Profesionales y técnicos altamente calificados reciben un rotundo NO a su solicitud de visa, solamente bajo el criterio de un funcionario consular que en muchos casos no tiene propiedades en su país y posee menos calificación académica y educacional que los solicitantes.

Sin embargo otro tratamiento reciben los contrarrevolucionarios asalariados de Washington, a quienes no se les solicitan tales requerimientos pues la mayoría carecen ellos.

Ejemplo de esto fue el viaje a la capital mexicana a finales del pasado mes de junio, de un grupo de esos asalariados, para participar en un evento denominado “Caminos para una Cuba democrática”, auspiciado por la Fundación alemana Konrad Adenauer y la Organización Demócrata Cristiana de América.

Todos obtuvieron sus visas con rapidez y sin exigencias, pues viajaban para recibir entrenamiento de cómo actuar para intentar derrocar a la Revolución, bajo el paraguas del supuesto “empoderamiento de la sociedad civil” y cómo deben demandar mayor libertad política y económica, preceptos que están en total concordancia con los deseos expresados por el presidente Barack Obama, en sus últimos discursos sobre Cuba.

Con plena injerencia en los asuntos internos de la isla y un trabajo de subversión sin tapujos, la Fundación Konrad Adenauer y la Organización Demócrata Cristiana de América, imparten clases y conferencias a los contrarrevolucionarios para que reclamen al gobierno una agenda política para alcanzar una “democracia” en Cuba, ante el nuevo escenario de relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Otros de los temas en que fueron entrenados son la construcción de la oposición, el sistema electoral cubano y el fortalecimiento de la llamada sociedad civil.

fariñas-con-posada-carriles-y-hubert-matosEntre los que recibieron su visa está Guillermo “El coco” Fariñas, amigo íntimo del terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladura del avión cubano en 1976 donde murieron 73 inocentes y de la colocación de bombas en varios hoteles y restaurantes de La Habana. Fariñas es también ex recluso por haber agredido violentamente a la Directora del Hospital Pediátrico de la Habana y no por causas políticas.

Otro de los que recibió el visado de forma expedita fue Dagoberto Valdés, denunciado por sus vínculos con la CIA.

Las autoridades cubanas han sido muy cautelosas con relación a México, a pesar de las permanentes violaciones a los derechos humanos y civiles de su pueblo y no se pronunció sobre el triste tema de los 43 estudiantes desaparecidos, donde todo indica que militares y funcionarios administrativos están implicados.

Sería oportuno que la prensa extranjera acreditada en Cuba e incluso periodistas cubanos, solicitaran alguna explicación al Embajador y al Cónsul de México, de las razones del trato preferencial a elementos al servicio de Estados Unidos, diferente al que reciben cubanos y cubanas sin antecedentes penales, ni vínculos con terroristas connotados y los motivos que tiene ese país latinoamericano para prestar su territorio como base de entrenamiento en temas de subversión contra el Estado cubano, a pesar de que ambas naciones mantienen una relación fraternal histórica.

Tengamos fe en que México no regrese al pasado, aquel en que José Martí señaló:

“…el temible concepto de pueblo incapaz y débil, en que mucha gente norteamericana tiene a México”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s