Los obispos piden misericordia


Arthur González

Obispos cubanosComo si fuese un milagro divino, el pasado 29 de junio los Obispos cubanos emitieron un comunicado pidiéndole a los cubanos que sean “misericordiosos” en las semanas previas a la visita del Papa Francisco, del 19 al 22 de septiembre próximos, y se dediquen a lanzar a los demás su corazón, en lugar de “una piedra, un insulto o un golpe”.

Han tenido que pasar 56 años para que esa súplica se haya hecho realidad, nunca en medio siglo los Obispos hicieron cosa igual.Mucho ha sufrido el pueblo cubano por acciones violentas y terroristas planificadas y financiadas desde el exterior, tal y como se comprueba en miles de documentos secretos del Gobierno de Estados Unidos y la CIA, ya desclasificados.

De acuerdo a los Planes de Acción Encubierta de la CIA, contra Cuba se diseñaron decenas de planes de asesinato a sus principales líderes, en particular contra Fidel Castro, invasiones mercenarias que dejaron cientos de muertos, mutilados y huérfanos, pero ante eso no hubo solicitudes de misericordia.

Petacas incendiarias colocadas en centros comerciales, cines, teatros y hasta en guarderías infantiles con decenas de niños en sus locales, no movieron a los Obispos a implorar clemencia por las víctimas y el cese de tanta violencia injustificada.

Recordando el documento preparado por la CIA para el Grupo permanente del Consejo Nacional de Seguridad, el 8 de junio de 1963, titulado: “Política encubierta y programa integrado de acciones propuestas hacia Cuba”, podemos repasar las acciones que sufrió el pueblo cubano, no por una piedra lanzada, un insulto o un golpe, sino por la ejecución de operaciones de represalia económica y actos de terrorismo.

En el documento mencionado se expresa textualmente:

“…habrá fracasos con la consecuente pérdida de vidas y acusaciones contra EE.UU. que resultarán críticas en casa y afuera. Ninguna de esas consecuencias esperadas deberá hacernos cambiar nuestro curso si el programa expuesto puede esperarse tenga éxito”.

Años más tarde ocurrió el crimen de Barbados, donde un avión civil cubano explotó en pleno vuelo producto de un acto terrorista, muriendo 73 personas inocentes. Sus autores encontraron refugio en Miami, donde viven plácidamente. Ante este monstruoso hecho tampoco hubo solicitud de misericordia.

¿Qué imagen de Cuba pretenden vender ahora los Obispos católicos cubanos ante la próxima visita del Papa Francisco?

Evidentemente tratan de darle veracidad a las campañas estructuradas desde Estados Unidos de que en la isla se “acosa, golpea y encarcela arbitrariamente” a los asalariados de Washington, esos que sin estar bautizados, recibir la primera comunión, la confirmación y estar casados ante la ley de Dios, asisten a las misas dominicales para posteriormente ejecutar provocaciones políticas sufragadas con el dinero de los yanquis.

Si algún país requiere de gestos de misericordia es Cuba que desde hace más de medio siglo resiste una guerra económica brutal, a la que se le suma la guerra biológica, como fue la introducción del Dengue Hemorrágico en 1981, que mató a 158 personas de ellas 101 niños.

Ante hechos como ese los Obispos católicos no convocaron a vigilias de oración y menos aun emitieron comunicados solicitándole a la CIA y al Gobierno de Estados Unidos misericordia.

Al igual que sus antecesores San Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Papa Francisco encontrará en Cuba un pueblo educado, culto, sin rencores ni violencia, que sabe perdonar a los que tanto daño le han causado, siempre que le respeten su soberanía e independencia y no se inmiscuyan en sus asuntos internos.

Los cubanos demuestran mucho amor por los desposeídos del mundo, al atender como médicos y enfermeros a cientos de miles de pacientes en todo el mundo, acciones que no tienen comparación con la de otros profesionales de la salud de países desarrollados, alfabetizan y educan a cambio de nada. Siempre han compartido lo poco que tienen, no lo que les sobra.

Los Obispos deben recordar que el pueblo de Cuba lleva las enseñanzas de José Martí y por tanto cumple con su pensamiento, cuando dijo: “…los nobles corazones no saben negarse a las nobles empresas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s