Radio Martí símbolo del fracaso


Arthur González

Reagan en MiamiHan transcurrido treinta años desde que el gobierno de Estados Unidos, bajo la presidencia de Ronald Reagan, lanzara al aire en 1985 otra agresión contra Cuba con la llamada Radio Martí, bajo el supuesto interés de ofrecerle “libertad y democracia” al pueblo cubano.Manipulación permanente de esos conceptos ha sido la política de la Casa Blanca después de 1959, para derrocar una Revolución auténtica y apoyada por la inmensa mayoría de los cubanos.

¿Por qué no lo hicieron durante la tiranía de Fulgencio Batista, quien usurpó la silla presidencial mediante un golpe de Estado, pisoteando las normas democráticas y ahogando en sangre al país?

Muy simple, Batista era su hombre en La Habana, que vendió el país a los inversores norteamericanos, cobraba comisiones por altísimas sumas de dólares y mutó de un simple mecanógrafo campesino, al cubano más acaudalado con nueve centrales azucareros, un banco, tres aerolíneas, una naviera, una televisora, varias estaciones de radio, una planta productora de gas y múltiples acciones en empresas cubanas y norteamericanas.

La intensión de Radio Martí es subvertir el orden interno con el sueño de destruir la Revolución socialista, inaceptable para Estados Unidos.

En 1980 el Comité de Santa Fe aseguró: “Estados Unidos no puede aceptar el estatus de Cuba […] El precio que La Habana debe pagar… no debe ser un precio bajo […] debe quedarle absolutamente claro al gobierno cubano que si siguen como en el pasado, se tomarán otras medidas apropiadas”. […] hay que presentarles dos opciones definidas… Estados Unidos debe llevar a cabo la amenaza, o la promesa con igual vigor”.

Muchos son los esfuerzos por lograr que la señal radial y posteriormente la televisiva, se capten en la isla y está comprobado incluso por los diplomáticos norteamericanos, que Radio y TV Martí no funcionan en Cuba.

Según datos oficiales entre el año 1996 y el 2006, el Departamento de Estado de conjunto con la USAID, malgastaron cientos de miles de dólares en enviar a su Sección de Intereses en La Habana, veintitrés mil radios de onda corta a través de las valijas diplomáticas, con el propósito de facilitar la captación de la señal y ni con eso lograron sus objetivos.

Los ingenieros cubanos pusieron todos sus conocimientos para impedir que el gobierno de Estados Unidos desplegara sus programas subversivos.

Muchos han sido los escándalos dentro de esa emisora por desvío de dinero, plantillas infladas e informes de recepción falsos; aún así la Casa Blanca aprueba anualmente un presupuesto que hoy llega a los 27 millones de dólares pagados por los contribuyentes con sus impuestos, desconociendo que su dinero va al bolsillo de unos cuantos pícaros.

El interés en lograr que sus transmisiones sean escuchadas es un dolor de cabeza para los yanquis, que en desesperación total por los éxitos de la interferencia cubana, han intentado emplear desde globos aerostáticos, aviones y barcos, hasta emisiones desde terceros países, pero nada les da resultados. La realidad es dura pero con los cubanos no han podido.

Documentos desclasificados permiten conocer los intercambios de E-mail sostenidos el 14 de mayo de 1985 sobre Radio Martí, entre Robert McFarlane, Consejero de Seguridad Nacional, y John Poindexter, Segundo Consejero de Seguridad Nacional, donde el primero recomendó:

“…que Estados Unidos comience a transmitir un contenido bastante suave enseguida, y al mismo tiempo enviaremos la señal… que nos haría expresar la voluntad de hablar con Fidel Castro acerca de algunos temas rutinarios”.

O sea, que la presión sobre Cuba tenía el fin de lograr una ronda de conversaciones entre ambos gobiernos, algo que no fue posible debido a las maniobras de la mafia terrorista anticubana sobre el presidente Reagan.

Un memorado desclasificado señala que Constantine Menges, entonces Asistente Especial para los Asuntos Latinoamericanos del Consejo Nacional de Seguridad, afirmó que Jorge Más Canosa, viejo agente CIA al frente de la Fundación Nacional Cubano Americana, jugó un papel vital en apresurar el proceso y para ello contó con la ayuda del Director de la USIA, Charles Wick.

Según el escrito, en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad celebrada el 18 de mayo, el Secretario de Estado George Shultz “abrió la reunión dando razones por las cuales este no es el momento correcto para lanzar Radio Martí, pero cuando Charles Wick declaró: todo está listo para que Radio Martí salga al aire dentro de dos días, el Presidente dio su aprobación”.

El 20 de mayo, Reagan firmó una directiva muy secreta autorizando a la USIA a comenzar las transmisiones completas de Radio Martí.

Los elementos disponibles indican que fue la CIA la encargada de esa maniobra anticubana, pues mientras Radio Martí iniciaba sus transmisiones como una provocación más contra Cuba, la administración de Reagan actuaba en secreto para ampliar la guerra psicológica contra Fidel Castro, a través de una nueva estación clandestina denominada Radio Caimán, ubicada en Costa Rica.

La propia prensa estadounidense informó que Radio Caimán era una operación de la CIA. Esa estación fue cerrada en noviembre de 1994, debido a que el presidente Bill Clinton decidió dar por terminadas varias operaciones encubiertas de la CIA contra Cuba.

Este eslabón es uno más en la cadena de fracasos de la política norteamericana, por eso Obama lo reconoció y emprenderá otras acciones que de seguro tendrán el mismo final, porque al decir de José Martí:

“…el triunfo es de los que se sacrifican”.

Un pensamiento en “Radio Martí símbolo del fracaso

  1. Pingback: Radio Martì simbolo del fallimento | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s