Falsedades permanentes


Arthur González

Ileana Roslethinen 100 fascista2Que los compren quienes no los conocen. Así puede decirse de la representante de la mafia terrorista anticubana Ileana Ros-Lehtinen y su pandilla.Esa ciudadana nacida en Cuba, naturalizada como estadounidense, es hija de uno de los testaferros del tirano Fulgencio Batista, de quien aprendió el oficio de apoyar las causas más despreciables, y ahora se las quiere dar de “buena gente”, al declarar que los republicanos integrantes de la Cámara baja del Congreso estadounidense, no se opondrán al plan del presidente Barack Obama, para sacar a Cuba de la lista de los estados que auspician el terrorismo.

Mucha desfachatez derrocha la Representante con esa posición, pues se sabe perfectamente que no le quedó otra alternativa después, de ser informada por sus abogados que legalmente el Congreso no puede impedir que la Casa Blanca elimine a Cuba de esa lista, debido a que no todos los estatutos que gobiernan la designación de un país como estado auspiciador del terrorismo, le brindan al Congreso la posibilidad de bloquear su eliminación de la lista.

La mafiosa anticubana se quedó con los deseos de enfrentarse al presidente Obama en su nueva política hacia La Habana, pero lo intentó una vez que conoció la decisión, reuniéndose con otros congresistas para establecer las estrategias que emplearían, a fin de impedir algo que pudiera beneficiar a Cuba, e incluso hasta llegó a preparar un borrador de proyecto de ley.

La mafia anticubana compra a otros congresistas con miles de dólares, sufragándoles sus campañas políticas y le buscan votos entre los esbirros batistianos y sus familiares radicados en el sur de la Florida, por lo que la Representante Ros-Lehtinen ha logrado captar cerca de 35 colegas para oponerse a la actual política de la Casa Blanca.

Cuba fue incluida en esa lista desde 1982 cuando el presidente Ronald Reagan inició su gran ofensiva contra los países socialistas, a pesar de que realmente la isla siempre ha sido víctima del terrorismo de estado instaurado por Washington, algo demostrado en cientos de documentos oficiales ya desclasificados.

Ileana Ros no ve la presente decisión de Obama como una derrota para ella y sus compinches, pues conoce perfectamente que extraer a Cuba de la lista es solo una cuestión simbólica, porque las sanciones establecidas en la llamada “Ley del Embargo” o Guerra Económica, como se clasifica en el “Plan Mangosta” aprobado también por el presidente J.F. Kennedy, se mantienen intactas y por tanto la persecución a las transacciones bancarias cubanas y otras medidas sancionadoras, seguirán como hasta ahora, algo ratificado por varios funcionarios del Departamento de Estado y por el abogado Stephen F. Propstde.

Quien debería estar en una lista de terroristas es la propia Ileana Ros, por su apoyo a múltiples acciones contra Cuba y a sus ejecutores, como lo hizo con el terrorista Orlando Bosch, clasificado como muy peligroso por el FBI, según documentos oficiales.

La Representante por el estado de Florida, dio todo su respaldo a los asesinos de origen cubano del ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria norteamericana, al solicitar un indulto presidencial que los dejó en libertad y aún se pasean libremente por las avenidas de Miami.

Otro de sus “méritos” a favor de connotados asesinos terroristas es la protección que le ofrece a Luis Posada Carriles, autor junto a Orlando Bosch, de la voladura de un avión civil cubano en pleno vuelo, donde murieron 73 personas inocentes, prófugo de la justicia venezolana, y nunca ha sido juzgado gracias al apoyo total de la mafiosa Ros-Lehtinen y sus secuaces.

La hora del recuento de esas acciones se acerca, y la impunidad de la que ha gozado ella y otros congresistas de origen o descendientes de cubanos, se agotan porque las nuevas generaciones de ciudadanos estadounidenses rechazan tales actitudes.

Mientras más estadounidenses puedan obtener una licencia para viajar a esa isla del Caribe, se percaten del engaño al que fueron sumidos por la mafia anticubana, comprueben personalmente los efectos de la política hostil de las 11 administraciones de su país contra el pueblo de Cuba y conozcan la verdadera historia hasta ahora prohibida para ellos, la reacción de esos electores será muy diferente.

Solo entonces los ciudadanos de Estados Unidos comprenderán lo que expresara José Martí, cuando escribió:

“El sol quema con la misma luz que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de su luz”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s