Caperucita y el lobo


Arthur González

martha beatriz-aguacateCausan lástima los escritos de la otrora niña mimada de los diplomáticos norteamericanos acreditados en La Habana, la contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello, abandonada a su suerte como resultado de sus propios engaños y falsedades.En sus cuarenta años vividos como “disidente”, Martha Beatriz recibió cientos de miles de dólares, algo insólito para los contrarrevolucionarios, beneficiándose de tales prebendas mientras informaba de represiones inexistentes, huelgas de hambre que terminaban en fastuosas cenas y persecuciones nunca comprobadas.

Por sus actividades provocativas contra el estado cubano fue sancionada a guardar prisión, pero logró ser enviada a la sala del hospital de penados sin sentir los rigores de la cárcel, hasta que fue remitida para su casa bajo una licencia extra penal.

En esas condiciones legales continuó haciendo de las suyas para que el abastecimiento financiero y material no decayera, pero todo tiene límites y se pasó de la raya con el invento de una supuesta huelga de hambre que dijo tenerla “al borde de la muerte”, acompañada de patéticas fotos colocadas en Internet.

De inmediato los yanquis corrieron en su ayuda, al igual que la prensa extranjera y la bloguera oficialista de Washington Yoani Sánchez, todos esperando el desenlace final de la “opositora”.

Pero la verdad no tardó en llegaguacate-1-300x167ar y la TV cubana mostró oportunamente la engañifa de la vieja loba que disfrazada de abuelita quería comerse a caperucita y millones de espectadores disfrutaron del sainete conocido como “Huelga del Aguacate”, donde la loba “moribunda”, era alimentada a través de una ventana con calabazas, hortalizas, vegetales y frutas, convirtiéndose la divulgada “huelga de hambre” en una burla para los yanquis y su pandilla de seguidores.

Martha Beatriz fue relegada a un tercer plano y el financiamiento llevado a la mínima expresión, de ahí que se mudara de casa para no ver más al vecino que le informó a la TV como la alimentaba y buscar nuevas justificaciones para seguir pidiéndole dinero a sus amigos de Miami.

Sin credibilidad alguna y esfumado el prestigio que una vez alcanzó, ahora intenta hacerse víctima del sistema.

Vieja, sola, sin familia procreada ni familiares cercanos que la atiendan, trata de obtener dólares por doquier, aunque para ello tenga que volver a manipular a los que conocen bien su historia.

Ahora pretende hacer creer que es hostigada, perseguida por sus nuevos vecinos, como si aún fuese la estrella de la contrarrevolución que logró ser hasta que cometiera el garrafal error de cálculo en la mencionada “Huelga de Hambre”.

En sus crónicas seniles asegura que su morada es registrada secretamente, sus alimentos manipulados y su ropa cambiada de lugar, acusando a los jóvenes oficiales de la policía política “de falta de oficio por no tener la escuela del llamado KGB soviético”.

La verdad es que para quien lo tuvo todo en un puño, llegar a la tercera edad sin reconocimiento social de ningún tipo, abandonada a su mala suerte, sin el favor de los que una vez la cortejaron y mimaron, debe ser sumamente doloroso, triste, hasta el desespero.

Ante casos como este recordamos a José Martí cuando escribió en su Cuaderno de apuntes:

“Nada falso es duradero ni útil”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s