La guerra continúa


Arthur González

Cuba USA pesar de las tres rondas de conversaciones sostenidas entre delegaciones de Estados Unidos y Cuba para el restablecimiento de relaciones diplomáticas, la Casa Blanca insiste en mantener incólume su guerra económica contra la isla, a fin de provocar una sublevación popular, principio recogido textualmente en el conocido “Plan Magosta” de 1962.La acción más reciente es la multa multimillonaria que deberá pagarle a Estados Unidos el banco alemán Commerzbank, ascendente a mil 196 millones de euros, cifra que supera el producto interno bruto de varios países del Tercer Mundo.

Como policías de este mundo, las autoridades estadounidenses se sienten con el derecho de decidir quiénes puede negociar y quiénes no puede hacer ese tipo de transacciones con Cuba, embolsándose cientos de miles de millones que nadie sabe a dónde van a parar, si es para el pago de su inmensa deuda externa, o para sufragar las acciones subversivas que ejecutan elementos contrarrevolucionarios en la isla, al servicio de la CIA y otras entidades de la comunidad de inteligencia yanqui.

La sanción a esa entidad alemana es por haber realizado transacciones con empresas de países a los que Washington ha establecido sanciones, como es el caso de Cuba, algo imperdonable para ellos pues impide ahogar a la economía del pequeño país que los desafió desde 1959, al llevar a cabo un proceso revolucionario que dio independencia y soberanía a un pueblo que siempre fue considerado como una colonia norteamericana.

El monto de las multas aumenta cada día más, como fórmula de terror contra aquellos que se atrevan a desafiar a las autoridades imperiales, y a pesar de la crisis financiera que estas provocan en los bancos, son pagadas por fieles corderos que lo aceptan sin revirársele al amo del mundo, el mismo que decide a quién invadir, bombardear, bloquear, apoyar y financiar movimientos contra líderes y gobiernos que no son de su agrado.

Es evidente que Estados Unidos no aprendió la lección con los cubanos y a pesar de reconocer el fracaso de una política que en más de medio siglo no alcanzó los objetivos de destruir su Revolución, no cambian sus métodos y por tanto continuarán sin resultados, aumentando el rechazo mundial por sus actos imperialistas; pero como aseguró José Martí:

“Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres”.

Un pensamiento en “La guerra continúa

  1. Pingback: La guerra continua | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s