En busca del repudio


Arthur González

Damas_de_blanco iniciosSegún viejos reportes de prensa, en el año 2004 una periodista acreditada en La Habana por el diario estadounidense “Sun Sentinel”, convocó para la heladería Coppelia, situada frente al otrora Hotel Hilton, hoy Habana Libre, a varias mujeres que iniciaban el llamado grupúsculo “Damas” de Blanco. Al frente de ellas estaba Laura Pollán.

La periodista, portorriqueña de origen, filmó la llegada al mencionado lugar y la caminata de tres cuadras hasta los locales de la Dirección de Prisiones del Ministerio de Interior, donde entregaron una carta solicitando la liberación de sus esposos presos por ejecutar actividades contra el gobierno, orientadas y financiadas por Estados Unidos como parte de su vieja política para derrocar a la Revolución.

Desde esa oficina la periodista cámara en mano, las siguió hasta la Asamblea Nacional, donde hicieron entrega de una misiva con similares propósitos.

Esa filmación inició la campaña mediática internacional que derivó después en la que aún continúa, con la malsana intensión de desacreditar al sistema político cubano, a pesar que desde hace cuatro años todos los detenidos fueron liberados y la mayoría decidió soberanamente emigrar hacia España y a Estados Unidos.

El grupúsculo “Damas” de Blanco se convirtió desde su nacimiento en una fuente de dinero para sus integrantes, las que mensualmente reciben desde Miami cientos de miles de dólares por mantener acciones provocativas contra las autoridades, además de ser entrenadas por diplomáticos norteamericanos acreditados en su Sección de Intereses en Cuba, con conferencias y clases en diferentes métodos de cómo desafiar al pueblo, mayoritariamente a favor de la Revolución, para ser presentadas por la prensa extranjera como “inocentes víctimas”.

Al ser liberados los esposos presos y viajar al exterior, excepto 12, el grupúsculo no tenía ya sentido para sus protestas, pero los norteamericanos ordenaron continuar las actividades al no existir otro que pudiera darle continuidad a las provocaciones callejeras.

Eso fue cuestionado por el propio Cardenal de la iglesia católica de la isla, Jaime Ortega Alamino, pues fue un actor fundamental para lograr la excarcelación de los reos hace cuatro años.

Las llamadas “Damas” de Blanco son tácitamente ignoradas y desconocidas por la población cubana, porque en la isla las religiones de origen africano tienen entre sus ritos de iniciación vestirse totalmente de blanco.

Lo que las hace diferente son sus provocaciones en plena vía pública para llamar la atención de la prensa extranjera, la cual siempre es avisada con anticipación y las respaldan con la publicación de los actos con adjetivos calificativos para conformar la cruzada propagandística.

Ante la evidente división interna de las “Damas” y el recién vídeo divulgado en Youtube, donde el mundo comprobó la ausencia de educación formal y groserías de esa pandilla, la inculta Berta Soler recibió instrucciones desde Miami de salir nuevamente a provocar al pueblo revolucionario, en momentos en que todos repudian la decisión del presidente Barack Obama, por su Orden Ejecutiva que declaró a Venezuela como una “amenaza” a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Damas_blanco en Coopelia2La selección del lugar no fue casual, el domingo 15 de marzo eligieron nuevamente para su provocación a la céntrica y populosa heladería Coppelia, con el fin de buscar mayor visibilidad en los medios de comunicación extranjeros, e intentar que por la alteración del orden fueran conducidas a la estación de policía.

Pero esta vez les salió el “tiro por la culata”, nadie las miró, las ignoraron totalmente y se quedaron con las ganas de tumbarse en plena calle para formar su vulgar espectáculo de gritos y malas palabras.

Al ver las imágenes filmadas por ellas, sus patrocinadores de la terrorista Fundación Nacional Cubano Americana, tienen que sentirse desconcertados y furiosos por malgastar el dinero sin lograr resultados, algo por lo que tendrá que responder la grosera e inculta Berta Soler, si es que quiere continuar recibiendo miles de dólares para mantener su alto nivel de vida.

Por eso recordamos a José Martí cuando aseveró con tanta lucidez:

“…un bufido del honor puede echar atrás a los que, por hábitos de rebaño, o el apetito de las lentejas, se salen de las filas en cuanto oyen el látigo que los convoca, o ven el plato puesto”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s