Quién podrás más


Arthur González

cuba_usaEl debate producido en Estados Unidos después del sorpresivo anuncio del presidente Barack Obama, de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba, es amplio y fuerte.

Por una parte están los que reconocen el fracaso de una política altamente costosa en recursos financieros y en sus relaciones exteriores con América Latina, y por la otra la extrema derecha, incluida la mafia terrorista anticubana que vive del viejo estribillo de que Cuba es una “amenaza” para su seguridad nacional.Han transcurrido 56 años desde que Washington abrió fuego contra La Habana, al no resultar el triunfo revolucionario una buena opción para su política y economía.

Desde 1959 se cuentan por centenares los planes de asesinato contra Fidel Castro, a los que se suman Programas de Acción Encubierta, entre ellos el más amplio organizado contra un estado extranjero, conocido como “Proyecto Cuba” o “Operación Mongoose”, que contaba con 32 tareas.

Esas tareas contemplaban acciones políticas, diplomáticas, económicas, psicológicas, de espionaje, actos terroristas, el estímulo y apoyo logístico a grupos contrarrevolucionarios, las que pretendían provocar una rebelión del pueblo, que sirviera como justificación para la intervención militar directa de Estados Unidos.

El resultado de esa hostilidad devino en un total desgaste para Estados Unidos, el rechazo mundial por el Bloqueo contra Cuba, el más largo de la historia de la humanidad, unido al fiasco por no haber podido alcanzar los objetivos propuestos.

Los cientos de miles de millones empleados para derrocar a la Revolución en más de medio siglo, hubiesen servido para asegurarle gratuitamente los estudios universitarios a todos los norteamericanos nacidos después de 1960, el pago de los servicios médicos de todos los menores de 18 años y a buena parte de todos los jubilados. Algún día se podrá calcular el monto del dinero perdido en una causa tan injusta.

Después de la decisión de Obama, son muchos los estadounidenses con sentido práctico que reconocen las amplias posibilidades que esta nueva etapa les abre para sus negocios.

Ese es el motivo por el cual durante estos días casi un centenar de empresarios estadounidenses arribaron a La Habana para sostener reuniones con funcionarios cubanos, a fin de conocer las oportunidades que ofrece Cuba.

Paradójicamente, entre los estadounidenses que llegaron a la Isla aparecen funcionarios de los departamentos de Comercio y Tesoro, quienes se encargan de sancionar a las empresas que se atrevan a negociar con Cuba.

96 de esos comerciantes pertenecen al sector agrícola, reunidos recientemente en la “Coalición Agrícola de Estados Unidos por Cuba”, que tiene como objetivo lograr en el Congreso el fin del Bloqueo.

Cuba tiene para el año 2015 un presupuesto de dos mil millones de dólares para la importación de alimentos, siendo muy atractivo el mercado norteamericano por la reducción de los costos en flete y seguro.

La Casa Blanca confirmó que en las próximas semanas viajarán a La Habana delegaciones de los departamentos de Estado, Comercio y Tesoro, para exponer en detalles los cambios aprobados en enero por Obama, que facilitan el comercio, los viajes de estadounidenses y el envío de remesas a Cuba.

Recientemente se anunciaron negociaciones en el sector de las telecomunicaciones entre la empresa cubana ETECSA y la compañía estadounidense IDT, y se esperan otras en el campo de la informática, incluida la venta de servicios, software, computadoras y teléfonos celulares.

Funcionarios de Domestic Telecom, (IDT) confirmaron tener listo un acuerdo para restablecer una conexión directa entre los dos países, algo que dejará amplios dividendos económicos para ambas entidades, tomando en cuenta el flujo incrementado de llamadas por la masa de cubanos residentes en Estados Unidos.

La compañía Apple, especializada en temas informáticos, anunció en febrero que sus productos y parte de su software serían vendidos a Cuba, a lo que se sumó el consorcio Netflix, llamado “El gigante de vídeo en línea”, al abrir nuevas suscripciones desde la isla.

Si la mafia de origen cubano sueña con detener esa bola de nieve que se mueve cuesta abajo con un peso económico incalculable, tendrá que cantar un tango al mejor estilo de Carlos Gardel, cuando expresó: “Adiós muchachos compañeros de mi vida….”

Obama piensa que con esas acciones puede transformar el proceso socialista cubano y retrotraer la historia a un pasado bien conocido para el pueblo cubano.

En realidad quien tiene que cambiar y transitar hacia una relación respetuosa con Cuba es Estados Unidos, y dejar de soñar con adueñarse a la Isla como lo hizo Thomas Jefferson en 1823, cuando declaró:

“Confieso con toda sinceridad que siempre consideré a Cuba como la adición más interesante que pudiera hacer nuestro sistema de estados”.

Con tantos fracasos acumulados en la historia de más de dos siglos de obsesión por apoderarse de Cuba, Obama debe aceptar la decisión soberana de los cubanos de ser libres e independientes, aprovechar este momento y recordar lo expresado por José Martí cuando dijo: “La amistad es el crisol de la vida”.

Acepte pues esa amistad y dé por terminada la vieja ambición de anexarse a la Mayor de las Antillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s