Nuevo Plan contra Cuba


Arthur González

Margallo3En política no hay casualidades todo se prevé y planifica, por tanto que en Estados Unidos iniciaran una campaña para acusar a Cuba de tener como refugiada política a la disidente negra Joanne Chesimard, conocida como Assata Shakur, y acto seguido que España siga similares pasos al plantear que mantiene una “negociación discreta” para conseguir que La Habana extradite a miembros de la ETA refugiados en Cuba, no es cosa del azar. Ante la decisión del presidente Barack Obama de restablecer relaciones diplomáticas con la isla, las autoridades de La Habana han expresado la necesidad de que se le excluya de la manipulada lista de países que apoyan el terrorismo, de la que nunca debió ser parte.

Fue el presidente Ronald Reagan, en su histeria anticomunista, quien decidió hacerlo en 1982 como pretexto para arreciar la Guerra Económica, con la intensión de ver caer el socialismo, algo que nunca pudo lograr.

Se conoce que la derecha dentro del Congreso estadounidense unida a la mafia terrorista anticubana, rechazan la nueva política de Obama e intentan demostrar que esa decisión es un error, y Cuba debe continuar en esa lista; por tanto intentan desesperadamente crear situaciones que les permita conformar una matriz mediática a su favor.

Llama la atención que sea el gobernante Partido Popular español, estrechamente ligado a la mafia anticubana de Miami, quien acuse al ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, de perjudicar la supuesta negociación por sus conversaciones con el mandatario cubano Raúl Castro y el apoyo público brindado a la exigencia de que se le retire de la politizada lista.

Cuba ha reiterado que los etarras que se encuentran en la isla desde hace varias décadas, fueron recibidos a solicitud del propio gobierno de España en época de Felipe González, y ninguno de ellos se encuentra vinculado a acciones políticas contra la península, algo que las autoridades ibéricas aseguran, debido al monitoreo que ejecutan sobre el pequeño grupo de etarras.

La evidencia de que existe un nuevo plan anticubano está en las palabras del actual canciller español José Manuel García-Margallo, al decir: “lo que ha complicado el proceso es el hecho de que Zapatero pidiese, en su rueda de prensa en la Isla, que Estados Unidos saque a La Habana de su lista de estados patrocinadores del terrorismo”.

De acuerdo con las declaraciones de García-Margallo, España estaba analizando las extradiciones de los etarras con la subsecretaria de Estado, Roberta Jacobson, con el propósito de negociarlo con Cuba, en demostración de que el gobierno español estaba tratando de hacerle ver a Obama que Cuba sí apoya el terrorismo internacional, en concordancia con las posición de la ultraderecha y la mafia anticubana de Miami.

Inmediatamente que el canciller español hizo declaraciones ante la prensa sobre el particular, la noticia que empezó a divulgarse fue que “la presencia de miembros de ETA en Cuba son un nuevo escollo al deshielo entre Estados Unidos y la isla”.

En la lista de marras solo se mantienen la República Islámica de Irán, Siria y Sudán, pues el presidente George W. Bush excluyó en el 2008 a Libia y a Corea del Norte, países que tienen gobiernos no aceptables para los norteamericanos.

La permanencia de Cuba en esa lista es una de las herramientas que emplea la Casa Blanca para justificar su criminal Bloqueo, que busca matar de hambre al pueblo con la ilusión de que se produzcan revueltas populares al estilo de las creadas en el Medio Oriente.

Los informes de 2011, 2012 y 2013 del Departamento de Estado sobre el tema, indican que “Cuba no presta ayuda de ningún tipo a grupos terroristas, solo a personas pertenecientes a ellos, y en los últimos años La Habana ha tratado de distanciarse de ellos”.

La inclusión de Cuba en la lista le prohíbe recibir ayuda de organismos multilaterales como el Banco Mundial, el FMI y el Banco Interamericano de Desarrollo, además de que se ve impedida de realizar transacciones bancarias, pues los bancos que lo hacen son multados por Estados Unidos con sumas millonarias, como ha sucedido en los últimos años.

Pero la poca memoria del actual canciller español al parecer le impide recordar que en España murió el dictador cubano Fulgencio Batista, responsable del asesinato de 20 mil cubanos, quien torturó, mutiló y dejó huérfanos a cientos de miles de niños y niñas antes de huir de la justicia en la madrugada del 1ro de enero de 1959, refugiándose en la isla portuguesa de Madeiras.

En esa oportunidad España no lo extraditó a Cuba ni le recordó sus horrendos crímenes y por eso tampoco fue incluida en ninguna lista del Departamento de Estado.

Este nuevo plan terminará como muchos otros, en el basurero de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s