Humanos sin derechos


Arthur González

ROSA M PAYA CUESTAMORUA Y BERTASOLER EN SENADO USAEl mes de febrero estuvo pleno de audiencias celebradas en Subcomités del Congreso estadounidense, ante los cuales testificaron algunos asalariados cubanos, esos que son pagados para ejecutar actos provocativos contra el gobierno de Cuba.Esos contrarrevolucionarios calificados con “disidentes” por la maquinaria mediática diseñada contra la Revolución, fueron privilegiados por senadores miembros de la mafia terrorista anticubana, para declarar su oposición a los cambios de la vieja y fracasa política de Estados Unidos contra la Isla.

Sin embargo, millones de ciudadanos norteamericanos no gozan de iguales privilegios para declarar ante el Subcomité de Derechos Humanos en la Cámara Baja del Congreso de país, que son humanos sin humanos.

El país que se cree con el derecho de acusar a cualquier otro estado del mundo de “violar” los derechos humanos, pisotea a sus propios ciudadanos y los priva de derechos fundamentales como es la salud.

Es derecho universal no es reconocido por Estados Unidos para evaluar su pésima actitud ante su pueblo, el que carece del elemental derecho a tener una vida saludable.

Hoy en Estados Unidos 41 millones de personas no tienen un seguro médico que los proteja y el sistema de salud que posee el país más poderoso del mundo es solo para aquellos que puedan pagar los altos costos que exigen los hospitales y clínicas por curar a un ser humano necesitado de asistencia médica.

El poderoso juez que acusa sin razón a otros estados que tienen un sistema o un gobierno no aceptable para Estados Unidos, tiene los más altos costos de salud del mundo, lo que limita a millones de personas a acudir a los hospitales a tratarse enfermedades curables porque o no cuentan con un seguro, o el que pueden pagar no cubre todos los tratamientos que requieren.

Se sabe que actualmente la mitad de las bancarrotas que sufren los norteamericanos son el resultado de las deudas contraídas por los servicios de salud, de ahí que la mayor preocupación del ciudadano estadounidense es precisamente como enfrentarse a una enfermedad y más aun a una intervención quirúrgica.

Cada día los médicos y especialista se salud cobran salarios más elevados, lo que encarece cualquier tratamiento por mínimo que sea.

Pero esos 41 millones de norteamericanos son olvidados por el senador Marco Rubio, Bob Menéndez y la representante Ileana Ros-Lehtinen ni uno solo ha sido invitados por ellos a declarar ante el Congreso como han visto morir a sus padres, hijos esposos o hermanos por no poder asumir el alto precio de una operación o un tratamiento.

Estos mismo que acusan a Cuba de “violar” los derechos humanos, también se oponen a la propuesta de mejorar el sistema de salud e incluso al cacareado Obamacare, que solo ofrecen las agencias privadas de seguro y por tanto continúa sin resolver el problema de 41 millones de seres humanos sin derechos.

Mucho tienen que aprender del sistema de salud cubano el cual les garantiza a todos una asistencia médica total y gratuita. Después aseguran que hay que parecerse ellos. ¡Sola vaya!

Un pensamiento en “Humanos sin derechos

  1. Pingback: Umani senza diritti | progetto cubainformAzione

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s