Táctica sin cambios


Arthur González

Roberta jacobsonLa subsecretaria del Departamento de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, durante su visita a Cuba para las conversaciones sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas, ofreció una conferencia de prensa en la que enfatizó:

“Mi país está cambiando la táctica o la forma de implementar su política hacia Cuba, pero no ha abandonado sus fines”.Traducida al español esta idea quiere decir que Estados Unidos mantendrá sus objetivos de destruir a la Revolución cubana, empleando caminos diferentes a los que en más de medio siglo no le dieron resultados.

Si esa será la nueva tónica de las relaciones esperemos un panorama casi idéntico al que ya ejecutaron y que tuvo un fracaso total. Evidentemente no aprenden las lecciones.

En ese camino y como si desafiaran a Cuba, solo 5 días después que el presidente Barack Obama anunció el paquete de medidas aprobadas para la normalización de relaciones con la isla, el propio Departamento de Estado informó la aprobación de 11 millones de dólares para financiar proyectos que promuevan los derechos civiles, políticos y laborales en Cuba.

¿Es así como se construyen relaciones de confianza entre dos países?

El rumbo continuará errado, algo que al parecer no acaban de interiorizar los que diseñan la política exterior de Estados Unidos, pues no se puede estar bien con dios y con el diablo a la vez.

La Casa Blanca, el Consejo de Seguridad y el Directorado de Inteligencias comprendieron que es imposible continuar en una posición que le trajo más problemas que éxitos, por la que son condenados anualmente en la Asamblea General de la ONU, debido a su criminal bloqueo económico contra Cuba, incluidos sus principales aliados de la OTAN. En Latinoamérica tienen el desprecio de todos los pueblos y gobiernos.

Sin embargo, se sienten atados a la mafia terrorista anticubana que no acepta un reconocimiento del fracaso e insisten en darse golpes contra una pared de hormigón armado que no ha sufrido la menor fractura en 56 años.

Los propios diplomáticos estadounidenses acreditados en La Habana reconocen que la contrarrevolución, bajo la etiqueta made in USA de “sociedad civil disidente”, no es más que una minúscula masa de personas interesadas en obtener dinero fácil, sin respaldo popular, capacidad de liderazgo y ausentes de la menor posibilidad de dirigir el país.
Si de derechos humanos se trata, Estados Unidos tiene el número uno en la lista de violadores.

Ha invadido sin justificación real a países lejanos a su frontera, asesinando a miles de civiles en los bombardeos a ciudades, encarcelado sin derecho a juicio a centenares de personas, emplea métodos crueles de tortura al estilo medieval, reconocido públicamente en más de 500 páginas de un reciente informe de la CIA y por el Comité contra la Tortura de la ONU.

Alimenta por la fuerza a los detenidos que se niegan a comer, asesina y persigue a personas de raza negra en su propio país, por solo tener un color diferente al de los anglosajones, sin llevar a los tribunales a los policías blancos responsables.

Asesina a inmigrantes latinos que intentan cruzar la frontera en busca de trabajo y construyó un muro de cientos de kilómetros a lo largo de su frontera con México, mucho más alto y con más muertos que el cacareado Muro de Berlín.
Ejecuta experimentos con seres humanos para probar su resistencia a enfermedades contagiosas, como reconocieron en el caso de la gonorrea infestada intencionalmente en Guatemala.

Apoyan gobiernos dictatoriales impuestos mediante golpes de Estado, como el caso de Honduras, en el cual su presidente Manuel Zelaya, fue secuestrado y trasladado fuera del país, sin que dicha acción fuese condenada por la Casa Blanca.

Otro tanto sucedió con el golpe de Estado que financiaron y ejecutaron contra el presidente Hugo Chávez en Venezuela.

Mantienen libremente en su territorio a terroristas internacionales, entre ellos Luis Posada Carriles, autor de la voladura en pleno vuelo de un avión civil cubano, que cercenó la vida de 73 personas inocentes.

La lista de violaciones es larga y conocida en el mundo, que incluye además la intercepción ilegal de las comunicaciones privadas de millones de personas del mundo, incluso de mandatarios extranjeros, además de reclutar y financiar a cientos de periodistas para trasladar informaciones falsas y tergiversadas, acorde a sus intereses hegemónicos.

Si esa será la nueva táctica que sueñan en aplicarle a Cuba, tendrán 56 años más de fracaso, hasta que surja una nueva clase de funcionarios que se decida a reconocerlo y aceptar las diferencias entre dos países vecinos, los que pueden vivir en armonía si se respetan mutuamente, bajo el principio enarbolado por Benito Juárez de que “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

6 pensamientos en “Táctica sin cambios

  1. Pingback: Tattica senza cambiamenti | progetto cubainformAzione

  2. Pingback: Tattica senza cambiamenti | progetto cubainformAzione

  3. Pingback: Cambia la táctica los fines sin cambios. #Cuba #EEUU | Cuba por Siempre

  4. Pingback: Nunca jamás | El Heraldo Cubano

  5. Pingback: Nunca jamás |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s