Los estertores de la muerte


Arthur González

eL cAMAJÁN-sina ROBERTA JACOBSONEn un evidente pataleo ante una muerte inesperada, la contrarrevolución en Cuba financiada por la Casa Blanca, ve avanzar a la guadaña envuelta en la bandera de Estados Unidos, esa misma que el 17 de marzo de 1960 los parió por obra y gracia del 1er Programa de Acción Encubierta, que el entonces Presidente D. Eisenhower le aprobó a la CIA, con la intensión de derrocar a la triunfante revolución cubana.Después de más de medio siglo malgastando miles de millones de dólares, el actual Gobierno norteamericano dio un brusco giro en su política, al reconocer que la seguida contra Cuba es un fracaso y por tanto tienen que cambiarla, algo que descoloca a los que hasta la fecha fueron figuras principales del teatro bufo que interpretaron durante varias décadas.

Estados Unidos tenía que cambiar el rumbo de su política arcaica, que solo los ha conducido a que 188 países del mundo la rechacen, donde América Latina apoya plenamente a Cuba.

En Miami como en Cuba, los que viven del cuento de ser “disidentes”, tiemblan ante el restablecimiento de relaciones por las recientes declaraciones de la subsecretaria de Estado, Roberta Jacobson, de que las mismas se regirán por la Convención de Viena de 1961, la cual establece en su artículo 41:

-Sin perjuicio de sus privilegios e inmunidades, todas las personas que gocen de esos privilegios e inmunidades deberán respetar las leyes y reglamentos del estado receptor. También están obligados a no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado.

– Los locales de la misión diplomática no deberán ser utilizados de manera incompatible con las funciones de la misión, tal como están enunciadas en la presente Convención, en otras normas del derecho internacional general o en los acuerdos particulares que estén en vigor entre el Estado acreditante y el Estado receptor.

La contrarrevolución ve en peligro el apoyo incondicional que reciben actualmente en la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana; el entrenamiento que reciben; la entrega de medios para sus provocaciones y el acceso gratuito a Internet para enviar informaciones falsas y tergiversadas sobre la realidad cubana.

El mayor temor está en perder el dinero que les permite vivir sin necesidad de trabajar.

Ahora aquellos que se sintieron mimados por los norteamericanos por casi un siglo y se creyeron actores indispensables en la política de Estados Unidos; acusan al Presidente Obama de abandonarlos.

Uno de los que lloran inconsolablemente es Guillermo Fariñas, saludado por Obama en diciembre del 2013, a pesar de sus antecedentes penales por agredir a la directora del Hospital Pediátrico donde laboraba, mucho antes de convertirse en “disidente”.

La vida demostró que no son ni serán figuras claves en la situación actual y futura de Cuba, tal como informó en 2009 Jonathan Farrar, cuando era jefe de la Sección de Intereses en La Habana.

En su cable confidencial decía:

“Sin un verdadero milagro entre los líderes de la oposición […] no es probable que el movimiento disidente tradicional pueda reemplazar al gobierno cubano”. “…Es preciso que busquemos en otra parte, incluso dentro del propio Gobierno, para identificar a los más probables sucesores del régimen de Castro”

“Las encuestas informales que hemos hecho entre solicitantes de visas y refugiados muestran que las personalidades disidentes o sus agendas son prácticamente desconocidas”.

La contrarrevolución interna y sus patrocinadores en Miami se oponen a la nueva línea política de la Casa Blanca, la que pretende erosionar al sistema socialista desde adentro, en la búsqueda de nuevos actores para lograr la deseada “Transición Pacífica hacia el capitalismo”.

En su agonía, inventan supuestas represiones del Gobierno contra la “oposición”, pero La Habana está abarrotada de periodistas que pueden comprobar fácilmente tal mentira.

El informe confeccionado por Mr. Farrar en abril del 2009, cobra vigencia ante la reacción asumida por los contrarrevolucionarios, cuando aseveró:

“Las pugnas actuales entre el liderazgo de la Agenda para la Transición ofrecen un buen ejemplo”. “…debemos continuar abriendo Cuba a la era de la información, a través de medidas como las anunciadas el 13 de abril 2009, para ayudar y estimular a las generaciones más jóvenes de cubanos…”

Roberta Jacobson recibe a los disidentes cubanos en la sede de la SINA 4La Sra. Jacobson sostuvo un desayuno con la contrarrevolución horas antes de iniciar su conversación con las autoridades cubanas, al que fueron invitados entre otros, Yoani Sánchez, Eliecer Ávila, Martha Beatriz Roque, Berta Soler, Antonio González-Rodiles, José Daniel Ferrer y Dagoberto Valdés.

Es posible que no pudiera tomarse ni un sorbo de leche ante tanta hipocresía, como la farsante Martha Beatriz y la grosera Berta Soler.

Ese contacto sirvió para demostrarle que si Estados Unidos pretende entablar un diálogo serio con Cuba, tendrá que hacerlo con personas de nivel profesional y ético como el demostrado por la Directora general para Estados Unidos de la cancillería cubana.

Porque como manifestó José Martí:

“La vida práctica necesita de hombres prácticos”.

2 pensamientos en “Los estertores de la muerte

  1. Pingback: Los estertores de la muerte |

  2. Pingback: La disidencia en #Cuba y los estertores de la muerte. #EEUU | Cuba por Siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s