España de arrogante a preocupada


Arthur González

Antonio López-IsturizCuando el pasado 4 de enero del 2015 el español Antonio López-Isturiz, eurodiputado del PP y secretario general del Partido Popular Europeo, advirtió con petulancia a las autoridades de La Habana que “no habrá acuerdo de diálogo político y cooperación con la UE mientras siga negándose a hablar de la situación de los Derechos Humanos en la isla”, no calculó que el Gobierno de Estados Unidos iba a instrumentar el paquete de medidas anunciadas por el Presidente Obama el 17.12.2014, y las posibles consecuencias negativas que podrían llevar estas para España y Europa en general.La Unión Europea bajo presiones de la mafia anticubana de Miami aprobó en 1996, por recomendación del presidente español José María Aznar, la conocida Posición Común como medida de sanción a Cuba, con la ilusión de que la misma derivaría en la caída del socialismo.

Casi 20 años después la realidad los golpea; Cuba mantiene su línea política y esa Posición le impide a la UE ampliar sus nexos comerciales y políticos con la Isla, en momentos en que la crisis económica los afecta fuertemente desde 2008 y el mercado cubano en parte pudiera aliviar sus penurias.

A pesar de estar consientes que el bloque comunitario puede quedarse fuera del juego, debido al restablecimiento de relaciones diplomáticas de Estados Unidos con Cuba, Bruselas se empecina en mantener sus ineficaces presiones sobre La Habana, bajo el mito creado desde Miami de las supuestas violaciones de los Derechos Humanos, algo que Washington no tuvo en cuenta para decidir cambiar su estrategia política.

López-Isturiz se atrincheró en su posición anticubana, al suponer que las medidas anunciadas por la Casa Blanca no tendrán el visto bueno de la Cámara de Representantes y del Senado, donde los republicanos tienen mayoría, soslayando que ese cambio de política no es obra solo del Presidente, sino de la voluntad del grupo que tiene poder real de Estados Unidos.

Sin embargo, altos funcionarios españoles más realistas solicitaron adicionar a la agenda de la reunión de Cancilleres en Bruselas que se inició el 19.01.2015, un debate sobre las consecuencias que traería para Europa el deshielo entre Washington y La Habana, donde los europeos llevarían la peor parte en el futuro comercio de la Isla.

La tercera ronda de negociaciones entre la UE y Cuba, prevista para enero 2015, con vistas a alcanzar un acuerdo de cooperación y diálogo político, fue reprograma a solicitud de Cuba para los primeros días del mes de marzo.

Es probable que el motivo de ese aplazamiento fueran las conversaciones secretas que La Habana sostenía con Washington desde hacía 18 meses, que culminaron con las recientes medidas anunciadas por Barack Obama.

A pesar de haber sido la promotora de las sanciones mediante la llamada Posición Común, España es el país de la UE que más inversiones e intercambio comercial y político sostiene con la Isla, y por tanto las ve peligrar ante la pujanza de un comercio entre vecinos distantes a solo 90 millas que tuvieron históricamente fuertes lazos económicos, y pudieran incrementarse ante la presencia de una fuerte colonia de cubanos con sentimientos más sólidos que los de Europa.

De ahí el brusco giró de los ibéricos que con razón han pasado de arrogantes a preocupados.

Por eso debemos tener presente a José Martí cuando en 1894 sentenció:

“Las cosas hay que verlas en sus causas y objeto, no en la superficie”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s