Les salió el tiro por la culata


Arthur González

Marco Rubio-BrookingEl gobierno de Estados Unidos persiste en su empeño de destruir a la Revolución cubana y para ello no escatima dinero ni tiempo.

El esquema seleccionado desde las últimas décadas es la llamada “Transición Pacífica a la Democracia”, eufemismo para desmantelar el socialismo.Para lograr su sueño diseñan cientos de variantes, una de ellas contemplada en recomendaciones del Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos y de la Brookings Institution, que contemplan entre los objetivos para lograr los cambios en Cuba:

  • Promover en Cuba los intereses y valores estadounidenses, con el fin de acelerar el día en que una Cuba plenamente democrática, pueda asumir una relación normal y amistosa con Estados Unidos.
  • Medios que deben utilizarse para tratar de lograrlo y por tanto se propongan apoyar, alimentar y reforzar la sociedad civil que comienza a surgir en la Cuba de hoy.

Entre la docena de medidas que se trazan en ese plan, vislumbran:

  • Reducir o eliminar las restricciones existentes que dificultan los intercambios académicos de graduados y de postgrado, emitir una licencia con carácter permanente a todos los estadounidenses que deseen viajar a Cuba.
  • Iniciar un programa basado en la asignación de fondos para que cubanos estudien en universidades norteamericanas y en institutos de entrenamiento técnico.
  • Envío a Cuba de profesionales que asesoren en la organización de pequeños negocios y fincas privadas. Incluiría la invitación a Estados Unidos de homólogos cubanos.
  • Suprimir el límite de gastos de las personas que viajen a Cuba, lo que posibilitará realizar contactos, invitaciones, adquisiciones y otras actividades que ayudarían a solidificar la vinculación con las contrapartes cubanas y dar una imagen positiva ante ellos.

Como parte de esas medidas iniciaron las visitas de cientos de estudiantes norteamericanos y dentro de esas el pequeño crucero Universe Explorer, con el programa Semestre en el Mar, que no solo tocan puerto cubano sino en 17 países durante seis meses.

El gobierno de George W. Bush decidió prohibir que en esos viajes, los estudiantes se entrevistaran con el presidente Fidel Castro, quien los atendía personalmente haciendo derroche de conocimientos y sabiduría como pocos dirigentes en el mundo, algo que fascinaba a los jóvenes norteamericanos, pues jamás han tenido un presidente con similares características.

Ante esa limitación el buque dejó de tocar La Habana durante varios años.

Con la presidencia de Barack Obama, el Universe Explorer volvió, pero los resultados no son los esperados por el Consejo de Relaciones Exteriores; todo lo contrario.

Han sido tantas las mentiras, tergiversaciones e invenciones de la mafia cubana radicada en Miami, que al llegar a La Habana los jóvenes norteamericanos se bañan de valores cubanos, de la alegría de su gente a pesar de tantas penurias provocadas por el Bloqueo, de su música contagiosa, cultura y de la belleza natural de su pueblo.

Enfrentarse al desfile de autos de los años 40 y 50 que de forma cotidiana trasladan a miles de cubanos por sus avenidas y calles, es como viajar a la época de sus abuelos, disfrutar de la recuperación de plazas, casas y palacetes de la Habana del siglo XIX y deleitar un sabroso daiquiri, trago predilecto del escritor Ernest Hemingway, a base de ron, jugo de limón y azúcar.

El contacto con el pueblo les demuestra la libertad de expresión, movimiento, diversidad de creencias religiosas y de orientación sexual, con la que viven los cubanos, bien diferente a lo escuchado en su país.

La experiencia disfrutada por los 600 estudiantes norteamericanos y sus profesores no podrá ser acallada por sus autoridades.

Brett Gelfand, estudiante de Finanzas en Universidad de Georgia, expresó:

El Bloqueo es una política del pasado, impuesta hace 50 años por razones políticas y no beneficia a nadie. Debemos tratar de averiguar cómo nuestra generación puede contribuir a salir de esta situación”.

Precisamente eso es lo que la mafia anticubana no quiere que se diga ni se sepa, porque al comprobar la realidad de la isla, personas como la profesora Celeste Delgado, plantean que la visita les va a servir para desmontar muchas ideas preconcebidas que tenían sobre Cuba.

Informaciones obtenidas sobre los logros del proceso social cubano provocaron que Steven Almendaris, de la Elon University, expresara:

“Me impresionó saber que en Cuba solo el 0,2 % de la población es analfabeta y conocer que en la Campaña de Alfabetización, las mujeres fueron protagonistas principales; lo que contribuyó a darles más poder y autoridad”.

Una estudiante italiana, Francesca Maviglis, dijo sentirse muy feliz y aseguró haberse emocionado porque su abuelo materno no sabía leer ni escribir, y por tanto se va de Cuba muy identificada con la historia de su educación, como un símbolo de ayuda a todos.

La verdad sobre el injusto y amañado proceso jurídico contra 5 cubanos acusados de espionaje, que trabajaban sobre los grupos terroristas radicados en Miami, es una de las cuestiones que más temían en la Casa Blanca.

La influencia que diseñaron sobre los cubanos les salió al revés, porque como dijo José Martí:

“…la verdad, una vez despierta, no vuelve a dormirse”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s