Engañifas versus dinero


Arthur González

Coco FarinaA semejanzas del viejo cuento de “Juanito y el Lobo”, donde el pastorcillo gritaba a menudo que se lo comía el lobo, con el propósito de atraer la atención de los demás pastores para burlarse de ellos, el psicópata Guillermo Fariñas alias “El Coco”, anda divulgando que “los castristas querían asesinarlo”.Estaba vez se le fue la mano, al afirmar vía telefónica al NTN24 de Miami, que un “colaborador” de los Castros había intentado asesinarlo.

Lo que ocultó fue el motivo de la riña en la que salió herida una de sus asalariadas, al enterarse el agresor José Alberto Botell Cárdenas, del contenido de una carta remitida desde Miami a “El Coco”, con la lista de algunos “disidentes” a los que el Departamento de Inmigración y Naturalización de la Florida no les otorgaría visa, a propuesta del propio Fariñas.

José Alberto Botell Cárdenas fue detenido por la policía y sometido a investigaciones por ese hecho.

Son incontables las noticias inventadas por Fariñas a lo largo de estos años respecto a supuestas golpeaduras, represiones, detenciones arbitrarias y muchas otras más.

Esa situación provoca que los diplomáticos norteamericanos acreditados en La Habana envíen cables confidenciales al Departamento de Estado, con copias al Consejo de Seguridad Nacional y a la CIA, donde plasman opiniones funestas sobre la llamada “oposición” interna cubana, su falta de reconocimiento y apoyo popular, unido al afán desmedido por el dinero fácil y la constante división entre ellos. Así se ha comprobado gracias al sitio WiKileaks.

Un elemento que se pone al descubierto con los hechos de violencia entre la “disidencia”, es su baja calidad humana, muchos con conductas antisociales y antecedentes penales, que traen como resultado actos denunciados por Cuba y que solo se les da crédito cuando viajan a otros países en calidad de “refugiados políticos” y las autoridades constatan en carne propia la baja calaña de los “opositores”.

Un ejemplo es España, que haciéndole el juego a la guerra sicológica diseñada por Estados Unidos contra la Revolución, recibió a más de 100 de esos asalariados con sus familiares y a los 60 días ya los calificaba de “revoltosos”, retirándoles todo el apoyo que les daban mientras estaban en la isla al servicio de la política norteamericana.

Cuba ha denunciado que esos “opositores” fueron creados por la CIA en su intento por destruir a la Revolución, algo confirmado cuando vieron la luz numerosos Programas de Acción Encubierta y miles de documentos oficiales de Estados Unidos, donde se detallan las acciones diseñadas contra el proceso socialista cubano.

Es público que la Casa Blanca asigna anualmente 20 millones de dólares para la subversión contra Cuba y con parte de ese presupuesto se conforman denuncias falsas, apoyadas por campañas mediáticas, con el objetivo de crear la ilusión de que un “movimiento opositor” interno avanza.

Durante 56 años los cubanos han comprobado a través de la TV como actúan con doble rasero esos “disidentes”, engañando hasta sus propios patrocinadores en Washington, como los famosos reportes periodísticos enviados a la emisora anticubana Radio Martí, por Carlos Serpa Maceira, donde describía falsas agresiones sobre las llamadas Damas de Blanco y al final resultó ser un eficiente agente de la Seguridad del Estado cubano.

Personas con sostenidas conductas antisociales como Sonia Garro y su esposo, José Daniel Ferrer de la UNPACU, el propio Fariñas acusado y condenado por agredir a la directora del hospital donde laboraba antes de integrar las filas de la “disidencia”, la inculta y grosera Berta Soler y casi la totalidad de sus damas de apoyo, pagadas con el dinero de Miami para las provocaciones dominicales, son muestras de ello.

De Fariñas se conocen antecedentes que exige altas sumas de dinero por firmar avales para el Servicio de InmigrEngañifas versus dinero-desclasificadoación de La Florida, con el fin de obtener visas de refugiados políticos.

Luchas intestinas por obtener más dinero caracteriza a esos grupúsculos, puesto de manifiesto en la zona oriental de Cuba entre las llamadas Damas de Blanco.

Los viajes al exterior pusieron a prueba a los “opositores”, al mostrarse tal cual son, sin educación formal, falta de liderazgo, incoherencia en sus discursos, ausencia de programas para enfrentar la futura dirección del país y mucha avidez por artículos materiales, conductas que no les permiten obtener apoyo de los gobiernos occidentales, al comprobar el engaño al que han sido sometidos por Estados Unidos.

Los años pasan y la “disidencia” no se consolida ni resulta atractiva para la juventud, algo que obliga a una profunda reflexión pues once millones de cubanas y cubanos no pueden estar equivocados.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s