Margallo y la transición


Arthur González

Margallo y Díaz CanelCon los que difaman a Cuba a diestra y siniestra, nunca se queda bien. Lloran si les dan y lloran si les quitan.

Esta ambigua posición quedó demostrada con los titulares de la prensa española y los reportes que enviaron desde La Habana varios de los asalariados de Washington, al intentar hacerle creer a Europa y a Miami que el presidente cubano Raúl Castro le hizo un desplante al canciller español José Manuel García-Margallo, por no recibirlo durante su reciente visita a La Habana.Todo el programa del canciller español se basó en el tema de la Transición, así lo voceó desde que manifestara sus primeras intensiones de visitar la isla, sin embargo cuando fue atendido por el nuevo Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, empezaron las críticas y los calificativos insultantes.

¿Cómo se puede considerar un desplante que un canciller sea recibido por el hombre que representa el cambio generacional del país?

¿Acaso eso no está en correspondencia con la Transición deseada por el español?

Raúl Castro ha anunciado que su mandato culmina en su segundo período en el 2018, y debe sucederlo Miguel Díaz-Canel, para lo cual evidentemente se está preparando. ¿Acaso eso no está en la misma línea que desea España para Cuba?

Si hubiese sido Castro quien lo recibiera la prensa reaccionaria lo calificaría de “inmovilismo”

A Margallo lo atendió el representante de la nueva generación de dirigentes nacidos después del triunfo de la Revolución de 1959, algo muy deseado por los que quieren ver a los Castro fuera del poder.

Pero la verdad del disgusto de la ultraderecha reaccionaria es que se han dado cuenta que a pesar de la Guerra Económica, sus campañas mediáticas y los planes de la CIA, la Revolución socialista tendrá continuidad en las generaciones venideras de cubanos, los que siempre seguirán el ejemplo de Fidel y de Raúl.

José Manuel García-Margallo vino por lana y salió trasquilado, al constatar que en la isla si hay Transición, pero no la que él desea hacia el capitalismo sino hacia la sucesión de dirigentes más jóvenes con ideología marxista.

Mucho más beneficioso para el canciller sería entender que quién requiere de cambios inmediatos es España, para resolver de una vez por todas la falta de trabajo, detener los recortes presupuestarios de sus programas sociales y darle al pueblo lo que millones de españoles exigen en manifestaciones populares: Pan, Trabajo, Techo y Dignidad.

Los españoles exigen una verdadera Transición para recuperar la dignidad de sus hijos quebrantada por recortes y políticas neoliberales, que la han convertido en uno de los países más pobres de la Unión Europea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s