Cada cual a su lugar


Arthur González

garcia_margallo_12mar14El próximo 24 de noviembre el canciller español Manuel García-Margallo visitará La Habana por dos días, previéndose un encuentro con el presidente cubano Raúl Castro. Suficiente para que los asalariados del gobierno estadounidense, incluidos los que residen en España, inicien sus presiones sobre el alto funcionario español con el objetivo de que sostenga entrevistas con elementos contrarrevolucionarios.

Una de las organizaciones financiadas por Washington en su obtusa política anticubana, es el denominado “Observatorio Cubano de Derechos Humanos” (OCDH) con sede en Madrid, organización ciega, sorda y muda, ante las constantes violaciones de los derechos humanos del pueblo español, especialmente por brutal represión policial ante los reclamos por la pérdida de sus niveles de vida, el desempleo y los continuos recorte de presupuestos para la educación, salud y seguridad social.

La OCDH pretende que el canciller interceda por los miembros del Grupo de los 75 que permanecen en Cuba, y por los que están en el exterior, algo inconcebible si se tiene en cuenta que en España reside una gran parte de ese grupo, que aún viven en extrema pobreza, en carpas levantadas en plazas y nunca han sido atendidos por el ministro de Exteriores.

Hay que recordar que 12 de los 75 que fueron excarcelados por el gobierno cubano, se negaron a viajar al exterior y son mantenidos económicamente desde Estados Unidos, entre ellos José Daniel Ferrer, quien conformó por órdenes de la Misión diplomática norteamericana en La Habana, un grupúsculo de corte provocativo en la zona oriental de la isla.

Para España la llamada “oposición” creada por la CIA, no tiene el más mínimo peso en la situación interna, no es reconocida por los 11 millones de cubanos, no trabaja y tampoco participa en los procesos de transformación económica que se llevan a cabo en la actualidad, bajo la dirección de Raúl Castro.

Cuba tiene una alta significación política y económica para España dada su influencia en el área latinoamericana, y lo que representa en negocios actuales y futuros.

Importantes empresas españolas están presente en la isla, en sectores claves como el turismo, desafiando las leyes extraterritoriales impuestas por Estados Unidos.

Es cierto que el gobierno español dio apoyo a la contrarrevolución asalariada, haciéndole el juego a sus aliados norteamericanos, incluso los servicios de inteligencia colaboraron históricamente con la CIA, en la búsqueda de información y en el reclutamiento de personas que pudieran influenciar en altos dirigentes estatales, para lograr destruir el proceso revolucionario, mediante la supuesta “Transición pacífica” hacia la derecha.

Pasados 25 años de la caída del muro de Berlín y de la desintegración de la URSS, Cuba se mantiene socialista y con un pueblo unido, algo que no pasa inadvertido para la Unión Europea que ha visto perder oportunidades comerciales, al haberse dejado presionar por Estados Unidos.

En medio de la grave crisis económica que abruma a Europa, continuar con una política errónea contra Cuba no resulta sensato, y como un bumerán las sanciones impuestas en 1996 se han vuelto contra los europeos. Estados Unidos presionó a sus aliados de la OTAN para tratar de aislar a Cuba y la estrategia les volvió a salir por la culata.

Cuba, sometida al Bloqueo económico, comercial y financiero más largo de la historia moderna, juega hoy un papel principal en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, en la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), en la Comunidad del Caribe CARICON, y dentro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Recientemente fue invitada a participar primera vez en la Cumbre de las Américas a celebrarse en Panamá, por reclamo unánime de todos los países del área, en contra de la voluntad de Estados Unidos.

Por tanto, a la contrarrevolución creada, financiada y entrenada por los norteamericanos le va llegando su fin. No lograron ni una sola de la metas trazadas desde Washington y es hora de poner las cosas en su lugar.

Los “disidentes”, a pedir su sustento en Estados Unidos, mientras Europa debe recuperar sus negocios con los que verdaderamente gobiernan y deciden en Cuba.

Como se dice en buen castellano: Cada cual a su lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s