Mucho dinero en juego


Arthur González

cuba_usaSi Estados Unidos normalizara sus relaciones con Cuba, miles de sus empresarios ganarían millones de dólares por las ventas e importaciones de productos necesarios en ambos países.Millones de norteamericanos pudieran saborear el delicioso ron cubano, fumarse un buen puro confeccionado con el mejor tabaco del mundo, broncearse en sus limpias y bellas playas, además de evitar amputaciones del llamado “pie diabético”, gracias a un novedoso medicamento producido en la Isla, así como emplear vacunas contra el cáncer de mamas, cuello del útero, próstata y otras, creadas por científiheberprot-Pcos cubanos.

La industria de Cuba se revitalizaría con importantes inversiones estadounidenses y el comercio beneficiaría a muchos profesionales y trabajadores de Estados Unidos que producirían para el mercando cubano.

Sin embargo, un pequeño grupo de estadounidenses que viven del cuento de que la Revolución cubana es un “peligro” para la Seguridad Nacional de su país, dejarían de percibir los 20 millones de dólares anuales que aprueba la Casa Blanca, solo para acciones subversivas.

Es mucho el dinero que se destina para derrocar el sistema socialista cubano sin que nadie exija cuentas al Ejecutivo por esos gastos, que además no logran los resultados esperados.

Al mirar retrospectivamente, se aprecia que muchos de los que hoy exhiben fortunas envidiables, llegaron a Estados Unidos sin un centavo en los bolsillos, por tanto se puede hacer un cálculo de cuántos millones han desviado en beneficio personal. Un vivo ejemplo es el clan Mas Canosa.

Jorge Mas Canosa arribó a Miami sin profesión ni oficio, tampoco cursó estudios superiores allí, pero su carrera como agente CIA primero y traficante de armas después, lo convirtieron en un acaudalado “hombre de negocios”, privilegiado por alcaldes, gobernadores, senadores y presidentes.

Otros de esa misma camada consiguieron ser avezados políticos, solamente por inventar acusaciones y tramar la forma de hacerles creer a políticos norteamericanos que Castro es “un peligro” para Estados Unidos, llegando a conformar un lobby anticubano en el Congreso que logró quitarle al Presidente la autoridad que ostentaba para poder eliminar el Bloqueo contra la isla, impuesto desde 1962.

Ese grupito que tienen en sangre la picaresca hispano cubana, sabe perfectamente lo que puede perder de golpe y porrazo si hubiese un cambio radical en la línea política anticubana, algo que también presienten en Cuba quienes son mantenidos con parte de los 20 millones de dólares anuales que aprueba la Casa Blanca para tales menesteres.

Por eso no asombran las declaraciones más recientes del mitómano Guillermo Fariñas, que sin perder tiempo declaró: “Yo pienso que una normalización entre el gobierno de Cuba y el de Estados Unidos sería una traición a los cubanos y a la democracia. Berta Soler (la inculta y grosera asalariada de las Damas de Blanco) y yo, le pedimos al presidente Barack Obama durante una reunión que tuvimos en noviembre del 2003, que en cualquier negociación tendría que estar presente la contraparte del gobierno cubano, o sea, la oposición”.

Ninguno de esos apadrinados de Miami puede darse el lujo de desprenderse de los cientos de miles de dólares que reciben anualmente sin necesidad de trabajar, algo impensable para cualquier trabajador de la Unión Europea o de los propios Estados Unidos que tienen que laborar bien duro para obtener salarios que no alcanzan para mantener a la familia.

Siguiendo instrucciones de sus patrocinadores de la mafia anticubana, Fariñas es promovido por los medios de prensa Miamenses para crear matrices de opinión contrarias al mejoramiento de las relaciones bilaterales, pero el empleo de este personaje es un arma de doble filo que ya hace efectos contrarios a los planificados.

Como muestra de lo anterior está su participación en la TV para apoyar la campaña de Joe García por mantener su escaño en el Congreso y su posterior declaración cantinflesca desde México, ante las protestas del opositor Carlos Curbelo, al asegurar “no me inmiscuyo en las campañas electorales de Estados Unidos”, a pesar de su salida en un anuncio pagado por García como parte de su propaganda electoral.

Pero lo que sucede conviene y ahora en el propio Miami han tenido la oportunidad exclusiva de percatarse con lujo de detalles y sin destellos de una supuesta propaganda comunista, quiénes son realmente los autodenominados “disidentes” en Cuba y sus instructores en Estados Unidos, al comprobar que los argumentos y acusaciones aportados por La Habana tiene entera veracidad.

Esa es la razón por la cual The New York Times afirmase en su editorial del 01.11.2014: “Afortunadamente, ellos se están convirtiendo cada vez más en voces solitarias en el debate sobre la política hacia Cuba”.

Son muchos los millones que están en juego y una buena parte de los empresarios norteamericanos no desea perderlos. Solo hay que esperar para ver quién se anota el tanto.

2 pensamientos en “Mucho dinero en juego

  1. Pingback: Molto denaro in gioco | progetto cubainformAzione

  2. Pingback: Mucho dinero en juego, si se rompe el #bloqueo (#charlatanesyladrones #Cuba #Miami #España #EEUU) | Cuba por Siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s