Disidentes desertores


Arthur González

 Becarios mercenariosA diferencia de la profusa propaganda que hacen en Estados Unidos cuando algún deportista, artista o científico cubano decide no regresar a la isla, ahora que tres de los hijos, sobrinos e hijos de amigos de la grosera Berta Soler y del “ayunante recordista” de Cuba, Guillermo Fariñas, desertaron en Miami, no se dice ni una sola palabra. Ya se había filtrado que dos de los 15 estudiantes cubanos beneficiados con becas de la Fundación Nacional Cubano Americana, en el Miami Dade Collage, habían abandonado el programa mucho antes de su terminación, pero ahora se confirma que se les unió otro más, por tanto fueron tres los desertores. De eso la inculta Berta no dice ni una sola palabra, no le conviene que se conozca porque fue ella la coordinadora que participó directamente en la selección del “destacado” grupo.

Ley de Ajuste cubanoLos tres desertores del programa de la FNCA se acogieron a la Ley de Ajuste Cubano, aunque ninguno es “perseguido político” ni “huye” del comunismo.

Para que se tenga una idea clara de cómo actúan los yanquis, ahora los patrocinadores del programa de becas de la FNCA están exigiéndoles a los desertores que paguen los costos de las becas, algo que si lo hubiese realizado el gobierno cubano, la campaña en contra de tal medida sería más publicitada que la propia Coca Cola.

Se conocen los programas norteamericanos para estimular la deserción de los médicos cubanos que prestan colaboración en países donde los sistemas de salud son muy deficitarios. Uno que demuestra la bajeza moral yanqui es el Cuban Medical Professional Parole, en vigor desde Septiembre del 2006 en coordinación entre el Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU.

Sin embargo, Cuba nunca ha exigido que paguen ni un centavo de los miles de dólares empleados en su formación profesional.

La medida de respuesta de la FNCA es producto de la frustración que les causó haber gastado tantos miles de dólares en personas, que al final no van a materializar sus sueños de que al regresar a Cuba participen en provocaciones callejeras contra el Gobierno revolucionario, objetivo principal de la preparación que recibieron en el curso del Miami Dade Collage como supuestos líderes comunitarios; algo similar a lo que diseñó la USAID en el programa subversivo que recientemente denunció la agencia de prensa AP.

Entre los estudiantes de la mencionada beca de la FNCA está la hija de Berta Soler y Ángel Moya, la cual regresó a su casa en el reparto de Alamar con varias semanas de gestación, según dio a conocer un Blog desde la provincia de Camagüey, desconociéndose aún si el padre de la criatura es un ciudadano norteamericano u otro estudiante del College de algún país latinoamericano.

DINERO-EUPara tener una idea de cómo se malgasta en Miami el presupuesto que destina la Casa Blanca para las actividades de subversión contra Cuba, basta decir que cada uno de los estudiantes de ese “selecto” grupo le costó al erario público estadounidense la suma de 16 mil dólares, por concepto de boletos de avión, matrícula, albergue y alimentación, algo bien difícil de lograr por los ciudadanos residentes en Estados Unidos.

Directivos de la Fundación Nacional Cubano Americana aseguran que el presupuesto para esas becas ascendió a más de medio millón de dólares, recaudado mediante “donaciones privadas”, algo contradictorio con la información divulgada sobre los 3,4 millones que aportó el Departamento de Estado para “ayudar” a los derechos humanos en Cuba.

Sin dudas, el tema Cuba sigue siendo un negocio bien jugoso para algunos en Miami, que se han enriquecido a costa de la supuesta lucha para “liberar la isla del comunismo”, ayudar a los “derechos humanos” y cuanto invento se les ocurre a los que han convertido las campañas y planes anticubanos en una forma de vida.

Con experiencia suficiente para continuar haciendo malabares con el presupuesto que asigna Barack Obama para los planes subversivos, directivos de la FNCA crearon la Fundación de Derechos Humanos en Cuba, que les permite apropiarse de esos fondos sin dejar muchas huellas.

El actual presidente de la FNCA Jorge Mas Santos, anunció el pasado mes de junio que “su organización pretende ampliar las becas hasta el número de 40 estudiantes con la idea de llegar hasta 100”.

No hay que ser un erudito para calcular que si por cada joven cobran 16 mil dólares, la cifra de dinero que se podrán embolsillar será de no menos de 1, 600,00 dólares, un negocio redondo para aquellos que se hicieron millonarios a costa de la Revolución cubana.

3 pensamientos en “Disidentes desertores

  1. Pingback: #Cuba: Disidentes desertores | Desenlace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s