Justificando la salida de Cuba


Arthur González

 VIUDA DE PAYÁ CON ABOGADOUtilizando la misma estrategia que empleó la viuda de Oswaldo Payá Sardiñas, tras quedarse sin posibilidades de continuar recibiendo financiamiento desde el exterior, ahora Yris Pérez Aguilera, esposa del asalariado de los yanquis, Jorge Luís García Pérez, conocido como “Antúnez”, ha dado inicio a una campaña mediática que a la vez que desprestigia al gobierno cubano, le permite crear condiciones ante los ojos de los norteamericanos para solicitar su condición de “refugiada política” en el territorio norteamericano.  En esa cruzada ha tenido el apoyo de las agencias de prensa española EFE y la francesa AFP.

Para preparaYris Pérezr el terreno, Yris Pérez, quien se encuentra en Miami, comenzó a hacer declaraciones a la prensa de que su esposo “podría ser asesinado” por las autoridades cubanas, algo risible por carecer de antecedentes históricos entre miembros de la contrarrevolución con posiciones verdaderamente ideológicas, como fueron los traidores y agentes de la CIA, Hubert Matos, Eloy Gutiérrez Menoyo y Leopoldina “Polita” Grau Alsina, quienes cumplieron amplias sanciones por sus actividades a favor del gobierno estadounidense.

Esta vieja estratagema de Yris, solo busca justificar su estancia definitiva en Estados Unidos, ante los ojos de quienes en Miami se han creído la historieta de que ellos son verdaderos activistas políticos, enviándoles miles de dólares anuales para apoyar sus provocaciones.

Gracias a esos dólares ambos viven tranquilamente sin necesidad de sudar la camisa, pero evidentemente ya se cansaron y desean llevar una mejor vida dentro de la comunidad cubana radicada en el exterior, disfrutar de las bondades de esa sociedad y evadir las penurias causadas por la Guerra Económica, impuesta desde 1962 por el Gobierno norteamericano.

No es casual que en sus declaraciones afirme que sabe que a su esposo no lo van a llevar a prisión, jugando con las difamaciones mediáticas construidas para falsear la realidad cubana, al afirmar que “me lo van a asesinar de un momento a otro”.

Unas semanas atrás ya había asegurado que “la policía le había inyectado a Antúnez una sustancia desconocida para reanimarlo” y otros inventos similares, al mejor estilo de Hollywood.

Está clara la estrategia, hay que seguir esa línea para poderse quedar en Estados Unidos sin que sea denominada como “traidora a la causa”, por aquellos que en Cuba no pueden acogerse a la Ley de Ajuste ni clasifican para los programas de “refugiados políticos” que otorga la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

En su viaje a Estados Unidos el pasado año, Antúnez fue recibido por los senadores Marco Rubio y Robert Menéndez, a pesar de contar con un amplio historial de hechos delictivos que en nada tienen que ver con su posición contrarrevolucionaria, unido a su escaso desarrollo intelectual y educacional.

La vida se encargará de demostrar quien es quien, al final Antúnez no será ni el primero ni el último que ha vivido de ese cuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s