Proliferan los agentes de la Seguridad dentro de los disidentes


Arthur González

Ernesto-veraSimilar a lo que hizo nuestro señor Jesucristo con los panes y los peces, al parecer la Seguridad del Estado de Cuba lo repite ahora con sus agentes infiltrados entre los grupos creados y financiados por el gobierno de Estados Unidos, al que bautizan con el calificativo de “disidentes”. Ernesto Vera, abogado de 34 años ha confesado a El Nuevo Herald de Miami que “fue” un colaborador de la Seguridad del Estado durante cuatro años y su tarea fundamental era la de penetrar a los elementos contrarrevolucionarios de una organización financiada desde Miami, nombrada Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

Según las actuales declaraciones del licenciado en derecho, junto con él había otros cinco agentes de la Seguridad infiltrados en ese grupúsculo y en la filial de las llamadas Damas de Blanco de Santiago de Cuba.

Bajo el sobrenombre de “Jorge”, informó todas las actividades del cabecilla de la UNPACU, José Daniel Ferrer, ex preso por sus acciones a favor de la política de Estados Unidos para derrocar al gobierno revolucionario de Fidel Castro.

A través de sus informes, la Seguridad conoció la cantidad de dinero que recibe Ferrer para sufragar a sus colaboradores, la forma en que lo reparte, su modo de vida, sus relaciones con los diplomáticos de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, las contradicciones con la inculta y grosera Berta Soler, por la cantidad de dinero que le debe entregar a las Damas de Blanco en Santiago de Cuba y otras interioridades de esos elementos.

Ernesto Vera pudo abrir un blog gracias al apoyo tecnológico y el financiamiento que le envían desde Estados Unidos a los llamados “disidentes”, en el cual denunció las arbitrariedades que lleva a cabo Ferrer, enviándoselas a Aldo Rosado Tuero, administrador del blog Nueva Acción, quien las publicaba todas.

Rosado Tuero es también un permanente fustigador de las arbitrariedades de José Daniel, entre ellas el mal empleo que hace de los miles de dólares que recibe mensualmente desde Miami, para financiar las provocaciones callejeras en los municipios de Mella, Contramaestre y Santiago de Cuba.

En octubre del 2013 Ferrer denunció que Vera era un infiltrado de la Seguridad del Estado, por lo que el vuelco del agente “Jorge” bien pudiera ser alguna medida para ganarse la confianza del cabecilla, pues otra cosa no es creíble para una organización de inteligencia que ha podido engañar a la CIA e incluso burlar sus controles, como el denominado polígrafo.

No es el primer caso que sucede en los últimos meses; ya otro “ex agente” nombrado Rafael Alejandro Hernández Real, hizo declaraciones similares, que se suman a la lista de “agentes arrepentidos”.

Recordamos los casos de Elizardo Sánchez Santacruz Pacheco, quien fuera condecorado por un coronel de la Seguridad cubana, como resultado de las informaciones aportadas sobre sus “compañeros” de lucha, Martha Beatriz Roque Cabello, Tania Díaz Castro, Vladimiro Roca, hijo del secretario general del Partido Socialista Popular y después del Buró Político del Partido Comunista, Jesús Yánez Pelletier y otros más que han llevado una doble vida.

Al final todos eran infiltrados de la Seguridad, viviendo con impunidad total y los bolsillos llenos de dólares enviados desde Miami, a pesar de las violaciones legales cometidas.

Algunos cables secretos enviados a su Gobierno por la misión diplomática estadounidense en La Habana y puestos a la luz pública gracias al sitio WikiLeaks, confirman que el 95 % de los “disidentes” tienen un vínculo estable con la Seguridad cubana. No por gusto no avanzan en sus acciones ni aumentan la membresía; los enviados extranjeros que traen los suministros son detenidos rápidamente y le confiscan los medios de comunicaciones que portan.

No sorprendería que otros “disidentes” destacados y mimados por Estados Unidos y sus aliados, algún día confiesen que trabajaron para la Seguridad, como pudiera serDagoberto Valdés Hernández, quien por muchos años ha mantenido una conducta abiertamente contrarrevolucionaria, incluso con la publicación ilegal de la Revista Vitral, ingeniero agrónomo trabajador del Estado cubano y jamás ha sido molestado ni detenido, o el propio Oswaldo Payá Sardiñas, quien hasta su desaparición física trabajó como ingeniero eléctrico en el Ministerio de la Salud y además le entregó al Estado el listado con nombres y apellidos de los opositores al Gobierno que apoyaron el Proyecto Varela, la inmensa mayoría de ellos desconocidos por sus verdaderas posiciones políticas contra la Revolución.

Antecedentes sobran.

Un documento desclasificado de la CIA fechado el 9 de marzo de 1960, de la primera reunión de la fuerza de tarea creada para derrocar a la Revolución cubana, recoge una intervención del Coronel J.C. King,jefe de la División del Hemisferio Occidental del Directorio de Planes de esa Agencia, en la que aseguró que en ese momento conocían que Fidel Castro tenía más de 122 agentes infiltrados solo en el área de Miami. ¿55 años después cuántos serán?

Al parecer la maniobra le salió bien, pues el propio José Daniel elogió al licenciado Ernesto Vera por confesar públicamente su labor como infiltrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s