Desespero en Miami


Arthur González

radio-martiAnte el fracaso de su alabado Radio y TV Martí, medios creados para subvertir a la Revolución cubana, han tenido que recurrir a viejos esquemas publicitarios, como un intento para atraer incautos, mediante el engaño de “rifas” de artículos atractivos, según anunció el libelo miamense El Nuevo Herald.Recordando la obra teatral cubana “El Premio Flaco”, en la cual la protagonista se ganaba una casa en la rifa que patrocinaba un famoso jabón de lavar, Radio Martí copió ese método y sus directivos se vieron obligados a rifar seis motocicletas eléctricas, entre aquellos cubanos residentes en la isla que participaran.

Triste papel el de esos señores que conocen perfectamente que nadie los escucha, debido a la sarta de mentiras y tergiversaciones que trasmiten sobre la realidad cubana

Lo peor del asunto es que el gobierno estadounidense aprueba anualmente un presupuesto millonario en emisoras como Radio y TV Martí, que no cumplen los objetivos para las que fueron creadas, algo plenamente comprobado por los funcionarios del Departamento de Estado.

Las emisiones hacia Cuba de estas empresas al servicio y beneficio de la mafia anticubana asentada en Miami, son ilegales y violan regulaciones internacionales, algo que conoce perfectamente la Junta de Gobernadores de Radiodifusión (BBG) de Estados Unidos.

Las autoridades cubanas han denunciado desde 1985 esa agresión, pero el imperio con su prepotencia mantiene su línea de trabajo subversivo, iniciada desde la constitución de Radio Swan por indicaciones de la CIA, aspecto que reflejado en su primer Programa de Acción Encubierta, aprobado el 17 de marzo de 1960.

Evitando el cierre definitivo de las dos emisoras y la pérdida de fabulosas sumas de dinero que se embolsillan sus directivos, se han dado a la tarea de inventar vías alternativas para llegar a la población de la isla. Para lograrlo pretenden fabricar un modelo de multimedia para las redes sociales, diseñar mensajes de texto a través de celulares y la distribución en DVDs y memorias flash.

Este acto de desespero, es la mejor prueba que sus emisiones no se ven ni escuchan en Cuba y el gasto innecesario de miles de millones que hace el Gobierno estadounidense desde hace 20 años, aportados por sus contribuyentes, los cuales desconocen como se desperdician los fondos del país en vez de emplearse en mejoras sociales internas.

Si fuesen ciertas las declaraciones de Natalia Crujeiras, directora de medios digitales y redes sociales de la OCB, de que el sitio web martinoticias.com ha crecido un 48 % en los últimos tres años, en cuanto al número de visitantes mensuales, ¿por qué el gobierno mantiene la millonaria asignación de dólares en transmisiones radiales y televisivas?

La producción de mentiras y falsedades de Radio y TV Martí mediante DVDs que reparten los asalariados internos, autodenominados “disidentes”, no convencen a ningún cubano, pero demuestra que se pueden cerrar los estudios de ambas emisoras y cortarle los millones, que solo sirven para engordar a los miembros de la mafia anticubana; esos mismos que en el Congreso defienden como fieras los fondos que aprueba el gobierno, atacando duramente a sus colegas más sensatos que proponen recortes, incluso el cierre de esos centros inservibles para los propósitos de la política contra Cuba.

La OCB cuenta con un presupuesto de 26,3 millones de usd para el año fiscal 2013, proveniente de los impuestos de los contribuyentes estadounidenses.

¿Cómo reaccionaría el Gobierno norteamericano si Cuba inicia un programa similar de enviar, mediante DVDs y memorias flash, informaciones de las que no se permiten transmitir en Estados Unidos? Seguramente las medidas serían drásticas y muchos de los pasajeros que lleven esos soportes informáticos tendrían problemas con la justicia, acusados de “propaganda enemiga”.

La distancia entre Miami y Cuba es la misma en ambas direcciones, por lo que nadie dude que alguno de los nuevos empresarios cubanos, denominados “trabajadores por cuenta propia”, tenga la brillante idea de crear una empresa para diseñar multimedias, con informaciones veraces de las que el pueblo norteamericano está imposibilitado de acceder.

Veremos entonces que dirán los señores de la Junta de Gobernadores de Radiodifusión (BBG) de Estados Unidos y muy especialmente su director Mr. Jeffrey Shell, quien defiende a ultranza “el derecho de comunicarse con personas en lugares donde los gobiernos no quieren que se transmitan informaciones, por lo que hay buscar los modos posibles de distribución”.

En Estados Unidos no son pocos los que desean conocer la verdad de lo que ocurre en su país y fuera de este, y son millones los amigos de Cuba que pudieran distribuirla.

Un pregunta final, ¿A dónde fueron a parar las 6 motocicletas eléctricas rifadas?

Quizás la veamos en casa de algunos de los familiares de los funcionarios de origen cubano de Radio y TV Martí.

Recuerden que entre mafiosos vale todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s