Falta de sensatez yanqui


Arthur González

Eu rompe relaciones con CubaEl 3 de enero de 1961 el gobierno del presidente J.F. Kennedy rompió relaciones diplomáticas con el de Cuba; en esa decisión pudo más la soberbia que la sensatez política.Tres meses después se materializaba la invasión mercenaria a la isla, dándole fama internacional a la Bahía de Cochinos a partir de la estrepitosa derrota sufrida a manos del pueblo cubano.

La costosa preparación, abastecimiento en armas y demás elementos logísticos empleados en el ejército mercenario organizado y entrenado por la CIA, puso de manifiesto la verdadera política norteamericana hacia el gobierno revolucionario, la vuelta al “gran garrote”.

Para intentar derrocar al proceso revolucionario cubano que había alcanzado su verdadera independencia, Estados Unidos no ha escatimado dinero para crear la contrarrevolución interna, la guerra económica, acciones terroristas de todo tipo, incluido planes de asesinato a sus líderes, especialmente a Fidel Castro Ruz, y presiones diplomáticas sobre terceros países en busca del aislamiento político.

Todo ha fracasado, el dinero mal gastado y muchos mercenarios enriquecidos a costa de los millonarios presupuestos aprobados por la Casa Blanca, a lo largo de medio siglo.

Las variantes para alcanzar sus sueños han sido inimaginables para seres humanos con conductas sicológicas normales y a pesar de tantos fiascos continuados aún persisten en su empeño, ilusionados en que “ahora sí se puede”, frase repetida por cada una de las administraciones norteamericanas, ya que todos sus presidentes ambicionaron ser los primeros en visitar una Habana “libre” del comunismo.

En su ir y venir en la concepción de novedosas variantes para derrocar a Castro, dieron cuerpo al lobby anticubano en el Congreso, con el fin de aprobar leyes y resoluciones para intentar matar por hambre al pueblo e imponer el desencanto y el desaliento, con el propósito de provocar una sublevación popular, aunque ninguno de los planes tuvieron éxito.

Ileana Ross-Hermanos Diaz-Balart y Bob MenéndezComo dice el refrán popular, “Cría cuervos que te sacaran los ojos”, los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Bob Menéndez, Mario Díaz-Balart y Marco Rubio, sumado en los últimos años, trabajan a diario para evitar una revisión de la arcaica política norteamericana hacia Cuba.

Para tener una idea real de las presiones y amenazas de este grupo de mafiosos anticubanos, está la conformación del Caso de los Cinco, cubanos juzgados en Miami por trabajar en contra de las acciones terroristas que se desarrollan en esa ciudad floridana hacia Cuba y su total oposición al canje de tres de ellos por el norteamericano Alan Gross, quien cumple 15 años de prisión para ejecutar acciones para intentar conformar desórdenes populares, mediante tecnologías novedosas de las infocomunicaciones.

Sin embargo, el Congreso norteamericano no reacciona de forma similar hacia la política contra otros países y Venezuela es un ejemplo en el área.

La propia Ros-Lehtinen presentó en días pasados una resolución contra Venezuela ante la Cámara de Representantes, con argumentos similares a los que emplea para atacar a Cuba, pero no tuvo el mismo respaldo. Contrario a lo que esperaba la mafiosa anticubana, varios miembros del Congreso enviaron una carta al Presidente Barack Obama, en la que expresan un fuerte rechazo hacia la propuesta mencionada, la cual contemplaba sanciones económicas contra funcionarios venezolanos.

Los congresistas pusieron freno a los mafiosos de origen cubano que se han aliado en un frente común a los anti venezolanos, llamando la atención los argumentos críticos de la misiva respecto a la política que sigue Estados Unidos en el continente.

Entre las razones esgrimidas se destacan las afirmaciones de que frecuentemente la Casa Blanca tiene presente las opiniones de gobiernos europeos o africanos en temas vinculados a esas regiones, solicitándole al Presidente que siga la misma línea con América Latina y le señalan que en organismos regionales como UNASUR, CARICOM e incluso en la OEA, no se ha sancionado a Venezuela, sino que se buscan soluciones para reforzar la democracia y respetar la decisión popular.

Ante esta nueva línea de acción de los parlamentarios yanquis, cabe preguntarse ¿será esto un síntoma de la posible decadencia de la ultra derecha anticubana, ante tantos fracasos?

Los escándalos por corrupción de Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, pueden estar haciendo sus estragos, lo cierto es que el pasado 8 de mayo al discutirse las sanciones propuestas por Ros-Lehtinen, el Gobierno se opuso a su aprobación, materializado en las declaraciones de Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para los asuntos hemisféricos.

Posiciones como la de los congresistas demócratas Jan Schakowsky, John Conyers y Jim McGovern, ganan espacio con sus argumentos de la que la hostilidad de Estados Unidos hacia Venezuela está aislando a Washington en este hemisferio, lo mismo que les pasa con Cuba.

Habrá que esperar, pero no pensar que esto es indicio de un cambio de la política yanqui hacia América Latina, al final de lo que carece la misma es de sensatez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s