Silencio cómplice


Arthur González

Michael HaydenMichael Hayden, ex director de la CIA, reconoció durante un debate en la universidad estadounidense “John Hopkins”, que Estados Unidos aprovecha a su favor los metadatos para matar a personas. Hayden fue también director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y su afirmación coincide con la del ex consejero general de la NSA, Stewart Baker, quien el año pasado expresó públicamente que los metadatos pueden revelar gran cantidad de detalles de la vida de una persona.

Los metadatos son informaciones que Estados Unidos recopila a través de sus agencias de inteligencia, mediante la intervención ilegal de las llamadas telefónicas de todos los ciudadanos, sin respetar cargos, funciones y posición política o social, lo mismo en su territorio que en otros países.

Los datos obtenidos se emplean posteriormente para seleccionar los objetivos de ataques con aviones no tripulados, conocidos como drones en cualquier zona del mundo.

La NSA implantó secretamente varias herramientas de intercepción ilegal en Internet, apoyados en routers, servidores y otros equipos de fabricados en Estados Unidos, lo que fue denunciado por el periodista británico Glenn Greenwald, en su más reciente libro.

Washington, con su acostumbrada doble moral, acusó a China de emplear su alta tecnología para “espiar” a cualquier persona que las utilizara en sus comunicaciones, situación que se discutió en el año 2012 durante una reunión del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes estadounidense.

En dicha reunión se afirmó que las dos principales empresas chinas fabricantes de equipos de telecomunicaciones, Huawei y ZTE, podían estar ejecutando acciones que violaban las leyes de Estados Unidos.

Con el de cursar del tiempo se conoció mediante documentos de la NSA, que a la vez que acusaban a la República Popular China de llevar a cabo esas acciones, las agencias de inteligencia norteamericanas ya espiaban a sus ciudadanos y a otros del mundo, con el empleo de la tecnología que lograron construir los ingenieros estadounidenses.

Edward Snowden, analista de la NSA y de la CIA, denunció valientemente los programas secretos de Estados Unidos para interceptar ilegalmente todo el movimiento de las comunicaciones nacionales e internacionales, incluidas aquellas de jefes de Estado, algunos aliados cercanos del Gobierno norteamericano.

El escándalo no se pudo acallar de inmediato, pero no hubo sanciones internacionales ni medidas para condenar a la Casa Blanca.

El imperio se impuso y continua violando sin el más mínimo respeto, la intimidad y los derechos individuales de los ciudadanos.

Las muertes causadas por las bombas lanzadas por sus Drones, tampoco han conllevado sanciones contra Estados Unidos.

Bien diferente es la respuesta hacia aquellos países que tienen gobiernos no aceptables para Washington; de inmediato se establece la condena internacional y más atrás sanciones económicas y políticas.

Al final los que callan se convierten en cómplices de esos actos criminales.

Es precisamente esto lo que no le toleran a Cuba, pues desde hace medio siglo los denuncia y les demuestra que ellos son los principales violadores de los derechos humanos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s