Obama y su persecución implacable


Arthur González

Café Fuerte-compañía argentinaDe acuerdo con lo publicado por el sitio digital anticubano Café Fuerte, el gobierno del presidente Barack Obama, sancionó a una compañía argentina por violar lo establecido por Estados Unidos en su guerra económica contra Cuba desde hace 52 años.En esta ocasión le tocó a la compañía Despegar.com, notoria agencia de viajes con sede en Argentina, la cual pagó 2,8 millones de dólares como multa por ejecutar transacciones con la isla, que según el gobierno yanqui violó la guerra económica.

El Departamento del Tesoro, a través de su Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), informó oficialmente que una sucursal de la firma en Delaware aceptó el pago de $2 millones 809 mil 800 dólares por operaciones que vincularon intereses de Cuba o de ciudadanos cubanos entre 2009 y 2012.

Dicha agencia, identificada también como Decolar.com, brindó servicios a 17 mil 834 personas que compraron boletos aéreos o realizaron reservaciones de hotel para estancias en Cuba o terceros países, sin la debida autorización de la imperial OFAC.

Las declaraciones de la OFAC reafirman que el llamado “embargo” es realmente una Guerra Económica para estrangular al pueblo cubano, tal y como se expone en el Programa Cuba o Plan Mangosta, firmado por el presidente J.F.K. el 18 de enero de 1962.

Despegar.com opera en 23 países de Latinoamérica, España y Estados Unidos, y ofrece reservaciones y compra de servicios turísticos a través de su portal de Internet.

Esta es la segunda agencia turística, ubicada fuera del territorio estadounidense, multada por el Departamento del Tesoro en el último mes. A mediados de abril, la firma holandesa Carlson Wagonlit Travel (CWT) tuvo que pagar una penalidad de $5.9 millones por ofrecer servicios vinculados a viajes a Cuba entre el 2009 y 2012.

Desde la llegada de Obama a la Casa Blanca la persecución a los bancos y empresas extranjeras que negocian con Cuba, ha sido implacable como la de ninguna de las anteriores administraciones desde 1962.

AIGOtra de las víctimas fatales fue la compañía American International Group (AIG), que opera seguros y servicios financieros internacionales, la que tuvo que pagar una multa de 279 mil 038 dólares por “violar el embargo” de Estados Unidos contra Cuba.

La llamada “violación” simplemente consistió en que entre el 2006 y marzo de 2009, dos filiales de AIG en Canadá expidieron o renovaron pólizas de seguros a un canadiense en Cuba. El asegurado identificaba a Cuba como destino, lo cual la OFAC condena como un acto cuasi criminal.

La segunda de las filiales de AIG amparó un seguro de responsabilidad civil a ejecutivos de una empresa canadiense en Cuba, entre el 1 de enero de 2006 y el 4 de octubre 2006.

Evidentemente el premio Nóbel de la Paz, hace todo lo posible por llevar a cabo lo expresado el 6 de abril de 1960, por el entonces Subsecretario de Estado para Asuntos Iberoamericanos de Estados Unidos, Lester D. Mallory, cuando redactó un memorando donde expuso que:

“No existe una oposición política efectiva en Cuba; por tanto, el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución es a través del desencanto y el desaliento basado en la insatisfacción y las dificultades económicas.

Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.[1]

Cabe preguntarse ¿qué afecta a la Seguridad Nacional estadounidense que 17 mil 834 personas compren boletos aéreos o reserven hotel para viajar Cuba o que un ciudadano canadiense pagara una póliza de seguro para viajar a la Isla? Nada en absoluto.

El meollo del problema sigue siendo los postulados de Mallory, que nadie lo dude y después se dicen veladores por los Derechos Humanos en este mundo.

Ese es el motivo por el cual cada año la Asamblea General de la ONU vota en contra de ese criminal Bloqueo de forma casi unánime, con la sola excepción de Estados Unidos y otro gran violador su aliado incondicional Israel.

A otro con ese cuento, el imperialismo no tiene corazón.

[1] Fuente: Foreign Relations USA, tomo VI, Pág. 886.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s