Una mentira repetida


Arthur González

Thomas G. Wenski2Tanto han repetido y divulgado la mentira que muchos se la llegan a creer, viejo truco inventado por los nazis.Dándole el beneficio de la duda al arzobispo de Miami, Thomas G. Wenski, es como único pudiera aceptarse que se atreviera a pedirle a sus feligreses durante su homilía del 20 de abril en la ermita de Nuestra Señora de la Caridad, que hicieran oraciones especiales por una de las asalariadas al servicio de la inculta y grosera Berta Soler, nombrada Sonia Garro y para su esposo, Ramón Alejandro Muñoz conocido como “Cocorio”, ambos detenidos en Cuba por intento de asesinato.Ramón Alejandro Muñoz  y Sonia Garro

¿Cómo hubiese reaccionado el prelado si ambos ciudadanos le lanzaran cócteles molotov desde el techo de la casa, más tubos de pantalla de viejos televisores, y amenazarlo con herirlo empleando para ello un afilado machete?

Esos actos de violencia eran usuales entre el matrimonio para imponer su ley contra los vecinos, sobre todo después de la ingestión de bebidas alcohólicas de las que habitualmente consumía “Cocorio”.

Ninguna persona decente desea tener como vecinos a una pareja como esa, que no trabajan ni hacen nada útil por la sociedad. Si Monseñor desea puede enviar un emisario a comprobar las opiniones que sobre ellos tienen cientos de ciudadanos de la barriada donde viven.

En Miami hace rato los hubieran sancionado a largas condenas por desacato, alteración del orden, amenaza, uso de armas blancas y una serie de delitos de los que a diario cometían antes de ser detenidos por la policía, a los que lanzaron los cócteles molotov y los tubos de pantalla, con la intención malsana de heriros gravemente.

Ahora la inculta y grosera Berta Soler pretende convertirlos en “opositores al régimen” y en dos “activistas políticos”, al estilo de los que “huyendo del comunismo” salieron de Cuba por el puerto del Mariel y al llegar a Estados Unidos de inmediato fueron calificados como excluibles por las autoridades norteamericanas.

Si monseñor Wenski y el obispo Richard Pates de Des Moines, presidente del Comité de Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, lo dudan que prueben a solicitarle al gobierno cubano que se los entregue y sabrán lo que es meterse en camisa de once varas. Los vecinos se lo van agradecer eternamente.

El cardenal Jaime Ortega Alamino pudiera ser una voz autorizada para contarles la verdad sobre estos antisociales; a él varias veces lo han mordido con el cuento de supuestos “disidentes”, incluso con la autotitulada presidenta de la llamadas Damas de Blanco.

Después no digan que desconocían la verdad sobre ambos elementos, los que sin dudas están más cercanos a Satanás que al mismísimo Jesucristo.

4 pensamientos en “Una mentira repetida

  1. En MIami x mucho menos que eso, la policia te mata, como sucede diariamente , hasta x pintar con graffity las paredes de un local vacio, como sucedio no hace mucho con un joven de 16 años, si mal no recuerdo de origen Colombiano.

    Me gusta

  2. coincido con Frank, aqui en EUA .los hubieran encarcelado por largo tiempo o hubieran muerto de un disparo, Recuerden que este es el pais que mas presos hay en el mundo. y la mayoria son negros. No estoy exagerando llevo 20 años aqui y lo he visto todo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s