La inseguridad de la seguridad de Barack Obama


Arthur González

Seguridad de barack-obamaSi al presidente de Estados Unidos la CIA le hubiera organizado solo una octava parte de los planes de asesinato que diseñaron contra el presidente cubano Fidel Castro Ruz, no hubiera llegado ni a los primeros cien días de su mandato presidencial.

La razón, la falta de seguridad que tiene su Servicio Secreto de Seguridad.

Son públicas las constantes violaciones cometidas por los hombres que integran su seguridad personal, los que al menor descuido se van a disfrutar una noche tropical con prostitutas que les brindan placeres diferentes a los que están habituados en su país.

Así ocurrió en la ciudad colombiana de Cartagena, situación que provocó un fuerte escándalo, con decisiones severas contra sus responsables.

Recientemente ocurrieron hechos parecidos durante la visita de Obama a Holanda, donde el vocero del Servicio Secreto, Ed Donovan, se vio obligado a informar que tres agentes fueron suspendidos por “razones disciplinarias” y enviados de regreso a Estados Unidos.

Todo hace indicar que a pesar de las medidas tomadas sobre los infractores, la disciplina y el autocontrol de la nueva generación de agentes del Servicio de Seguridad del Presidente, dista mucho de su tradición, algo que pudiera ser consecuencia de la situación que vive la sociedad norteamericana, debido a la pérdida de valores, en lo que influyen las drogas, el alcoholismo, la pornografía, incluida la infantil, accesible a los jóvenes mediante los canales de TV por cable, las facilidades para adquirir armas de fuego, unido a la violencia cotidiana en sus filmes y video juegos, todo lo cual van minando paulatinamente la conducta de sus ciudadanos.

Las consecuencias de las últimas guerras como las de Afganistán, Irak y Libia, no se pueden excluir de la violencia interfamiliar de muchos padres que regresaron traumatizados ante los horrores vividos y las muertes causadas por los propios jóvenes soldados norteamericanos contra civiles inocentes, entre ellos mujeres y niños.

Estas conductas impropias van mellando poco a poco el Servicio de Seguridad, y a pesar de que un informe del inspector general divulgado en diciembre pasado, aseguró que “no hay evidencias de mal comportamiento generalizado”, la realidad dice que el problema es más grave de lo detectado y radica precisamente en la forma de vida que llevan hoy los niños y adolescentes norteamericanos, quienes en el futuro mediato serán los nuevos agentes de ese Servicio.

Como el imperio romano, el norteamericano da fuertes indicios de su desmoronamiento moral, porque como dijera José Martí:

“Solo la moralidad de los individuos conserva el esplendor de las naciones”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s