John Kerry oculta la verdad


Arthur González

John-Kerry1El 12 de marzo el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, declaró que: “el gobierno de Barack Obama está dispuesto a intentar una política diferente hacia Cuba, pero no hemos visto ningún indicador que amerite hacerlo en estos momentos”.

¿Por qué miente el Sr. Kerry sobre este asunto?
Es público y notorio que el Gobierno estadounidense tiene un diseño en su política anticubana que le impide hacer cambios, a no ser que en Cuba exista un Gobierno que ellos certifiquen como plegado a sus intereses hegemónicos, pero mientras tanto no habrá cambios.

Cuando se relee la llamada “Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubanas”, conocida como “Ley Helms-Burton”, aprobada en 1996 por el presidente demócrata William Clinton, se aprecia claramente que el propósito de la misma es servir de barrera inamovible a cualquier mejoría de las relaciones diplomáticas y comerciales de Estados Unidos con Cuba, hasta tanto en esta no se lleve a cabo la añorada “Transición hacia la democracia en la isla”; o sea, se destruya el proceso revolucionario.

Eso deberá ser certificado por el Presidente norteamericano, cuando: “se encuentre en el poder un gobierno cubano electo “democráticamente”, quien comunicará esa determinación a los comités pertinentes del Congreso y, con sujeción a que se autoricen asignaciones y a la disponibilidad de éstas, iniciará la entrega y distribución de la asistencia a ese gobierno electo”. (Sumiso a los Estados Unidos)

Mientras ese escenario no se alcance, no existe la menor posibilidad de que los gobernantes estadounidenses varíen su arcaica y hostil política anticubana. Lo demás es pura retórica propagandística.

Obama flexibilizó los viajes y envíos de remesas a la isla poco después de asumir la presidencia en 2009, pero no lo hizo por razones humanitarias, sino retomando las sugerencias del Council Foreign Relation al presidente Clinton en 1999, que persiguen el fin de “promover en Cuba los intereses y valores estadounidenses, para acelerar el día en que una Cuba plenamente democrática, pueda asumir una relación normal y amistosa con Estados Unidos”.

Los yanquis no hacen nada por bondad, todo es para lograr su objetivo de derrocar a la Revolución socialista, espina trabada en su garganta que en medio siglo les ha sido imposible de retirar, a pesar de los cientos de miles de millones gastados en ese empeño, unido a la ejecución de múltiples actos terroristas, acciones de espionaje y de subversión política.

Respecto al detenido Allan Gross, el secretario de Estado conoce perfectamente los planes que perseguía y las violaciones legales que cometió en territorio cubano; pero si aún tiene dudas puede indagar con el secretario de Justicia, Erick Holder, las medidas que tomaría su Gobierno si un turista cubano intenta instalar subrepticiamente sistemas de comunicación satelital en el territorio estadounidense, para crear redes inalámbricas ilegales con el propósito de facilitar comunicaciones encriptadas de norteamericanos opuestos al Gobierno, con personas en Cuba.

José Martí escribió: “Las verdades reales son los hechos”, por tanto Mr. Kerry a otro con ese cuento.

Un pensamiento en “John Kerry oculta la verdad

  1. Pingback: Barack Obama y sus acciones contra Cuba   |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s